Linea Directa


LAS MUERTAS DE JUÁREZ
Por Gerardo Reyes Gómez. (LD 24-11-01)

Ha sido práctica común que el Poder Ejecutivo mexicano utilice cortinas de humo, cuando las cosas se tornan extremadamente difíciles. Son métodos de distracción para mantener la atención de la opinión pública ocupada en asuntos de interés secundario, mientras en otros planos de la gobernación se resuelven asuntos verdaderamente torales para el futuro de la nación. Sin embargo, esta vez se les pasó la mano, una de las cortinas que tendieron es de tal importancia que no podemos dejar de referirnos a ella sin cometer una muy grave injusticia: me refiero a las niñas muertas en Ciudad Juárez.

En ocasiones como esta es imposible, para el comunicador que se respete, dejar de lado el recuerdo de aquella famosa carta de Emilio Zola, en la cual defendía al judío Alfredo Dreyfus injustamente acusado por la autoridad militar francesa y purgando una condena tan injusta como su propio proceso. Zola, hoy como ayer, se hubiera indignado hasta la médula de los huesos, de haberse enterado del genocidio cometido en contra de las mujeres casi niñas o, si se quiere, de las niñas casi mujeres. Doscientas sesenta y una víctimas asesinadas y violadas, no solamente por los autores físicos del genocidio sino, además por el sistema político, local, estatal y federal, que ha procurado impunidad, en lugar de aplicar la justicia.

El ¡yo acuso! de Zola hubiera sonado como un estrepitoso trueno en medio de una tempestad de indignación, haciendo responsables a todos aquellos funcionarios, bajos, medianos y altos, que han tenido en sus manos la posibilidad de esclarecer los crímenes y, debido a las brutales presiones que parten siempre de las jerarquías más altas del poder político, han dejado de cumplir con su condición de servidores públicos, de padres de familia y de hombres bien nacidos. En esta tesitura se encuentran todos los presidentes municipales que han ocupado ese puesto en Ciudad Juárez desde 1993 a la fecha, sin olvidar al actual. Asimismo todos los gobernadores que han ejercido el poder en ese mismo lapso y por extensión hasta los presidentes de la República que, gobernando desde el centro, se han desentendido, si no es que desestimaron un genocidio que quedará como una mancha roja en la historia de un país que pronto se arrepentirá de no haber actuado en forma solidaria para desenmascarar a ese grupo seudo religioso y fundamentalista de asesinos, así como a sus cómplices, tan culpables como ellos.

¿Con qué cara puede ingresar a un templo el presidente Fox y persignarse tan quitado de la pena, sabiendo que fue él quien premió a uno de esos ex gobernadores de Chihuahua, nombrándolo secretario de Estado en su Gabinete? ¿Cómo fue que los tan profesionales “head hunters” al servicio del entonces presidente electo pudieron equivocarse tanto con Francisco Barrio Terrazas, el contralor de plastilina, cuando, por ejemplo fueron capaces de rechazar a la mejor candidata para la Dirección de CONACULTA, solo porque ella no estaba en contra del aborto, y se vieron forzados a recomendar para CONACULTA a la más inculta de las personas que, sin embargo, gozaba de las simpatías de quien después sería la primera dama?

Si el señor Fox no sabe quién es Barrio Terrazas, nosotros se lo podemos decir. Como  un adelanto podríamos participarle que, por lo pronto, es el funcionario más relevante que le brinda impunidad a los asesinos de las muertas de Juárez.


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com