Linea Directa


EDÉN POLÍTICO

 

ANDRÉS MANUEL, UN BUEN CAMPESINO DE LA POLÍTICA

Por Pedro Lara Hernández (LD  30-07-18) 

plh2853@gmail.com

 

La función de la educación es enseñar a pensar

intensamente y críticamente.

Inteligencia más carácter,

esa es la meta de la verdadera educación.

Martín Luther King. Luchador social estadounidense.

 

Desde hace muchos años los mexicanos hemos tenido la esperanza de que las personas que llegan al gobierno hagan las cosas distintas a como lo han venido haciendo los últimos gobiernos. Paradójicamente, los niveles de los malos índices de gobierno han aumentado en vez de disminuir y esto ha hecho que crezca la inconformidad  y el hartazgo social que tiene la población por el pésimo trabajo realizado por los gobernantes.

 

Sin duda esta fue una de las causas que provocó que la población votara masivamente a favor del partido Morena y su fuerte candidato presidencial, y estos hayan arrasado en todo el país en el pasado proceso electoral.

 

Ahora toca a esta nueva camada de gobernantes trabajar muy fuerte para hacer un buen papel como gobierno. No es tarea fácil de lograr, porque los que se están yendo tuvieron tiempo para blindar lo más posible todo para que las garras de la justicia no pudieran quitarles las grandes fortunas que acumularon durante una gestión caracterizada por servir a los grandes monopolios nacionales y extranjeros, desde luego, llevándose su buena tajada en la bolsa. Una actitud totalmente antimexicana y antipatriótica.

 

Si enlistáramos todos los actos de corrupción que se descubrieron durante el presente sexenio, sería una lista larga y alarmante. Pero lo que es sorprendente es que de los miles de corruptos evidenciados, hay pocos pagando una condena por sus perversos actos de robo a la nación. El pueblo espera que esto se corrija desde el primer día de mandato del nuevo gobierno.

 

Muchos opinamos que el asunto de la corrupción, como varios males sociales,  tiene mucho que ver con la educación del pueblo. Los ciudadanos mexicanos que han viajado por varios países del mundo han aprendido muy bien que el comportamiento de los ciudadanos en otros países del mundo es distinto por sus altos niveles de educación. Son ciudades cuyos habitantes se comportan civilizadamente.

 

Por eso el ámbito de la educación debe tener una prioridad máxima y esencial en el próximo gobierno. López Obrador y su gobierno deben sembrar la valiosa semilla para que nuevas generaciones de mexicanos puedan cambiar el destino de nuestra patria. Hacer más ciudadanos, dijera González Pedrero, para que nuestro país sea cada día más democrático, más educado. Es decir, un país de ciudadanos y no de un solo hombre o un solo grupo.

 

Llego la hora de sembrar buena semilla en todos los ámbitos del gobierno mexicano. El gobernante que tenga la visión de invertir en educación, ciencia y tecnología pasará a la historia como un buen campesino de la política.

 

No me cansare de repetir la mejor frase que conozco de Nelson Mandela: La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo.

 

Durante el gobierno de Andrés Manuel López Obrador tendrán la oportunidad de realizar una gran jornada nacional para educar al pueblo de México, de lo contrario, seguiremos construyendo, cada seis años, castillos en el aire, que la mínima brisa tirará. Los tres niveles de gobierno, autoridades educativas, profesores, padres de familia y alumnos, deberán estar convencidos de que en la unión de sus esfuerzos y en sus manos está la construcción de un mejor México para todos.   

 


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com