Linea Directa


UNA VOZ DE ALTURA

 

 

INFRAESTRUCTURA

Por Alejandro Díaz Camacho (LD 03-12-19)

E-mail:  adiazcam@gmail.com

Carlos Slim salió a los medios de comunicación a cumplir una tarea de apagafuegos. Al hombre más rico de México, y uno de los principales del mundo en cuanto a acumulación de riqueza económica, le parece que las discusiones sobre recesión o estancamiento en la economía nacional no tienen mucho sentido, pues “hoy, como todos saben, el crecimiento de este año va a ser cero (…) ya es un hecho, quedarse en quejidos y quejidos no resuelve nada”. En el marco de un congreso de ingenieros, al millonetas le reconforta el plan nacional de infraestructura que el presidente López Obrador ha anunciado. Defendió las bondades del mencionado plan, exhortó a los demás empresarios a invertir y no ser tontos si hay demanda para sus productos y dio consejos, sobre todo relacionados con el proyectado tren transístmico.

La iniciativa privada comprometió para los próximos cinco años una inversión de 859 mil 22 millones de pesos en 147 proyectos que resultaron de meses de negociaciones entre la iniciativa privada y la mesa del gobierno federal mediada por el jefe de la Oficina de Presidencia, Alfonso Romo, se quedaron lejos de los mil 600 que, de acuerdo con el empresariado, han identificado. Es un primer paquete del Acuerdo de Inversión en Infraestructura del Sector Privado, recalcó Carlos Salazar Lomelín, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE). Explicó que 431 mil 318 millones de pesos se pueden ejecutar en 2020 en 72 proyectos ya identificados. Entre 2021 y 2022 se prevén 41 obras más con una inversión de 255 mil 993 millones, y para 2023 y 2024 se estiman 34 con recursos por 171 mil 711 millones más. De acuerdo con el documento elaborado por el gobierno federal y el CCE, los recursos se destinarán a turismo, energía y telecomunicaciones, seis de cada 10 pesos serán para esos sectores.

No obstante, se consideran planes en carreteras, puertos, aeropuertos, ferrocarriles y obras de agua y saneamiento. En enero se abundará en lo referente a energía y salud. Tenemos el mandato por el lado del señor Presidente de no tomar deuda, de tratar de cuidar las finanzas públicas, de estar alineados con los objetivos del secretario de Hacienda, externó Salazar Lomelín. Recalcó que se considerarán sólo obras con estudios de ingeniería adecuada, análisis técnico y un costo-beneficio ya hecho, sostenibilidad ambiental y su impacto en población. Más tarde, Javier Jiménez Espríu, titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, explicó que el acuerdo de la iniciativa privada es complementario al Proyecto Nacional de Infraestructura, el cual, de acuerdo con funcionarios de la dependencia, estará listo en aproximadamente tres meses.

Luis Niño de Rivera, presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM), aseguró que entre los 600 mil millones de pesos que tiene la banca mexicana en liquidez, el ahorro de los trabajadores en las administradoras de fondos de ahorro para el retiro (Afore) y lo que venga del extranjero, recursos en México e internacionales, hay suficientes para cumplir con el primer paquete. En su intervención, explicó que de los 600 mil millones que hay en la banca se pueden colocar 84 mil millones por año. Además de los recursos que se confía lleguen desde el extranjero, reforzó la propuesta de financiamiento recargado en el ahorro de los trabajadores que manejan las Afore, con 3.9 billones de pesos captados. Únicamente invierten el día de hoy el 4 por ciento de ese dinero en infraestructura. Si nosotros aumentamos el uno por ciento de ese dinero anualmente, vamos a tener 39 mil millones para invertir, y los fondos de inversión privados en México, que tienen 2.6 billones de pesos, serían otros 26 mil millones de pesos anuales.

La mecánica está a cargo de Presidencia. Coordina Alfonso Romo, el CCE acompaña al sector privado y las secretarías de Estado revisarán que las obras se concreten. El objetivo es alcanzar una inversión anual en infraestructura de 5 por ciento del producto interno bruto, se expone en el acuerdo. Alejandro Díaz De León, el gobernador del Banco de México, aseguró que se trata de una buena noticia, dado que algo que necesita el país es incentivar la inversión.

En lo relacionado con el Nuevo Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles, en Santa Lucía, el gobierno federal publicó seis estudios preliminares sobre tal proyecto. En uno de ellos, elaborado por el Grupo Aeropuertos de París Ingeniería, advierte que debido a la ubicación de la actual pista de uso militar la futura terminal no podrá operar simultáneamente sus pistas números 1 y 3. Concluye que debido a la ubicación de la pista 1 –actualmente en servicio en la base aérea militar y que no se tiene programado reubicar– la pista 3 debe ser paralela a la pista 1 y estar situada a 380 metros al norte de la misma. Por lo que esta ubicación no permitirá operaciones independientes. Ante ello propone que la pista 1 sea sólo para despegues y la 3 se utilice sólo para aterrizajes, además de que su longitud debe ser de cuando menos 3 mil 200 metros. Apunta que la construcción de esta pista sería en la fase final de crecimiento de la nueva terminal aérea: La pista 3 está prevista para la última fase de expansión del aeropuerto en 2052.

Otro estudio de la empresa francesa NavBlue asegura que la operación de los aeropuertos de Toluca y el Nuevo Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles, de Santa Lucía, es posible, sin embargo requerirán un rediseño grande del espacio aéreo utilizando PBN, instrumento que permite tener mayor precisión en la trayectoria de las aeronaves.. Su documento Análisis de Brecha del Tráfico Aéreo y el Espacio Aéreo de la Ciudad de México, asegura que la construcción de un nuevo aeropuerto grande (Santa Lucía) con un tráfico previsto equivalente o mayor al tráfico actual de la Ciudad de México, requerirá cambios significativos en la estrategia del espacio aéreo para alcanzar una eficiencia aceptable en el sistema aeroportuario global. Pero no sólo eso, indica que los aeropuertos adicionales, en mayor medida Toluca, pero también Puebla, en el área parecen estar subutilizados y tienen el potencial de aumentar el tráfico general.

Los seis estudios preliminares sobre las obras en Santa Lucía que difundió la administración federal, abordan el programa de ejecución de obra, plan maestro de desarrollo, estudio de aeronavegabilidad y operaciones simultáneas, estudio de salvamento arqueológico, hidrológico y modelación hidráulica, así como geofísico integral.

El plan de infraestructura incorpora todo lo que se necesita para propiciar un entorno de confianza, todos esperanzados esperamos que sea un acuerdo muy útil ya que, en la medida que los proyectos se den con agilidad y se sumen otros, habrá un efecto positivo sobre el crecimiento económico del país. 

 


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com