Linea Directa


EL PRESIDENTE VIRTUAL 
Por Gerardo Reyes Gómez. (LD 09-07-01)

México tiene un presidente prendido con alfileres de la opinión pública ciudadana. Él es, lo que se dice, un funcionario virtual. Y lo es, porque su legitimidad no es real; él es un producto fabricado por los medios de comunicación, basado en notables y modernas estrategias mercadológicas.

Dudo mucho que el señor Fox tenga la inteligencia suficiente para entender y reconocer lo anterior. Y si, por fortuna para los mexicanos, la tuviera nunca sería fácil que aceptara la realidad. El ser humano tiende a crear castillos en el aire y a rechazar cualquier cosa que le lastime. Sin embargo, es un hecho, el señor Fox no ganó las elecciones porque tuviera un sólido sitial de respeto en la conciencia ciudadana avalado en una larga o corta historia de lucha política. Había otros panistas de mejor cepa y principios que fueron relegados. Fundamentalmente ganó porque la enorme mayoría de los que votaron a su favor lo que deseaban era sacar al PRI de Los Pinos. A Fox lo montaron sobre ese corcel, le diseñaron una campaña a la medida de ese objetivo y lo hicieron presidente.

William Clinton, en claro alarde de poder político ya había dado un ejemplo que quedó para la historia. Durante la última precampaña en que participara Boris Yeltsin como hombre fuerte de Rusia, las cosas le pintaban muy mal y se vislumbraba la posibilidad de una derrota, lo cual no convenía a los intereses del momento del Gobierno estadounidense. Entonces, moviéndose Clinton sobre el tablero del ajedrez geopolítico, por cierto muy habilidosamente, envió a Moscú un grupo de expertos en manejo y promoción de imagen, duchos en la mercadotecnia política y logró que Yeltsin continuara en el poder, en contra de las mejores expectativas de los expertos rusos en la política interior. Si bien esa no era la primera vez que EE.UU. participaba en forma activa para apoyar a algún candidato de sus preferencias allende sus fronteras, casos que Latinoamérica cuenta por decenas, sí fue notoriamente decisiva la intervención del ex presidente Clinton para ganar la reelección de Yeltsin. Si eso hizo Clinton por el finado Yeltsin, por qué no habría hecho lo mismo la familia Bush por su amigo el señor Fox.

Sin embargo, nuestro propósito está lejos de intentar ofrecer una lección de historia política contemporánea, sino más bien, apuntar con contundencia que el señor Fox, como presidente virtual depende de las fuentes de poder, nacionales y extranacionales, que lo llevaron a la Presidencia. Si los medios y los comunicadores, en lugar de reforzarlo lo atacan, entonces esos alfileres irán cediendo hasta propiciar una caída libre de desastrosas consecuencias. De alguna forma el señor Fox intuye lo anterior, de ahí su marcada insistencia en recordar al presidente mártir don Francisco I. Madero, como el héroe de sus preferencias, quien aparte de haber surgido de la derecha política, ha sido el presidente más atacado, vituperado y escarnecido por la prensa nacional en nuestra historia.

 


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com