Linea Directa


UNA VOZ DE ALTURA

 

 

CALIFICADORAS

Por Alejandro Díaz Camacho (LD 11-03-19)

E-mail:  adiazcam@gmail.com

Alarmante, peligroso y potencialmente catastrófico, es el enorme poder que ejercen las firmas de consultoría financiera: Moody’s, Fitch Ratings y Standard & Poor’s. Sus veredictos y calificaciones suelen ser factores ominosos para la estabilidad de la economía mundial. En el caso de México, donde siguen operando a sus anchas, los veredictos emitidos por esas firmas calificadoras pueden convertirse en profecías auto cumplidas, todas reducen sin misericordia, sus respectivas calificaciones a las deudas de México y en particular a la de Petróleos Mexicanos (Pemex) con el repetitivo argumento de que el plan gubernamental de rescate de esa ineficiente empresa, es contrario a las políticas de privatización del sector energético vigentes hasta  el 30 de noviembre del año pasado.

La cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México, el robo de combustibles, el bloqueo de vías férreas y la suspensión de rondas y licitaciones en la empresa petrolera y en la Comisión Federal de Electricidad se recibieron con escándalo por las firmas enunciadas, con ello, amenazan rebajar sus pronósticos de crecimiento para la nación y degradan de manera adicional sus índices de riesgo para la deuda de todo el país. Este amago fue materializado por Standard & Poor’s, al extender su diagnóstico adverso a 77 instituciones del sector financiero, entre ellas, América Móvil, Coca Cola Femsa y Liverpool. Esta firma, al encarecer el financiamiento de grandes empresas de diferentes ramos, parece apuntar a desestabilizar la de suyo frágil relación entre el gobierno federal y los grandes capitales nacionales, con la finalidad de crear una fractura artificial entre los sectores público y privado.

Así, tras la supuesta fachada objetiva de los oráculos financieros, se esconde un mero mecanismo de chantaje y una de las muchas maneras en las que los capitales trasnacionales han uncido a naciones soberanas a la globalización neoliberal. Desde luego, las bajas de calificación y las amenazas de medidas similares adicionales deben ser tomadas en serio porque inducen un encarecimiento de los créditos para México en los mercados financieros internacionales y pueden introducir factores de desestabilización en la economía interna. Cabe esperar que sus malos agüeros se vean desmentidos por el éxito de la estrategia energética gubernamental, y que fracase el intento de crear una confrontación gobierno-empresariado que desquicie los esfuerzos de cohesión social emprendidos por las autoridades actuales.

Sobre la pretensión de senadores de Morena de promover una reforma para acotar la operación de las calificadoras en México, el mandatario resumió: No limitaremos su función, continuarán actuando con libertad, porque vamos a demostrar lo contrario, estamos seguros de que vamos a crecer y a darles un ejemplo de cómo combatiendo la corrupción, se puede tener una economía fuerte, sin déficit, sin deuda, sin inflación, sin devaluación, ahora está rindiendo más la inversión pública, ya que lo que se hacía con mil millones de pesos ahora se hace con 300 millones, es decir, se ahorra más y se tienen mejores resultados.  Vamos muy bien, hay confianza en los inversionistas, sobre todo porque hay un auténtico estado de derecho, sostuvo el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Estamos pagando los platos rotos de la corrupción que había, pero esas percepciones de las firmas de consultoría financiera serán transitorias, temporales. Las diferencias públicas que se han tenido en cuanto a las proyecciones de crecimiento económico, éstas se disiparán cuando los resultados del combate a la corrupción se vean reflejados en el rumbo de la economía.

 

 


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com