Linea Directa


UNA VOZ DE ALTURA

 

 

EL ÁLGIDO TEMA MIGRATORIO

Por Alejandro Díaz Camacho (LD 03-06-19)

E-mail:  adiazcam@gmail.com

A menos que México ponga un alto al flujo migratorio, el presidente Donald Trump nos provoca nuevamente. Esta vez, trata de imponer un arancel de 5 por ciento a todos los productos procedentes de nuestro país. La amenaza irracional del magnate gringo, provocó de inmediato el desplome del peso frente al dólar y una caída de 1.38 por ciento en la Bolsa Mexicana de Valores, además, su amago de castigo comercial causó un nuevo ajuste a la baja en las expectativas de crecimiento del producto interno bruto.  

Frente a esa paranoica postura, 24 organizaciones que conformaron la Misión de Observación de Derechos Humanos de la Crisis de Refugiados y Humanitaria en el Sureste de México, advirtieron que el respeto y protección a los derechos humanos de los migrantes que transitan por territorio mexicano no puede subordinarse a los intereses económicos y comerciales en el marco de las relaciones internacionales entre nuestro país y Estados Unidos. Señalan estas organizaciones qué ante la lastimosa situación migratoria, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador debe mantener una posición crítica y fuerte, porque en caso contrario, sí atiende las demandas de Trump, el impacto en la frontera sur mexicana será aún más desfavorable para los migrantes, pues se recrudecerían las constantes violaciones a las garantías de las personas en movilidad.

Los activistas afirman que existe una posición esquizofrénica de parte de la administración federal mexicana en torno a la política migratoria y comprobaron que continúa y se agudiza un enfoque de seguridad militarizada en materia migratoria que es incongruente con el discurso oficial que de salibazo garantiza una política respetuosa de los derechos humanos, pero ya en la realidad se enfoca en la seguridad nacional y es contraria al respeto de esos derechos. La detención migratoria funge como estrategia de represión y castigo obligatorio y no como estrategia opcional. Las redadas y los operativos de control migratorio se han intensificado y las condiciones de la detención llegan a constituir formas de tortura física y sicológica y otros tratos crueles, inhumanos y degradantes.  

Cifras del Instituto Nacional de Migración (INM) revelan que en enero de este año han sido presentados o asegurados 8 mil 248 extranjeros en condición irregular y 5 mil 884 fueron deportados a sus países de origen; en mayo los números son, respectivamente, 22 mil 694 y 15 mil 640.   

Como es habitual, la medida de Trump responde al propósito de desviar la atención de sus graves problemas internos, como queda claro al observar la intención de azuzar las fobias y odios del sector más recalcitrante de su electorado de cara a los comicios del próximo año y la crisis que atraviesa el mandatario por el informe del ex fiscal especial Robert Mueller sobre la injerencia rusa en las elecciones de 2016. Pero más allá de los motivos xenofóbicos y las maneras del político republicano, el ataque contra México se justifica a partir de mentiras y medias verdades. Así sucede desde sus tiempos de campaña electoral para denunciar la supuesta injusticia en el comercio bilateral, a saber, la existencia de un presunto déficit en contra de su país en los intercambios de mercancías.

En tanto México permanezca como socio comercial subordinado del vecino del norte, los exabruptos de Trump seguirán generando turbulencias en la economía mexicana. No es la primera vez y con toda seguridad no será la última. El poder de Trump sobre la economía mexicana se explica por las desafortunadas decisiones en materia comercial tomadas desde que el destino de nuestro país se ató a los vaivenes políticos estadunidenses con la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, decisiones refrendadas por los sucesivos gobiernos mexicanos desde entonces. De acuerdo con lo dicho por el presidente López Obrador, la política migratoria del país basada en el respeto a los derechos humanos, sin maltrato, y en defensa de todos, sin tomar en cuenta el lugar de origen, no será modificada.

El tabasqueño, mostró su confianza en que el gobierno de Estados Unidos rectifique su intención de imponer aranceles a los productos nacionales, como represalia a una supuesta inacción de México ante el flujo de personas. Insiste en que el endurecimiento comercial no beneficia a ninguno de los países involucrados y pide a los mexicanos tener confianza en que será superado este episodio. Estamos de acuerdo, pero ello obliga a replantear las estrategias de intercambio exterior de corto y largo plazo a fin de asegurar no sólo la estabilidad económica sino la soberanía efectiva frente a Estados Unidos o a cualquier otra nación.

En el tema migratorio, seguramente los gringos tendrán que rectificar su postura porque el pueblo de México no merece un trato indigno como el que se quiere aplicar. Ellos saben bien que México con ellos o sin ellos, pronto se convertirá en una potencia económica con bienestar y justicia donde la migración sea optativa, no obligatoria. El que quiera irse o llegar lo hará por gusto, no por necesidad. Si Trump deja de ser soberbio y estúpido, debe reconocer que el diálogo, la razón y el derecho son las mejores herramientas para resolver cualquier diferencia y potencializar nuestras fortalezas para favorecer el desarrollo económico y social de la región.

 


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com