Linea Directa


DESENCUENTROS ENTRE FOX Y EL PAN
Por Gerardo Reyes Gómez. (LD 16-07-01)

Se equivoca de medio a medio, quien crea que los partidos políticos nacen en México todos los días, o como los hongos en un bosque en temporada de lluvias. Definitivamente no. El nacimiento de un partido se da en una coyuntura apropiada y obedeciendo a algún tipo de necesidad histórica, y Alianza Republicana no es la excepción.

Recordemos que, ante todo, un partido es la parte de un todo que se organiza políticamente para contender con otras fuerzas y cuyo objetivo fundamental es lograr hacerse del gobierno y mantenerse en él. Sin embargo, en la práctica, la historia nos demuestra que en nuestro país el partido que detentó, en forma ininterrumpida durante setenta y un años, el poder político, se gestó en el vientre de un sistema emanado de la Revolución, el cual ejercía el gobierno de la república. Esto es, el partido oficial, como es de sobra conocido, nació en el seno del poder para lograr mantenerse en él ¡y vaya que lo consiguió!

Como afirmara no hace mucho Rodolfo Sánchez Mena en su columna "Juegos de Poder", un presidente no puede gobernar sin partido, sobre todo dentro de una estructura que afirma ser democrática. Entonces ¿cuál será el partido que, a largo plazo, reemplace al PRI, como partido del grupo en el poder? El Partido Acción Nacional, congruente con sus principios, se niega sistemáticamente a ser considerado como el partido oficial; además de que, entre sus militantes de primer nivel existe repudio generalizado a varios de los funcionarios del Gabinete presidencial, como son Jorge G. Castañeda, Adolfo Aguilar Zinzer y Pedro Cerisola, por mencionar sólo algunos. Son numerosos los agravios y los desencuentros entre la dirigencia panista y la cúpula del gobierno foxista y a pesar de la vital necesidad que tiene Fox de un partido que le permita gobernar, no han funcionado adecuadamente los puentes que se han querido tender para subsanar la grave situación.

Finalmente se tendrá que negociar y arribar a acuerdos entre el PAN y el presidente Fox, pero estos serán producto de la pragmática política y el interés empresarial, no de una identificación de principios y congruencia histórica, por lo que dichos acuerdos no serán perennes en el tiempo. Luego entonces ¿cuál sería la salida a largo plazo para un grupo que afirma haber llegado al poder para quedarse (al menos 25 años)? Para dar respuesta a esta interrogante algunos de los miembros de primer nivel del gobierno foxista consideraron oportuna la creación de un nuevo partido: Alianza Republicana, para lo cual fue muy útil montarse sobre una asociación de profesionales del Derecho que ya contaba con registro como asociación política en el IFE.

De está manera y como es lógico suponer debido al grupo que lo inspira, Alianza Republicana será un partido de cuadros, no de masas; para ser miembro del mismo rigurosamente se requerirá de invitación. Y, como dirían los cibernautas: este partido ya está "en construcción". Pronto informaremos más sobre él.


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com