Linea Directa


UNA VOZ DE ALTURA

 

 

VISITA DE CORTESÍA

Por Alejandro Díaz Camacho (LD 16-07-18)

E-mail:  adiazcam@gmail.com

El interés del gobierno estadounidense por reunirse con los futuros titulares del Ejecutivo mexicano, incluso antes de que el virtual presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, reciba la constancia oficial de su triunfo en las elecciones del primero de julio, deja patente que desde ahora México se encamina a retomar su importancia en el escenario internacional. La visita de cortesía de funcionarios de alto nivel, incluyendo a Michael Pompeo, secretario de Estado; Steven Mnuchin, secretario del Tesoro; Kirstjen Nielsen, titular del Departamento de Seguridad Nacional, y Jared Kushner, yerno del presidente Trump y asesor de la Casa Blanca, muestra la inmediata revaluación de México gracias a la inminencia de un gobierno fuerte, plenamente legitimado por la contundencia de su triunfo en las urnas.  

En efecto, nuestros vecinos del norte saben que el gobierno entrante no requerirá la anuencia ni la validación de actores externos para afianzarse, indeseable escenario al que se vieron expuestas las dos pasadas administraciones federales debido a las cuestionables condiciones en que se desarrollaron los comicios de 2006 y 2012. En el equipo del Mesías tabasqueño creen que por conducto del secretario de Estado Pompeo, el gobierno de Trump quiere buscar una relación cordial y que encontremos entendimiento en las principales materias de la relación bilateral. “Además de que respetan el resultado de la elección, están en disposición de analizar las propuestas que el presidente electo les entregó”. Esperamos que no se equivoquen en sus prematuras apreciaciones.

A reserva de lo que ocurra en las semanas por venir, el gesto diplomático de la nación vecina del norte constituye una oportunidad para subsanar un largo historial de atropellos y malentendidos, de manera que sea posible avanzar hacia la construcción de un trato nuevo, basado en el respeto mutuo, la colaboración en los temas de interés común, la reciprocidad y la simetría. En este proceso de nuevos entendimientos, no debemos caer en la ingenuidad, pues el inquilino de la Casa Blanca ha demostrado sobradamente su falta de voluntad –o acaso de capacidad– para tratar con respeto incluso a sus aliados más importantes y poderosos, pero hay que tomar la mano tendida y construir a partir de la generosidad, sin concesiones en la irrestricta defensa de la soberanía y los intereses legítimos de la nación. 

Desde que bajó del avión, Pompeo disfrazado de diplomacia, dejó claro en Twitter la disposición de su gobierno para el primer acercamiento con el próximo mandatario de México. Sin desentonar, “les damos la bienvenida y ustedes tienen la palabra”, así marcó el ganador de la contienda presidencial el inicio de la reunión de alrededor de 50 minutos. Posteriormente, Marcelo Ebrard futuro canciller, calificó la reunión de excelente, aunque acotó que no abordaron temas como el tráfico de armas, la construcción del muro fronterizo ni la separación de niños migrantes de sus familias, porque serán abordados en otra ocasión.

El diálogo entre López Obrador y Pompeo, se desarrolló de manera cálida y constructiva. El ganador de la elección presidencial entregó una propuesta de entendimiento que se basa en el desarrollo y el respeto mutuos para trabajar cuatro temas de manera bilateral, comercio y renegociación del TLCAN; la perspectiva de desarrollo de México para combatir la migración por pobreza e inseguridad; la inclusión de Centroamérica en los planes de desarrollo y diálogo en materia de seguridad. “Es una propuesta, una base de entendimiento. Ahora estaremos a la expectativa de la respuesta del presidente Donald Trump”.

Uno de los principales puntos es el desarrollo de México, con el propósito de que la migración hacia el país vecino no se dé por motivos de inseguridad, pobreza ni por falta de empleo. Además, la propuesta del futuro presidente de México, es incluir a los países centroamericanos en un esfuerzo conjunto de desarrollo, la creación de empleos y el bienestar con el fin de que la gente no tenga necesidad de emigrar. Eso es lo que más nos importa y en lo que más vamos a insistir. La protección de los migrantes es un principio básico para nosotros, subrayó Ebrard.

En un balance de su visita de auscultación, Mike Pompeo destacó a México como un aliado clave para Estados Unidos, por lo que dijo seguirá trabajando en mejorar la relación comercial con un tratado de libre comercio moderno que beneficie a ambos países y Canadá. También señaló que buscarán garantizar la seguridad a lo largo de la frontera, pero siempre protegiendo la soberanía de EU y proteger a sus comunidades. Para ello, añadió, se debe responder al peligro que representan  los cárteles trasnacionales que generan violencia en ambos países. Pompeo reconoció que la demanda de drogas es responsabilidad de Estados Unidos y se trata de un problema que afecta a ambas naciones.

Como en toda visita de cortesía se tuvo un final feliz, Mike Pompeo cerró su visita a México señalando que estos encuentros ratifican que “ambas somos naciones aliadas, socias y amigas”. Ebrard dijo: Fue un diálogo bastante franco, respetuoso y cordial. Creo que fue una primera conversación exitosa. Diría que podríamos tener un optimismo razonable de que México va a encontrar bases de entendimiento para, en los próximos años, tener una mejor relación con Estados Unidos.

En su libro 2018, La Salida, López Obrador señala: “La misión será convencer y persuadir a las autoridades del vecino país de que, por el bien de las dos naciones, es más eficaz y más humano, aplicar una política de cooperación para el desarrollo que privilegiar, como sucede actualmente, la cooperación policiaca y militar”. A ver si es cierto y si Trump le corresponde. 

 


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com