Linea Directa


EDÉN POLÍTICO

 

ENRIQUE PEÑA DUPLICÓ LA DEUDA DEL GOBIERNO

Por Pedro Lara Hernández (LD  10-09-18) 

plh2853@gmail.com

 

Un botón emblemático para evaluar la administración de Enrique Peña es analizar la duplicación de la deuda pública durante sus seis años en el cargo de presidente de la república.

 

Cuando tomó posesión en 2012, el gobierno debía 5 billones de pesos, al término de 2018 debe 10 billones de pesos. O sea el doble, y la pregunta que nos hacemos es ¿Qué hizo Enrique Peña con esos 5 billones de pesos extras con los que endeudo a todos los mexicanos?

 

Al cierre de 2017 hay una deuda federal de 10,088,979.7 billones de pesos. La SHCP informó a inicios del 2018, que la deuda federal se incrementó 69.75 por ciento en lo que iba del sexenio.

 

La BBC reveló que México es el segundo país de la región con la mayor deuda pública, donde a cada mexicano toca pagar 2 mil 827 dólares.

 

No se necesita ser especialista para saber que la deuda se adquiere cuando un gobierno gasta más de lo que ingresa. Y como consecuencia, a deuda mayor, pago de intereses mayores.

 

La ley de responsabilidad hacendaria ordena que no se gaste más de lo que se recauda. En su artículo 33 establece que el gobierno federal no puede ejercer más de lo que se le aprueba en el capítulo 1000 “Servicios personales”, como son sueldos, salarios, honorarios, prestaciones sociales y pago de estímulos a servidores públicos. Pero de 2012 a 2018, el monto gastado siempre fue mayor al permitido. Según datos oficiales, en 2017, el Congreso dio luz verde a 414 millones 344 mil pesos para ese rubro y se gastó 477 millones 019 pesos. Una total irresponsabilidad.

 

Los responsables del manejo ingreso, gasto y deuda pública durante el sexenio de Enrique Peña fueron: Luis Videgaray, José Antonio Meade y José Antonio González. Estos señores, -como lo han hecho las últimas tres décadas-,  se preocuparon más en mantener las variables macroeconómicas que el desarrollo social del país. No por otra cosa, el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) señala la existencia de 53.4 millones de mexicanos pobres.

 

Luis Videgaray aumentó la deuda pública un 37.30 por ciento durante su gestión de tres años; José Antonio Meade un 4.09 por ciento en dos años; y González lleva un 0.93 por ciento en cuatro meses. No obstante, el gasto público en este sexenio disminuyó de 26.1 por ciento del PIB en 2012 al 22.90 en 2018. Castigo para el pueblo mexicano.

 

Sabemos que la deuda no es mala en si cuando el recurso se destina a gasto de capital para generar bienes productivos como carreteras, puentes, escuelas, hospitales o deportivos que incentivan el crecimiento económico y así recuperar el gasto por deuda en el futuro. No obstante al cierre de 2017 el gasto de capital registro una caída de 36.7 por ciento. Baja histórica. ¿Entonces a qué se destinó la enorme deuda?

 

Un punto preocupante es que parte de la deuda se ha venido usando para pagar los enormes intereses del servicio por la magna deuda. En 2017 este gasto fue de 533,531 MDP, el monto más alto registrado en los últimos diez años.

 

La deuda pública reduce el margen de maniobra de cualquier gobierno. Es una terrorífica e irresponsable herencia. Lo más grave, no se analiza, no se evalúa, no se castiga la irresponsabilidad.

 

La deuda que hereda Enrique Peña costará al gobierno de Andrés Manuel López Obrador más de 713,842 MDP en 2019. La Secretaría de Hacienda informa que representa un incremento de 66.363 MDP, en comparación con 2018.

 

Dentro de las finanzas públicas del gobierno federal, el pago de intereses, las pensiones y las transferencias de recursos federales a los estados, son los rubros que financieramente más presionan, en vista de que son obligatorios e incrementan cada año, a esto se suma que hay compromisos del próximo gobierno de no endeudamiento, de no incremento a los impuestos y de instrumentar programas sociales con apoyos económicos a los adultos mayores, a los discapacitados y becas para jóvenes estudiantes.

 

A pesar de los grandes compromisos financieros que hereda el próximo gobierno, estoy seguro que Andrés Manuel hará un gran gobierno. Porque cuando un gobierno maneja honesta y correctamente el dinero del pueblo, éste rinde muchísimo. Además de la necesaria reestructuración al gasto público anunciada para acabar con derroches y gastos suntuarios que tanto dañan.

 

Pero es muy importante realizar una concientización nacional para que todos los mexicanos paguemos nuestros impuestos de acuerdo a nuestros ingresos. Eso ayudará mucho al desarrollo del país porque ahora sí los dineros se van utilizar para bien de los mexicanos.

 

 


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com