Linea Directa


UNA VOZ DE ALTURA

 

 

TRUMP: FRIVOLIDAD HOSTIL

Por Alejandro Díaz Camacho (LD 20-08-18)

E-mail:  adiazcam@gmail.com

 

Frivolidad: “Tendencia a la superficialidad a la hora de abordar la vida, preocupándose solamente por lo que pasa a nivel individual y sin comprometerse con las necesidades de los demás”. 

En medio de su usual discurso sobre la urgencia de políticas férreas para el control migratorio, el frívolo presidente estadunidense, Donald Trump, anunció un enésimo endurecimiento de su política migratoria y retomó sus ataques contra México. Al arengar a sus fanáticos, el mandatario afirmó que los violentos dichos con los que arrancó su carrera hacia la Casa Blanca, cuando calificó a los migrantes mexicanos como violadores y criminales, se quedaban cortos respecto al mal que causan quienes ingresan sin documentos a Estados Unidos. Esta embestida de búfalo encabritado, disipa de nueva cuenta las expectativas de una relación bilateral basada en el respeto y en las más elementales normas de la diplomacia.  

Cabe recordar que después de las elecciones presidenciales que tuvieron lugar en nuestro país el primero de julio, el magnate gringo y miembros de su entorno emitieron diversas señales de entendimiento y buena voluntad hacia López Obrador, el presidente electo, lo cual pareció trazar una línea imaginaria de inflexión tras múltiples desaires a la presidencia moribunda de Peña Nieto.  Pero oh sorpresa, Shannon O’Neil, especialista en México y América Latina del Council on Foreign Relations, advierte que no debemos estar muy seguros ya que Trump, al aproximarse las elecciones del 2020, para efectos electorales retomará sus ataques contra los inmigrantes y sus acusaciones de que México si no es una amenaza, no hace nada para ayudar en migración ni en combate al narco ni en comercio. 

Como ya había ocurrido antes, el presidente frívolo retomó el ataque contra un par de sus enemigos favoritos, México y los medios, interrumpiendo así una breve luna de miel con México después de las elecciones y respondiendo a la petición de defensores internacionales de la libertad de expresión de desistir de sus ataques contra los medios. Pocos observadores esperan que Trump abandone esta guerra política contra los mexicanos y los medios ya que ambos temas le han servido para conquistar la Casa Blanca y consolidar sus bases. Acusó a los medios de hacer que todo sea malo, porque ellos son las noticias falsas, falsas y asquerosas. Y como suele hacer, Trump definió a los periodistas como gente horrible, horrenda.

Los dichos de Trump fueron proferidos mientras representantes del más alto nivel del gobierno mexicano –en esta ocasión, los secretarios de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray Caso, y de Economía, Ildefonso Guajardo Villarreal– se encontraban en Washington para abordar las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, por lo que no sólo suponen una afrenta contra quienes arriban a Estados Unidos en busca de refugio o de oportunidades económicas, sino, por decir lo menos, una falta de tacto diplomático que no debería quedar sin respuesta oficial.

Por lo demás, estos vaivenes declarativos son bien conocidos como el sello personal del nefasto político republicano, y a estas alturas resulta difícil llamarse a sorpresa por ellos. En cuanto al equipo de López Obrador que tomará las riendas de México a partir de diciembre, la agresión verbal supone el recordatorio de que no se puede contar con la palabra de Trump, y de que las indispensables relaciones con nuestra nación vecina del norte deberán plantearse en términos de firmeza e irrestricta defensa de los intereses nacionales.

De hecho, algunos en Wall Street han repetido que les preocupa mucho más Trump que el futuro gobierno de López Obrador, justo por la forma en que el mandatario estadounidense ha manejado el tema de México y los inmigrantes para sus fines políticos. Pero no todo para allí, el día después de que Trump revocó la autorización de acceso a información federal secreta al ex jefe de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés) John Brennan, siete ex directores de la agencia emitieron una carta pública en apoyo a su colega y condenando la decisión del Ejecutivo, provocando la interrogante una vez más de si esto podría marcar el inicio del fin de esta presidencia.

Trump justificó la acción al acusar a Brennan de usar su posición de ex alto oficial con acceso a información clasificada para hacer una serie de alegatos no fundados y escandalosos sobre esta administración. Pero tal vez la denuncia más peligrosa para el presidente fue la del almirante retirado William McRaven, quien fue jefe del Comando de Operaciones Especiales de Estados Unidos entre 2011 y 2014 y quien supervisó la operación que mató a Osama bin Laden. El mismo desafió al mandatario: Consideraría un honor si usted revocara mi autorización de seguridad también, para que yo pueda agregar mi nombre a la lista de hombres y mujeres que se han expresado en contra de su presidencia.

McRaven continuó con su condena a Trump: A través de sus acciones usted nos ha avergonzado en los ojos de nuestros hijos, nos ha humillado en el escenario mundial y, peor que todo, nos ha dividido como nación. Si usted piensa por un momento que sus tácticas de la era McCarthy suprimirán las voces críticas usted está tristemente equivocado.

Pero Trump y su Casa Blanca no han reconocido las protestas y redoblaron las amenazas dejando saber que están evaluando revocar las autorizaciones de seguridad contra otros ex altos funcionarios que se han atrevido a criticar a su gobierno. Sin lugar a dudas, la frivolidad hostil del mandatario norteamericano, la podemos encontrar en cualquier frente. ¿No lo cree Usted?

 


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com