Linea Directa


UNA VOZ DE ALTURA

 

 

EN LO OSCURITO

Por Alejandro Díaz Camacho (LD 19-02-18)

E-mail:  adiazcam@gmail.com

 

Hace 12 días, negociando en lo oscurito, se habló de una especie de intercambio entre el accidentado secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, y el indisciplinado gobernador de Chihuahua, Javier Corral Jurado: 900 millones de pesos serían entregados a las finanzas de esa entidad (luego de una retención injusta) a cambio del control del proceso al empresario coahuilense Alejandro Gutiérrez Gutiérrez, pieza clave en una historia judicialmente documentada, y sumamente explosiva de triangulación de fondos federales para campañas electorales priístas que implica a Manlio Fabio Beltrones, Luis Videgaray y, de manera indirecta, al propio José Antonio Meade. 

Ante el singular trueque, la Secretaría de Hacienda del gobierno federal, depositó a la cuenta de la administración chihuahuense 450 millones de pesos, la mitad de lo prometido, programando la entrega del resto para el cinco de marzo. En contrapartida, un juzgado federal a cargo de Gerardo Moreno García (el mismo que lleva el proceso contra el ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa), decidió asumir el manejo del expediente del priísta Gutiérrez, a quien indicativamente ya el gobierno de Corral Jurado había aceptado que fuera trasladado a un penal federal.

Aun cuando los enojos y ardores contra el intercambio fueron inmediatos, Navarrete y Corral anunciaban tan sugerente acuerdo (con el gobernador norteño revisando de manera ostentosa que el titular de Bucareli estuviese leyendo puntualmente los arreglos a que habían llegado). Se pretendía restregar a los desconfiados el texto formal firmado por los dos personajes, en especial el quinto párrafo, que asentaba: En el caso del procesado Alejandro Gutiérrez Gutiérrez, quien se encuentra recluido en el Centro Penitenciario Estatal, el gobierno de Chihuahua en apego a su compromiso permanente con la transparencia, manifiesta su disposición para que el señor Gutiérrez sea trasladado al Centro Federal de Readaptación Social número nueve, ubicado en Ciudad Juárez, Chihuahua, estando sujeto a proceso por el juez de su causa.

Palabras al aire, ahora la causa será federal, y no hubo celeridad ni contundencia en el proceso de solicitar órdenes de aprehensión, para fines de extradición, contra el ex gobernador priísta César Duarte Jáquez: en El Paso, Texas, donde se asegura que tiene domicilios el mencionado ex mandatario, ni siquiera hay notificación alguna a los jefes policíacos para que busquen al político mexicano. Mientras tanto, el secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, ha estado muy activo negociando en Washington lo conducente para que en las próximas semanas ocurra un encuentro entre los presidentes Donald Trump y Enrique Peña Nieto.

¿Cuáles serían los temas y los probables acuerdos entre el grosero y expansivo ocupante de la Casa Blanca y el mexiquense que este año deja el poder, todo a pocos meses de que se realicen en México elecciones presidenciales que se prevén altamente reñidas y conflictivas? Según la cancillería mexicana ese encuentro bilateral se daría para revisar los avances de sus equipos de trabajo y tratar temas pendientes en la relación México- Estados Unidos. Como en lo oscurito el gobierno mexicano no puntualiza absolutamente nada respecto a ese encuentro que desde ahora se encuentra bajo sospecha fundada de tener en la agenda los comicios del primero de julio, lo único que podemos suponer es que se trata de un intercambio más y poco fundamentado.

También en lo oscurito y a diferencia de lo que han hecho otros políticos opositores al priísmo, que han fincado buena parte de sus campañas electorales en la promesa sonora de llevar a la cárcel a sus antecesores, Andrés Manuel López Obrador dio continuidad a su polémica tesis de la amnistía anticipada a lo que él ha llamado la mafia del poder.

Miguel Cantón Zetina, director del diario Tabasco Hoy, le preguntó al candidato en campaña: Para unir al país y gobernar en armonía, ¿estaría dispuesto a perdonar y fumar la pipa de la paz con Carlos Salinas y Enrique Peña, entre otros políticos, incluyendo a algunos empresarios? López Obrador contestó con firmeza y seguridad: Sí. No es mi fuerte la venganza. Lo que importa es sacar adelante a México, eso es lo más importante, y pensar hacia adelante. No odio. No podría vivir con odios, soy muy feliz. Yo no odio a nadie y vamos a poder entendernos con todos con las nuevas reglas. Con un candidato así, qué más podemos pedir, volvió la luz, la mesa ya está servida, buen provecho.

 

 


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com