Linea Directa


UNA VOZ DE ALTURA

 

 

RUMBO INCIERTO

Por Alejandro Díaz Camacho (LD 07-01-19)

E-mail:  adiazcam@gmail.com

Mal terminó el año, ante el desplome inexplicable aún, del helicóptero donde perdieron la vida cinco personas, entre ellos, la iniciada gobernadora del estado de Puebla, Martha Erika Alonso y su esposo el Senador Rafael Moreno Valle, ambos notables personajes del Partido Acción Nacional. Mal empieza el año, ante la cancelación oficial de las polémicas obras del aeropuerto en Texcoco. De ambos sucesos, la opinión del sistema de convencimiento del país ha sido contundente: del accidente aéreo se exige la verdad de lo sucedido para acallar sospechas tempranas de un posible atentado. De la cancelación de las obras del aeropuerto de Texcoco insisten que es un error básico, un capricho de Andrés Manuel López Obrador que marcará con intensos tonos negativos su futuro gobierno.

Hay quienes afirman con acentos, graves y compartidos, que todo se enredó cuando al presidente le salió el chamuco de “peje tabasqueño” y que habiendo iniciado con buen tino su reconciliación, la relación con el empresariado terminó. La luna de miel fue sólo un momento pasajero, una ilusión. Tiró por la borda la confianza de los inversionistas, un asunto crucial para el crecimiento prometido.

 

Enumerar las versiones que ilustradas o no, condenan en sentidos casi idénticos, el futuro desarrollo del gobierno venidero, sería repetitivo y no tiene sentido. Sin recato alguno, los distinguidos miembros de la verborrea vacía, sentencian al triunfador de la pasada elección. La caída del helicóptero huele a azufre, y la trágica cancelación de una obra multimillonaria ya en avanzada ejecución y que supuestamente que llevaría a México a la modernidad, era imposible de visualizar para ellos, y en ese forcejeo se ha permanecido sin asimilar el golpe que canceló ya oficialmente tantos más cuantos intereses masivos que se cruzan.

 

Muy a pesar del fuego desatado por los actores de este drama nacional y de las abiertas formas de amenazas y críticas desaforadas que han surgido, el cambio anunciado sigue su curso trazado. Apenas nos damos cuenta que después de varias presidencias sucesivas, es la primera vez, que el modelo imperante y sus beneficiarios y sostenedores entran en un periodo de prueba y ajustes drásticos. La prueba de fuerza parece inclinarse, por ahora al menos, en favor de un decidido presidente que no ceja en su intención de llevar a término su programa transformador.

 

Mientras tanto, el presidente López Obrador no descansa. Muy de madrugada se sumerge en conferencias de prensa (a veces inútiles), y en los toques finos del presupuesto, donde habrán de plasmarse las aspiraciones y sus limitantes (organizar la logística y el sostén financiero que requieren) y se evaluarán los arrestos para continuar los cambios anunciados. De pronto la confrontación parece suspendida, todo mundo espera las definiciones consiguientes que seguramente habrán de dar paso a otra etapa del forcejeo político por el mando nacional.

 

Por el bien de todos, los programas anunciados como viables contienen grandes beneficios para los ciudadanos, en especial para aquellos que siempre han quedado al margen de ellos: jóvenes, discapacitados, pobres marginados, viejos y mujeres, esos grandes conjuntos de seres humanos que el modelo neoliberal ha castigado sin contemplaciones. Al entrar en operación harán sentir, de inmediato, sus bondades y sumarán apoyos a los morenos. Se irá, así, cimentando el poder popular y la balanza de fuerzas trasladará buena parte de sus haberes en favor de la cuarta transformación anunciada.

 

Algo de lo que se cocina en el nuevo gobierno ha sido ya adelantado. Tal parece que han encontrado la manera de balancear ingresos con ahorros, nuevas prioridades y costos de los programas ofertados, sin embargo, las insistentes premoniciones sobre las variadas incapacidades del voluntarioso presidente no se condensarán, se esperan, como trabas reales, capaces de descarrilar al mismísimo tren Maya y a la futura administración que lucha todavía por la mal fundamentada austeridad republicana.

 

Al menos por estos tiempos, la densa oposición presentada por el aparato de convencimiento al servicio de los grupos en el poder, era esperada, pero, la confianza de López Obrador sobre la justicia de su proyecto de gobierno no desfallece. Por el contrario, se afirma y hasta endurece con el paso de los días y se trasmina la recia tesitura de lograr cumplir los cambios a la estructura actual. Es mucho lo que está en el tapete de las voluntades políticas y los intereses en juego. Lo cierto es que, al iniciar el presente año, los movimientos de gobierno tomarán el rumbo definitivo, sin que, por el bien de todos, aún se desconoce y no se han convocado consultas para este efecto.

  

 


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com