Linea Directa


LA PALABRA INVITADA

 

 

LOS CRUELES ESTERTORES DEL NEOLIBERALISMO

1a parte

Por Víctor Manuel Barceló R. (LD 30-07-18)  

En Latinoamérica y el Caribe se debaten, nuevamente, las tesis del progresismo, ante la presión que muchos de sus gobiernos afrontan por parte de los interesados en mantener el status quo que permita continuar la explotación de los recursos naturales y humanos, en esta nueva etapa del extractivismo globalizador, que condena a pueblos y comunidades a vivir en la pobreza y miseria –con salarios de hambre pagados por quienes se llevan la riqueza del suelo y subsuelo-. 

Apenas si el triunfo de Andrés Manuel López Obrador en México, tras décadas de lucha social que fue fortaleciendo su figura hasta recibir el más aplastante apoyo social, concita a entender que el progresismo –o como se le quiera llamar- está vigente, con las modalidades que está asumiendo en la etapa previa a la toma del poder por AMLO, en que continúa la beligerancia de quienes no quieren perder los enormes privilegios obtenidos, a contrapelo de los intereses sociales, cuyo planteamiento de normas permitirá recuperar recursos para avanzar en el cumplimiento de los compromisos contraídos durante la campaña electoral, en que por más de tres meses se repitieron a lo largo y ancho del territorio nacional.  

Ello parece no ser muy claro en los países de la Región, los que estrenaron gobiernos o mantienen a grupos que se hicieron del poder con mil mañas. Veamos algunos casos: Paraguay, aquí Mario Abdo Benítez, quien asumirá la presidencia en agosto próximo, utilizó como eslogan en su campaña proselitista: “Marito de la gente”, sin embargo pertenece al tradicional partido colorado que tiene 90 años en  el poder, siempre bajo la férula de E.U. Ahora iniciará un gobierno con fracturas internas públicas y evidentes, lo que le resta legitimidad al gobernador entrante. Su tarea previa será resolver el escenario político inestable, puerta para que fuerzas de la oposición y movimientos sociales, pretendan cambios al modelo de desarrollo, lo que no está en la ruta de Abdo, quien mantendrá la ruta productiva extractivista, neoliberal, incluso reforzada.  

En la práctica, el conflicto está “en el grado de participación que tendrán ciertos sectores económicos aliados a los grupos políticos, en este marco se debe tener en cuenta que en ciertos momentos para asegurar la manutención del modelo, las crisis intra partidarias se dejan de lado para asegurar una alianza de clases, que por supuesto involucra a otros partidos más que sólo al partido colorado”. Ver: Abel Irala en https://www.alainet.org/es/articulo/194242  

En Guatemala, URGN, WINAG, CONVERGENCIA (antes ANN), mediante sus “pertinaces” representantes, avasallan curules e instancias estatales desde hace dos décadas. La presencia de diputados de tales partidos en el Congreso, concibió en el orden internacional que el “Estado criollo” (post conflicto) era democrático. Con la criminalización y eliminación física de defensores comunitarios de derechos, tal apariencia desaparece. 

Los diputados “de izquierda” jamás impugnaron públicamente las corruptas privatizaciones en el arruinado país. Ante crecientes demandas populares de nacionalización de servicios repiten: “El asunto de la privatización ya debatimos en los años noventa. No se puede nacionalizar. No se debate más”. Lo más terrible para los arrasados territorios del país fue que suscribieron y apoyaron leyes criminales como: ocupación de predios campesinos por antenas de telefonía y, ante resistencia: ¡cárcel!

Gracias a estos y otros diputados, cada niño guatemalteco nace con una deuda pública de más de 1,300 dólares. Respaldaron públicamente los gobiernos más sanguinarios y corruptos del país: Otto Pérez Molina, Arzú (incluso los revolucos lloraron en la tumba de éste “su verdugo”). Todas las leyes para entregar  territorios del país a empresas transnacionales, fueron aprobadas con apoyo o  silencio de estos “diputados de izquierda”. ¡Jamás se les ve en las calles organizando u acompañando protestas sociales antineoliberales! 

