Linea Directa


UNA VOZ DE ALTURA

 

 

LA HUEXCA Y SAMIR FLORES

Por Alejandro Díaz Camacho (LD 25-02-19)

E-mail:  adiazcam@gmail.com

Huexca y Samir, dos nombres poco comunes y una piedra más que le cayó en su zapato al presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO). A estos nombres les antecede el 8 de diciembre de 2018, cuando el ejecutivo, presentó su programa del sector eléctrico. Explica en él, que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) sólo tiene capacidad para producir la mitad de la energía que consume el país y el resto tiene que comprarla a empresas privadas y la importa de Estados Unidos. Derivado de su diagnóstico el mandatario define como prioridad avanzar hacia la autosuficiencia de generación de energía eléctrica, pero, para colmo, entre el 60 y 80 por ciento del gas que se utiliza para generar esa electricidad es importado y aunque no exista se debe pagar de acuerdo con el contrato, a las empresas privadas llámense como se llamen: Trans Cánada, Fermaca, Lenova, Grupo Carso, o la española Endesa y la italiana Bonatti.

AMLO declaró que se revisan los contratos respectivos, garantizándoles que serían respetados y afirmo que cada vez es más difícil construir nuevas hidroeléctricas porque hay mucha oposición, en la mayoría de los casos con justicia, de ambientalistas, pero también de quienes no quieren que se fortalezca la empresa pública. Por cierto, la construcción de siete gasoductos adjudicada a esas empresas privadas, se encuentra suspendida por problemas sociales, o debido a que la Secretaría de Energía está realizando las consultas a las comunidades.

En el caso de la central termoeléctrica de La Huexca y del gasoducto que recorre decenas de comunidades de Morelos, Puebla y Tlaxcala, las raíces del conflicto vienen desde el sexenio de Felipe Calderón, sin estudios confiables de riesgos ambientales y sociales, no tomaron en cuenta a las poblaciones en las que se emprendió este proyecto. Después, con Peña Nieto siguieron las obras y para colmo, fueron impuestas con métodos represivos y por medio de la cooptación corrupta de adversarios al proyecto.

Ya con envoltura y etiqueta de CORRUPCIÓN HECHA EN MÉXICO, la administración de AMLO, recibió para su colección, un elefante blanco más, qué a pesar de su alto costo de mil millones de dólares, sigue generando inconformidades entre los habitantes próximos a ella. Campesinos y pueblos indígenas, dueños de la mitad del territorio del país, son generalmente agredidos por los proyectos extractivos y energéticos, que invaden sus tierras y los despojan de sus bienes naturales, apoyados e impulsados por los sucesivos gobiernos neoliberales y sus leyes.

El 12 de enero, AMLO visitó Ayala, Morelos, para declarar 2019 año del Caudillo del Sur, los herederos de Zapata le demandaron cancelar definitivamente la termoeléctrica de La Huexca. El 10 de febrero: regresa a Cuautla, Morelos, muy molesto y visiblemente irritado, propuso una alternativa para la termoeléctrica, enfrentó a los campesinos opositores calificándolos de conservadores, los consideró parte de una izquierda radical que en momentos electorales ni siquiera había apoyado al tabasqueño. Emplazó a una consulta ciudadana para el 23 y 24 de febrero asegurando que aun cuando hubiera gritos y sombrerazos se realizaría y no sólo votarían los afectados directos de la termoeléctrica y su infraestructura, sino también los pobladores del resto del estado, que en caso de aprobar su operación serán compensados con reducciones a las altas tarifas de luz y de energía que no ha sido generada hasta hoy.

Sectores opositores al Proyecto Integral Morelos (PIM), a la termoeléctrica y a la consulta, consideran que en su descompuesta intervención, el presidente de la República, fue desproporcionado y ofensivo y con su actitud dio acceso a un torbellino de factores que podrían propiciar provocaciones y confrontaciones, como ya ocurrió el 20 de febrero pasado, cuando Samir Flores Soberanes, integrante activo del Frente en Defensa de la Tierra y el Agua de Morelos, Puebla y Tlaxcala y, opositor a la termoeléctrica, fue cruel y cobardemente asesinado. La orquestada ejecución enrarece aún más, el contaminado ambiente político y social de la región, y, agrega un componente envenenado que torna aún más difícil el entendimiento entre el gobierno federal y los grupos y pueblos que rechazan la central eléctrica.

Algunos acusaron al gobierno de Andrés Manuel López Obrador de haber generado un ambiente propicio para el crimen ya que desde 2014, AMLO les aseguró que detendría la termoeléctrica cuando llegara al poder, pero parece que ahora pesa más su propósito de autosuficiencia energética que respetar la autodeterminación de los pueblos. Ya en nuestra realidad, ante la termoeléctrica de Huexca, contrasta la actitud presidencial beligerante hacia los campesinos y movimientos opositores, con la asumida frente a las empresas. Es inaceptable, el desconocimiento de la legitimidad de luchas sociales contra proyectos económicos lesivos de la ecología y el interés comunitario.

La posición del gobierno es una señal de cómo serán tratados los movimientos en defensa del territorio y es posible suponer que las presiones hacia las comunidades y movimientos opositores a los gasoductos se recrudecerán próximamente. Son tres las demandas de los pobladores de Huexca y del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra y el Agua: que se cancele la termoeléctrica de esa comunidad del oriente de Morelos, que se esclarezca el homicidio de Samir Flores Soberanes, y que el presidente AMLO les ofrezca una disculpa pública por haberse referido a ellos como radicales de izquierda y ¬conservadores. Los resultados de la consulta, en su primer día, son obvios:

Dos urnas con boletas y mobiliario quemadas, ocho levantadas antes de que fueran incendiadas, asambleas por usos y costumbres, retraso en la instalación, poca afluencia y desinterés de participantes, tres jóvenes detenidos y compañeros de lucha de Samir que exigieron a gritos justicia “la decisión ya está tomada la consulta a la chingada” “Samir no murió, el gobierno lo mató”, “Samir Vive, la lucha sigue”.

Lo que yo demando es que “no se canse el ganso”, basta ya de diagnósticos y acusaciones al pasado, para hacer historia y por elemental principio de justicia, a la Republica amorosa le es indispensable encarcelar a los corruptos y esclarecer el crimen de Samir, en forma rápida y creíble, identificar a los posibles responsables intelectuales y materiales, y presentarlos ante los órganos jurisdiccionales correspondientes, para su juicio, sentencia y castigo correspondientes.

 


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com