Linea Directa


UNA VOZ DE ALTURA

 

 

EL LIBRO

Por Alejandro Díaz Camacho (LD 27-11-19)

E-mail:  adiazcam@gmail.com

Hacia una economía moral, escrito por el presidente Andrés Manuel López Obrador, está a la venta en plataformas digitales, tiene un costo de 139 pesos y el formato físico estará disponible en librerías desde el 27 de noviembre próximo. Es la primera ocasión en que un mandatario mexicano publica un libro mientras se encuentra en funciones. Escrito con las prisas, es editado por Planeta y es presentado por el autor como un texto íntimo con el que busca responder a la crítica sobre la forma concreta de llevar adelante lo que identifica como su programa alternativo de nación, una crítica que, dice en el texto, se mantenía apegada a la idea de que no había de otra, de que el modelo neoliberal era la unica opción, como si se tratara de la sagrada Biblia.

El mandatario en funciones, define que uno de los elementos básicos de la política del gobierno que encabeza “es desechar la obsesión tecnocrática de medirlo todo en función del mero crecimiento. Afirma que el fin último de un Estado es crear las condiciones para que la gente pueda construir su felicidad; el crecimiento económico y los incrementos en productividad y la competitividad no tienen sentido como objetivos en sí mismos, sino como medios para lograr un objetivo superior: el bienestar general de la población, escribe el Tabasqueño.

El libro incluye tres capítulos más un epílogo, lleva prólogo del periodista Enrique Galván Ochoa; fue revisado y corregido por el también periodista Pedro Miguel, Laura G. Nieto y por Beatriz, esposa del autor. Está dedicado a la memoria del periodista y escritor Jaime Avilés, fallecido en agosto de 2017. 

El primero de sus capítulos, aborda la corrupción, a la que el autor atribuye ser el principal problema de México. Aquí asegura que fue en el régimen de Porfirio Díaz (1876-1911) que se instauró la corrupción que predominó hasta “el triunfo de nuestro movimiento 2019”. En la venta de acciones del Ferrocarril Mexicano, en 1881, identifica el inicio de las prácticas del influyentismo y de la corrupción política del reciente periodo neoliberal, el cual se extiende a lo largo de décadas, hasta casos como el rescate bancario durante el gobierno de Ernesto Zedillo; las concesiones a las empresas mineras o la privatización de la energía en años más recientes.

Al que llama modelo neoliberal, él autor lo considera desde luego un fracaso en cuanto a resultados para la población. Puede medirse incluso en términos cuantitativos: “hubo años en los que México quedó por debajo de Haití en materia de crecimiento”. En cuanto a la política económica aplicada durante el periodo neoliberal, de 1983 a 2018, afirma que ha sido la más ineficiente en la historia moderna de México. En ese lapso la economía creció en 2 por ciento anual y tanto por ello como por la tremenda concentración del ingreso en pocas manos, se ha empobrecido a la mayoría de la población.

El libro, dice el autor en las primeras páginas, trata de responder a las críticas que ha recibido durante años sobre la forma de solucionar los problemas económicos y sociales del país. En el tercer capítulo, llamado Las nuevas políticas para la transformación, López Obrador hace un recuento de las acciones que ha emprendido su gobierno, iniciado el primero de diciembre de 2018, para combatir la corrupción: austeridad en el uso del dinero público, separación del poder político y el poder económico, democracia participativa, política exterior, Estado como promotor del desarrollo, finanzas públicas sanas, un país con bienestar, cambio del paradigma en seguridad y una república amorosa y fraterna.

Todo lo expuesto en este libro tiene como punto central la convicción de que el quehacer nacional en su conjunto... no debe ser orientado a alcanzar a otros países; a multiplicar de manera irracional y acrítica la producción, la distribución y el consumo; a embellecer los indicadores, ni mucho menos a concentrar la riqueza en unas cuantas manos, sino al bienestar de la población, dice en el epílogo. Hacia una economía moral, ocupa el primer lugar en ventas en las plataformas digitales de Amazon en la sección de política económica y desarrollo y supera títulos como Cien años de confusión, de Macario Schettino o El pasillo estrecho, de Daron Acemoglu. En cuarto lugar de este portal se encuentra La riqueza de las nacionales, de Adam Smith.

En la plataforma iBooks de Apple en México, el título también ocupó el primer lugar en ventas digitales, por encima de El arte de vivir con sencillez, de Shunmyo y El club de las 5 de la mañana, de Robin Sharma. Supera a autores como Mario Vargas Llosa, Enrique Serna o al economista Adam Smith. Sobre el tema y puesto que el libro Hacia una economía moral lleva el mismo nombre de la columna que Julio Boltvinik escribe en el criticado por el propio presidente periódico “La Jornada”, el experto economista dice que se ha visto obligado a explicar a grandes rasgos de donde viene y que significa el término economía moral. Explica:

Según James C. Scott ( The Moral Economy of the Peasant, 1976), el término fue acuñado por E.P. Thompson (EPT) en The Making of the English Working Class, quien rastrea el origen del mismo a los siglos XVIII y XIX (en The Moral Economy Reviewed) y señala que lo usó primero como un conjunto conceptual que enseñaba la inmoralidad de lucrar con base en las necesidades de la gente, y después para referirse a las confrontaciones en los sitios de mercado sobre los derechos a los alimentos básicos.

EPT señala que el concepto se refiere al conjunto de creencias, usos y formas asociadas con la comercialización de alimentos en tiempos de escasez, así como las emociones profundas estimuladas por ésta. Añade que las exigencias que la multitud hacía a las autoridades en tales crisis, y la indignación provocada por el lucro durante emergencias que ponían en peligro la vida, le daba una carga moral particular a la protesta.  

Años antes, EPT había señalado que las revueltas eran provocadas por precios al alza, prácticas comerciales indebidas, o por hambre. Estas ofensas operaban dentro de un consenso popular sobre lo que eran prácticas legítimas e ilegítimas, consenso cimentado sobre una visión tradicional coherente de las normas y las obligaciones sociales y de las funciones económicas de diversos grupos de la comunidad, las que vistas en su conjunto, puede decirse que constituyen la economía moral de los pobres.  

Un atropello de estos supuestos morales, y las privaciones experimentadas, creaban la ocasión para la acción directa. El término, dice EPT, es el mejor para describir la manera en la cual, en comunidades campesinas e industriales tempranas, muchas relaciones económicas eran reguladas de acuerdo con normas no monetarias, que existen como un tejido de costumbres y usos hasta que son amenazadas por racionalizaciones monetarias, y se hacen conscientes como economía moral.  

Seguiremos leyendo a Boltvinik, esperamos que nos siga enriqueciendo sobre el interesante tema, pero por restricciones de espacio daremos continuidad la próxima semana, mientras tanto, sin que suene a comercial, corra a la librería más cercana porque el libro, se agota.

 


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com