Cuando el ex Comandante Pablo Monzanto cambió de nombre a su partido, por CONVERGENCIA, sectores indígenas votaron por sus candidatos, mismos que desde su bancada, fortalecieron al insignificante partido de ex militares (FCN-Nación), hasta convertirlo en el partido oficial más inamovible. Tampoco a estos diputados se les ve en carreteras o plazas protestando contra el sangriento saqueo del país. Los Acuerdos de Paz y la cooperación financiera internacional (para implementarlos) hizo que “la vanguardia revolucionaria (comandancias) dejase tirada en los territorios a los ex combatientes de rango medio y bajo”. 

“Hermanados en la pobreza, con atmósfera a traición, ex guerrilleros, ex patrulleros de auto defensa (PAC), ex soldados del Ejército, se encontraron con sus hermanos indígenas y campesinos en los mismos territorios. Se reconocieron. Y sin mayor rencor. Se articularon en procesos de resistencias territoriales ante el saqueo neoliberal” expandiendo geográfica e ideológicamente el Comité de Desarrollo Campesino (CODECA), convirtiéndole en la alternativa ideológica que sí desafía a la hegemonía neoliberal. Maneja propuestas de nacionalización de “bienes-Estado Plurinacional, y acciones colectivas de resistencia de facto”. Por eso, se criminaliza y asesina a sus integrantes.

CODECA avanza en un instrumento político (Movimiento para la Liberación de los Pueblos MLP). “Único e inédito, en su proceso, en la bicentenaria historia de Guatemala”. Indígenas y campesinos no habían creado, desde sus comunidades, una organización política propia. El objetivo de MLP es: Nacionalizar todos los servicios y bienes privatizados en el país –mediante revisión de contratos de concesión-, y construir el Estado Plurinacional mediante un inédito proceso de Asamblea Constituyente Popular y Plurinacional. “MLP ya practica democracia participativa-comunitaria”. Ollantay Itzamná es Defensor latinoamericano de los Derechos de la Madre Tierra y Derechos Humanos. https://ollantayitzamna.wordpress.com/    

Nicaragua es un caso singular. El 19 de julio miles de personas conmemoraron, en Managua, el 39º aniversario del triunfo de la revolución sandinista, con un “se queda, mi comandante, se queda”, aunque duela la represión contra las protestas, del gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo, que en tres meses dejaron alrededor de 350 muertos. Con banderas, gorras y pañuelos, la plaza La Fe se tiñó de rojo y negro -colores de la bandera del (FSLN)-. "Aunque te duela, Daniel se queda", cantaban.. La revolución sandinista, triunfó el 19 de julio de 1979, terminando con la dictadura de la dinastía Somoza. 

“En su momento, Ortega supo ser héroe de verdad. Pero hoy, su tragedia cierra con la de muchos procesos antimperialistas de los países semicoloniales (Irak, Siria, Libia), en los que las contradicciones, lejos de dirimirse entre malos y buenos, conllevan alianzas entre buenos y no tan malos, junto con malos y no tan buenos”, señala el analista argentino-mexicano José Steinsleger, quien participó de la gesta sandinista. Ver: http://www.resumenlatinoamericano.org/2018/07/20/carta-de-amor-a-nicaragua/  

“Una historia en la que el pueblo de Nicaragua derrotó tres intervenciones militares de los yanquis, y que los Ortega-Murillo han deshonrado, destiñendo la bandera rojinegra en rosa y gris, y optando por asociarse con miserables como Arnoldo Alemán y Enrique Bolaños, ex presidentes que los antecedieron en el cargo”. Ahora enfrentan una profunda crisis -estalló el 17 de abril- tras ajuste económico y fallida reforma al seguro social. Las protestas que se fueron hilvanando en buena parte del país, en los últimos tres meses dejan más de 350 muertos, según organizaciones civiles. Junto a las protestas crece intensa campaña de terrorismo mediático – de los medios hegemónicos en todo el continente– con algunas verdades y muchas mentiras (fake news) sobre la realidad y con la mano metida del imperio, a través de la OEA.

Lo cierto es que quisieron rebajar salarios, jubilaciones, aumentaron la edad jubilatoria y el pueblo explotó. “Lo único que se les ocurrió fue reprimir con parapoliciales y con la policía. El Ejército no interviene en esto porque se reserva en caso que el Gobierno caiga. Entonces aplica policía de choque contra los campesinos y los estudiantes”, señaló el analista internacional del diario mexicano La Jornada, Guillermo Almeyra. (Continuará) Ver: https://www.alainet.org/es/articulo/194240

 

Correo electrónico: v_barcelo@hotmail.com  Puebla

    


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com