Linea Directa


EN EL PRI HAY CADÁVER PARA RATO
Por Gerardo Reyes Gómez. (LD 06-07-01)

Es generalmente aceptado que los cadáveres no sienten el dolor de las heridas y que están más allá del bien y del mal, pero esa es quizá la razón principal por la que se mantiene al frente del PRI Dulce María Sauri Riancho (lo de Sauri puede venirle de apellido, o como apócope del calificativo de los grandes saurios que poblaron el planeta hace millones de años).

Los priístas, en su mayoría, son de flaca memoria y enfermizamente ambiciosos, pero no idiotas. Ellos saben, más que bien, el papel que desempeñó la lidereza yucateca durante la última etapa de Ernesto Zedillo en la Presidencia. Ella, la Sauri, como algunos otros de sus colegas no estuvo al servicio del PRI, sino del señor de Los Pinos, quien terminó viviendo como presidente el momento más humillante que mandatario alguno haya vivido en la historia de México: recibiendo a coro los gritos de traidor y las más sonoras mentadas de madre, en los momentos previos a la toma de posesión de Vicente Fox. Todo ello frente a su familia, frente a quienes se decían sus amigos, frente a sus copartidarios y frente a la nación.

Sin embargo, la señora Sauri continúa encabezando al PRI, porque así conviene a los intereses de los grupos más importantes de ex partido oficial, incluidos los miembros del "sindicato de gobernadores priístas". Mientras dirimen las que parecen insalvables diferencias, los grupos fuertes la sostienen porque así la necesitan. Ella significa el equilibrio porque un cadáver ya no puede desgastarse más; sus aspiraciones no van más allá de tratar de alcanzar una decente sepultura.

Mientras tanto el jefe de facción Miguel de la Madrid, con el rostro pegado al piso, siente sobre su cuello la bota de su adversario, el ex presidente detrás del debilitado trono de Vicente Fox, Echeverría le demostró al PRI que todavía posee arrestos para bloquear cualquier expectativa que demuestre De la Madrid para hacerse del control del Revolucionario Institucional. Haber llevado a su sobrino, mediante un contundente golpe de mano, a la segunda posición de PRI habla muy bien del poder de maniobra de un Echeverría que, mientras no expire el último suspiro, continuará presente en el escenario de la tenebrosa conspiración, del complot y, porque no admitirlo, también de la Alta Política.

Así que mientras el cadáver no apeste, habrá Dulce María para rato.



    


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com