Linea Directa


UNA VOZ DE ALTURA

 

 

YA NI MODO...

Por Alejandro Díaz Camacho (LD 09-04-18)

E-mail:  adiazcam@gmail.com

 

Miguel Ángel Mancera Espinosa, candil de la calle, obscuridad de su casa, dejó el cargo capitalino y en su agenda quedaron pendientes la evaluación de dos factores: la atención a los problemas derivados del sismo del pasado 19 de septiembre (la reconstrucción) y el alto índice de inseguridad, servicios, infraestructura y corrupción que vivimos los capitalinos. Su objetivo explícito al abandonar el cargo, es impedir que Morena gane la gubernatura capitalina y que Andrés Manuel López Obrador (AMLO) obtenga una gran cantidad de votos y de cargos públicos. Pero su obsesión real se llama Marcelo Ebrard, pues ante la repelencia extrema que hay entre ellos, los manceristas suponen que se convertiría en persecución política y judicial si el tal Marcelo recupera poder, de la mano de AMLO. 

A pesar de los discursos oficiales llenos de optimismo, los damnificados por el temblor no merecían que el gobernante dejara su cargo, sin resolver sus problemas y demandas, menos si el propósito fuera irse a las campañas electorales. Pero el huidizo Mancera prefirió ponerse el traje de faena y entrar al golpeteo electoral para evitar, en todo cuanto le sea posible, el regreso de Ebrard al poder, y el cumplimiento de venganzas políticas previsibles que por ahora parece que viajan en primera clase y no precisamente de las inexistentes en cualquier paupérrimo transporte público.

Sin certificación notariada en el código político, López Obrador dio la bienvenida al seno morenista a René Fujiwara, nieto de Elba Esther Gordillo, dando con con ello, legitimidad y luz verde al trabajo que realiza a su favor la profesora desde su cárcel domiciliaria, mediante las Redes Sociales Progresistas (Redesop). Al recibir tan de buen grado al nieto, AMLO aceptó, sin mayores claves ni encubrimiento, el trabajo político de la abuela en favor de la campaña morenista y sus coaliciones. Desde luego, no estoy ni puedo estar de acuerdo con las coaliciones que capitanea Morena, dada su alianza con el PES (Partido Encuentro Social), donde exfutbolistas convertidos en presidentes municipales que nunca debieron serlo están considerados para participar en encuestas definitorias para gobernar un estado de la República. Es probable, que el PES se alió con Morena para acoplarse, oportunistamente, con los posibles ganadores y obtener a cambio algunos cargos electorales que aislado no conseguiría ni con la bendición de sus pastores cristianos. También es probable que Morena aceptara la coalición con el PES porque, aunque pocos, le aportará votos que, según la experiencia de 2006, le hubieran beneficiado entonces para demostrar más claramente su triunfo sobre Calderón.

Argumentar que Morena es un partido amplio y plural, donde caben todas las personas de buena voluntad (cualquier cosa que esto signifique), es una verdad a medias o una manera de justificar la alianza con dios y con el diablo. Si Morena pretendió desde su origen ser un movimiento y luego un partido de centro-izquierda, la derecha y la ultraderecha no deberían de tener cabida. Ni modo, como muchos, coincido en la necesidad de ciertos cambios sustanciales que el país necesita, aunque dichos cambios no sean verdaderamente radicales. No quisiera para México más de lo mismo, que tan graves consecuencias ha traído a la mayoría de los mexicanos.

Entiendo que una cierta dosis de pragmatismo sea necesaria para acumular más votos y conservar o aumentar la distancia que en la actualidad los separa de los otros partidos y precandidatos contendientes por la Presidencia. Pero una cosa es que entienda ese pragmatismo y otra que éste, coincida con mi manera de ver a un partido que busca distinguirse de los demás por sus principios y su honestidad. Ya veremos.

 


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com