Linea Directa


UNA VOZ DE ALTURA

 

 

NUEVA NARRATIVA

Por Alejandro Díaz Camacho (LD 08-05-18)

E-mail:  adiazcam@gmail.com

 

Mientras la oposición al candidato de “Juntos haremos historia”, no logre sobreponerse a la idea de que el tabasqueño Andrés Manuel López Obrador (AMLO) puede ganar ampliamente en las elecciones, le será imposible construir un polo de oposición a su candidatura que al mismo tiempo sea competitivo y que pueda intentar derrotarlo en las urnas. Parecía que las intenciones del voto pulularían entre el antipriísmo o el antiobradorismo, ahora parece claro que el primero cada vez conquista nuevos adeptos. En síntesis, para bien o para mal, se busca y se quiere un cambio de régimen. 

En qué consiste ese mentado cambio de régimen. Para el Frente significa gobierno de coalición y mayor protagonismo del Congreso. Para Morena consiste en librar al Estado del secuestro por los poderes fácticos. La frase exacta de AMLO en la mesa de debate de Tercer grado fue separar el poder económico del poder político, para ello, los cambios que se requieren tienen que ver con el combate a la corrupción y desde luego, con otra estrategia de seguridad pública, porque la existente ha fracasado estrepitosamente. Hay temas acuciantes de cambio como el de la educación, adecuada atención al campo, de una política que efectivamente combata la desigualdad y la pobreza, de un amplio programa de infraestructura y de una política integral y audaz en ciencia y tecnología; sólo por mencionar algunos.

La narrativa de estas elecciones es un sentimiento de desamparo que lleva o a la desesperanza o a la rabia. La gente se siente abandonada por el gobierno. El abandono puede ilustrarse en la carencia de efectiva protección social, de acceso a educación adecuada, de ausencia de mecanismos de impulso productivo y social a la juventud, de falta de mecanismos seguros para navegar en la vida en condiciones de discapacidades o para la tercera edad. En el trasfondo de todo ello, están las terribles condiciones de inseguridad que predominan en el país. Las noticias e imágenes cotidianas, son la realidad de madres, padres, hijos y amigos buscando en los cementerios entre restos de huesos humanos aquellos que podrían corresponder a sus seres queridos. Además de dolorosas, son prueba macabra de la ausencia de Estado, pero también llamado urgente a todos los ciudadanos a actuar. Aquí está el primer eje de una narrativa necesaria para reconstruir al país.

Segundo eje: La crisis del Estado. De 2000 a 2017 se han desarrollado varios procesos que afectan la manera en que se desarrollarán las elecciones en 2018. En primer lugar, la debilidad institucional de los gobiernos, en parte producto de la inercia, pero en gran parte resultado de políticas deliberadas. Al diablo con las instituciones no parece ser consigna de un partido o candidato, sino divisa de gobierno. En segundo lugar, hay una grave crisis de representación que comenzó a fines de los noventa, cuando el rechazo al formato corporativo no llevó al desarrollo de otras formas de intermediación. El papel de la intermediación política se fragmentó y se convirtió en negocio lucrativo de entes privados mucho más allá de las labores de cabildeo. La enorme proliferación de organismos no gubernamentales permite tener eficacia en temas específicos relacionados con los derechos humanos; pero no alcanza aún a cuajar una oferta política convergente.

La nueva narrativa debe ser pensada en un contexto en que resalta la fragmentación social, política y electoral, como rasgo definitorio que transporta un alto grado de ingobernabilidad en los ámbitos nacional, estatal y municipal. Los tres temas centrales: la inseguridad, la corrupción y la impunidad están interconectados, y conducen a una pregunta que fuera de los debates, no deja de ser estratégica: ¿cómo gobernar en una nación fragmentada?

 


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com