Linea Directa


UNA VOZ DE ALTURA

 

 

UNA TRANSICIÓN DE TERCIOPELO

Por Alejandro Díaz Camacho (LD 10-09-18)

E-mail:  adiazcam@gmail.com

 

En temporada de transiciones de terciopelo y por demás extrañas, Roberto Campa Cifrián, titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), dijo estar dispuesto a reunirse con Napoleón Gómez Urrutia, líder del sindicato minero y senador de la Republica, pero pone como condición, si éste casualmente acude a alguna cita que tenga con los integrantes del gremio minero. En cuanto a la transición de su cargo, el multiusos expuso que tras el banderazo de Peña Nieto y López Obrador a estas tareas ya está todo dispuesto para hacerle llegar a la próxima titular de la STPS, Luisa María Alcalde toda la información y así facilitar el relevo. Parece que esta película se está presentando en todas las demás dependencias, sin ningún problema, los fetiches que se van, se ponen de acuerdo con los que llegan.

Por su parte, Gómez Urrutia ya como Senador constitucional hace caso omiso a lo dicho por Campa y en otro capítulo de la transición aterciopelada, nos explica como si fuéramos una bola de imbéciles, las funciones del Senado en la actualidad y como si fuera profesor de jurisprudencia indica: “El Senado es portador, junto con otros atributos legales y políticos, de dos principales funciones constitucionales: representa la unión federalista de los estados de la República, y da cauce a las relaciones internacionales de México, las cuales dirige y encabeza el presidente de la Nación”.

Esas dos virtudes son igual de poderosas, desde que el Senado fue instaurado. De ahí que, más allá de otras consideraciones, como es la de ser cámara revisora, junto con la de Diputados, tiene asignadas muchas y muy importantes funciones republicanas, a las cuales la sociedad le asigna siempre un gran peso. Andrés Manuel López Obrador, presidente electo de México, ha asignado a ambas cámaras del Poder Legislativo una docena de importantes funciones que consideró prioritarias dentro de sus actividades iniciales, con lo cual mucho antes de asumir el poder comenzó a gobernar. Entre ellas, tres son de gran importancia social, a saber:

 

(1) Impulsar leyes, decretos o acuerdos para tener un gobierno austero y llevar a cabo el plan de austeridad, lo cual significa acabar con el manejo discrecional del presupuesto, que llevó frecuentes veces a su saqueo, mal uso y enriquecimiento inexplicable de funcionarios ladrones.

 

(2) Aumentar el salario mínimo al doble en la zona fronteriza del norte del país, donde ese hecho, sin duda, no se quedará aislado allá, sino que inevitablemente tendrá repercusiones positivas a todo lo ancho y lo largo de la nación, ya que además está prevista, como acción paralela, la elaboración de la ley reglamentaria de los salarios, todo lo cual incidirá en el nivel de vida de las clases trabajadoras.

 

(3) Reformar la ley para considerar delitos graves y sin derecho a libertad bajo fianza, la corrupción en todas sus modalidades, el robo de combustibles y el fraude electoral en cualquiera de sus modalidades.

 

Según el Senador, estos tres objetivos lo significan ya como un estadista de primera magnitud en la historia de México. Es de esperarse que conseguirá esas metas, igual que las otras nueve, ya que tiene el apoyo popular abrumador en su favor y la decisión ya manifestada por él mismo repetidas veces para andar esos caminos de liberación popular.

Podemos decir que ya era hora que un gobierno de la República dejara de andar los caminos de la molicie y el privilegio a favor de unos cuantos, cuando a la vez dejaba en la indefensión y la vulnerabilidad a los sectores mayoritarios del pueblo mexicano, que siempre han merecido una mejor suerte política y social desde que el gobierno surgido de la revolución de 1917 triunfó en la segunda década del siglo XX.

 

La historia nos cuenta cómo una casta voraz creada en esos mismos tiempos suplantó la voluntad popular, logró el divorcio del gobierno y el pueblo organizado (salvo en el periodo nacionalista del general Lázaro Cárdenas del Río) y se dedicó a medrar para sus negocios particulares. Esto es lo que ahora se está comenzando a corregir. ¿y la cheyenne apa?

 

El Poder Legislativo está, pues, ante la encrucijada de su destino. El Senado de la República debe, y puede, demostrar que es institución fundamental del cambio que México está esperando y está dispuesto a apoyar. Tiene el gran reto de avanzar en el camino indicado, con la libertad que le dan nuestras leyes y la vida democrática nacional, para hacer valer la decisión soberana del pueblo en estos propósitos de indiscutible carácter progresista y, debe asumir los desafíos que el presidente más votado por el pueblo en los últimos años le está proponiendo. Hacer honor a ese llamado contribuirá a recuperar la imagen de este órgano colegiado, pero más que otra cosa, ayudará a hacer posible el camino de redención que desde la campaña electoral de López Obrador movilizó a masas sustantivas del pueblo mexicano.

 

Mientras tanto, Andrés Manuel López Obrador habló de lo que será su política fiscal, tema de interés fundamental para los hombres de negocios. Dijo que el eje será la confianza en el contribuyente. Será simplificada la declaración del causante: tuve estos ingresos, tengo estos gastos, pago tanto de contribuciones. ¿Y cómo podrá comprobar el Servicio de Administración Tributaria, si dijo la verdad?  Habrá una comprobación aleatoria… por sorteo.

 

Lo mejor del discurso demagógico ante los hombres de negocios de Monterrey fue el chascarrillo de que no habrá aumento de impuestos… ni serán incrementados los que existen. No cabe duda en temporada de transiciones de terciopelo, pronto sacaremos al buey de la barranca, surgirá la republica amorosa y estaremos en el camino correcto para llegar al paraíso fiscal que todos esperábamos lleno de bondad, de economía subterránea y de confiables comprobaciones aleatorias. 

 


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com