Linea Directa


UNA VOZ DE ALTURA

 

 

CACERÍA HUMANA

Por Alejandro Díaz Camacho (LD 24-06-19)

E-mail:  adiazcam@gmail.com

Lamentablemente, el vecino del norte amaneció de mal humor. El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés), puso en marcha un operativo para deportar hasta 2 mil familias completas que enfrentan órdenes de deportación y que residen y trabajan sin documentos en las principales ciudades del país como Chicago, Houston, Miami y Los Ángeles. Sin miramientos de ninguna clase, la intención de proceder contra los migrantes en sus hogares y sus sitios de trabajo responde a la amenaza de deportar a millones de migrantes irregulares, con la cual el presidente Donald Trump arrancó su campaña rumbo a la reelección de su mandato.   

Sin embargo, la alcaldesa de Chicago Lori Lightfoot, expresó su objeción a cualquier redada contra familias de migrantes y afirmó que la policía de Chicago no participará en la redada de autoridades federales. “Esta siempre será una ciudad que les da la bienvenida y un paladín de los derechos de nuestras comunidades de inmigrantes y refugiados”. Pidió al Departamento de Policía que cancele el acceso del (ICE) a sus bases de datos relacionadas con el control federal de la migración. Por su parte, el Servicio de Inmigración, informó que debido a la sensibilidad de la policía, la agencia apuntaría a familias que recibieron una orden de expulsión de un tribunal de inmigración. El propósito es desalentar el arribo de más centroamericanos ya que, la cantidad de migrantes detenidos que cruzan la frontera entre Estados Unidos y México aumentó en mayo al nivel más alto desde 2006.

En tanto, los legisladores demócratas anunciaron una asignación de 4 mil 500 millones de dólares para responder a la creciente crisis humanitaria en la frontera sur y para cumplir con la responsabilidad del gobierno de atender a miles de personas que buscan un amparo bajo las leyes de asilo. La oficina del gobernador de Texas informó que el estado despliega a mil efectivos de la Guardia Nacional en la frontera después de que más de 45 mil personas fueron detenidas cruzando ilegalmente en las recientes tres semanas. Además, los demócratas de la Cámara de Representantes propusieron ayer reponer cientos de millones de dólares de ayuda a El Salvador, Guatemala y Honduras que fueron bloqueados por el gobierno de Donald Trump. Asesores legislativos indicaron que se reasignarían o suspenderían unos 550 millones de dólares en ayuda. Medida que según los demócratas sería contraproducente porque es más probable que aumente la cantidad de migrantes en lugar de disminuirla.

La intención fue develada en un momento en que aumenta el nerviosismo entre los legisladores y el gobierno, y se reportan las malas condiciones de vida en los albergues financiados por el Estado. Nos quedaremos sin dinero en julio porque los números simplemente son muy elevados, alertó en la Casa Blanca Alex Azar, secretario de Salud y Servicios Sociales. “Es un paquete de alivio humanitario y tiene que aprobarse, y de inmediato. Nos quedamos sin dinero y estamos al cupo máximo”.

Como suele suceder cuando el mandatario republicano usa cifras para respaldar sus políticas xenófobas, soslaya que a pesar de toda la retórica antiinmigrante, su gobierno se encuentra lejos de los récords de deportaciones alcanzados en la presidencia de su antecesor Obama. En este escenario, queda claro que el propósito de la cacería humana anunciada no es otro que el de complacer a la base electoral de Trump, compuesta por los sectores más retrógradas de la sociedad estadounidense, al tiempo que se atemoriza a las familias migrantes que viven, trabajan y contribuyen a la economía del país, en algunos casos desde hace décadas.

El agresivo plan impone dos consideraciones. Primera: cómo debe interpretarse el embate contra familias conformadas principalmente por mexicanos, desplegado apenas dos semanas después de que los gobiernos de ambos lados de la frontera establecieran un acuerdo de cooperación en materia de control migratorio. Segunda: cómo habrá de responderse ante la repatriación de miles de connacionales y ante el cúmulo de violaciones a la legalidad internacional que supondría la ejecución del plan de expulsión planteado por el magnate.

Cabe esperar que ahora sí, las autoridades mexicanas emprendan una decidida defensa de los connacionales en suelo estadunidense y recurran a todos los canales legales y diplomáticos a fin de acotar las arbitrariedades a que inevitablemente darán pie los operativos de la administración Trump. Ojalá, “Me canso Ganso” nos dé una explicación y una respuesta sería al respecto.

 


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com