Linea Directa


EDÉN POLÍTICO

 

GOBERNAR OBEDECIENDO

Por Pedro Lara Hernández (LD  05-11-18) 

plh2853@gmail.com

 

Para que todos puedan entender mejor la idiosincrasia de un verdadero político del sureste, deben de conocer y recordar parte del discurso que pronunció el extraordinario político tabasqueño Carlos Alberto Madrazo Becerra, el 7 de diciembre de 1964 al tomar posesión como Presidente Nacional del PRI.

 

“No sé si en este puesto duraré un minuto, una hora o una vida. Lo que sé es que cada segundo me encontrara sirviendo con dignidad y cumpliendo con nuestra convicción revolucionaria.

 

El único peligro en la vida es equivocar el camino, y lo equivoca quien abdica de su dignidad, quien castra su voluntad de servir por el temor o por la conveniencia; quien calla su mensaje personal.

 

Lo equivoca el que baja los brazos ante el obstáculo, el que se siente vencido antes de empezar el combate.

 

La voluntad verdadera no debe conocer el quebranto.

 

La vida del hombre es un esfuerzo constante en el largo camino de los grandes intentos.”

Solo hay una forma de gobernar bien y dignamente a un pueblo: gobernar obedeciendo.

 

El político tabasqueño Andrés Manuel López Obrador, presidente electo de México, ha afirmado que todas sus acciones de gobierno tendrán como finalidad el beneficio del pueblo que lo eligió. Solo obedece a un mandato: administrar lo mejor posible los recursos que le confían. Por eso su bandera política fundamental es, por el bien de todos, primero los pobres.

 

Se ha visto a través de la historia que el trabajo de aquellos gobernantes que se han preocupado por ayudar a los pobres no ha sido fácil y menos en un ambiente donde predomina un capitalismo nacional e internacional voraz y desmedido.

 

Ojala los empresarios extranjeros y los nacionales que viajan en primera clase lo entiendan, y aprovechen la oportunidad de que en el timón del barco nacional estará un capitán experto y sensible, que conoce perfectamente el barco, pero sobre todo, sabe cómo equilibrar las siempre presentes, tempestades marinas. Ojala sean conscientes que si se hunde el barco, México no tendrá otra oportunidad.

 

Los grandes grupos económicos, nacionales y extranjeros, que se han servido con la cuchara grande durante las cuatro últimas décadas y que han tenido a los presidentes de México, prácticamente, como sus gerentes, ya se habrán dado cuenta que el próximo mandatario nacional no estará de adorno, ni será un florero decorativo, como muchos que han deshonrado esa digna posición política y le han fallado al pueblo de México.

 

La historia política de nuestro país calificara puntualmente el papel jugado por cada uno de los políticos que han ocupado la titularidad del Poder Ejecutivo. Hay varios que se atreven a dar opiniones que nadie les pide, como si tuvieran una gran calidad moral para hacerlo. La mayoría ha actuado durante su sexenio desde una posición cómoda “nadando de a muertito”, pero poniendo -por su enorme irresponsabilidad-, a nuestro país y a los mexicanos, en una situación política, económica y social cada vez más difícil.

 

Los ex presidentes de México olvidan muchas de las lecciones políticas de la historia de nuestro país. Actúan y declaran sobre distintos tópicos, olvidan que ellos han trabajado como primeros mandatarios de este país. Olvidan que el respeto al sexenio ajeno es la paz. Y como dicen los viejos sabios de mi pueblo: para tener el pico largo, hay que tener la cola corta.

 

Por los magros resultados, observamos cómo cada sexenio los funcionarios públicos especializan la forma en que se apropian de los recursos públicos, a tal grado que la ambición se ha desbordado y hay muy pocas áreas gubernamentales que se salvan de algún señalamiento de corrupción y malos manejos.

 

Para el nuevo gobierno, limpiar y arreglar la casa común no será tarea fácil, porque gran parte de la maquinaria burocrática está muy maleada, muchos grupos gubernamentales se han blindado. Una correcta aplicación de la ley enseñara a todos una nueva mística de trabajo limpio y ordenado. Seguramente habrá un gran trabajo de concientización para que entiendan que es necesario cuidar los recursos públicos y aplicarlos en el bienestar de todos.

 

A menos de un mes de que Andrés Manuel López Obrador tome posesión como Presidente de México, la situación del país se observa funcionando en toda su difícil problemática política, econócarlmica y social. Equilibrar el barco la primera misión.

 

Sin duda, los próximos seis años de gobierno, México vivirá una interesante experiencia política, estarán los protagonistas en el campo de batalla. Así es la política. No será fácil la noble misión que emprenderá el nuevo gobierno, por ello, debemos ayudar, comprometernos e involucrarnos todos los que deseamos vivir en una sociedad más armónica, responsable y equilibrada. 

 


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com