Linea Directa


LA CIA; CON LICENCIA PARA MATAR
Por Gerardo Reyes Gómez. (LD 24-09-01)

Finalmente la CIA, después de alrededor de 20 años de trabajar en la clandestinidad, sale legitimada nuevamente para ejercer públicamente la violencia terrorista a que estuvo acostumbrada casi desde su creación, al término de la Segunda Guerra Mundial. El procurador de justicia del gabinete de George W. Bush, le dio nuevamente licencia para matar.

Cuídense los malos y síganme los buenos dijo Bush, ante el congreso reunido en pleno, que incluía a su miembro honorario Tony Blair, más súbdito de los EE. UU. que de su Majestad Isabel II. En el edificio del Capitolio, la noche del 20 de septiembre, se legitimó ante el mundo la más bélica de las actuaciones del imperio de la era moderna: la guerra antiterrorismo. Pero ese fue sólo el pretexto, detrás de ello está la transformación del mundo que oficialmente concluyó la etapa de su era bipolar para ejercer el mando unificado unipolar. Atrás quedaron las aspiraciones de las minidemocracias del cuasi feudal Estado-Nación y los sueños que las acompañaron durante dos siglos.

El nuevo mundo está naciendo con inusitada fuerza, gracias a un acto terrorista dedicado a los vulnerables símbolos de un capitalismo que, a la usanza antigua, está en proceso de franca desaparición. Un acto terrorista inédito del cual ha comenzado a sospecharse, no sin razones de peso, que fue planeado y autofabricado por una especie de cofradía que ejerce el poder económico mundial, al que no le importó perder buen número de billones de los que pronto serán obsoletos dólares, así como sacrificar a algunos miles de víctimas inocentes, para imponer al mundo el nuevo super orden mundial. ¿Alguien sería tan inocente como para pensar que una red de terroristas con más de doscientas miembros podría pasar desapercibida a la CIA, la NSA, y al FBI, especialmente contando estas agencias con herramientas como los sistemas espías Echelon, Carnivore y CALEA?

La globalización y el establecimiento de un gobierno centralizado de todo el planeta es el más evidente de los objetivos del grupo que estuvo detrás del acto terrorista contra el Pentágono y las Torres Gemelas en Nueva York. Detrás del escenario de terror, está el escenario de la nueva guerra de los EE.UU. Ambos escenarios están pletóricos de violencia, de amenaza e inseguridad.

En medio de todo lo anterior la CIA, el viejo instrumento de inteligencia estadounidense para exportar su hegemonía, ha recuperado el status de institución con licencia para matar. Sus directivos podrán llevar a cabo mediante sus agentes, asesinatos contra cualquier individuo dentro y fuera de los EE.UU., sin dar cuenta a sus instituciones de justicia y sin solicitar autorización del Congreso. Si acaso la única autorización necesaria será el visto bueno del jefe del Poder Ejecutivo, pero eso nunca ha sido obstáculo para quienes, en el pasado, ejercieron el terrorismo de Estado desde la Casa Blanca.

Los gobiernos de los países más débiles del planeta estarán a merced de lo que determinen las “conveniencias” e intereses de la CIA. Ahora, las operaciones encubiertas que fueron el instrumento legaloide mediante el cual trabajó la CIA durante las últimas tres décadas, dejarán de ser tan encubiertas y la impunidad cubrirá las acciones de fuerza de sus agentes 007s.

Así que ahora agárrense los “malos”, porque ahí vienen los “buenos” con la pistola en la mano.


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com