Linea Directa


UNA VOZ DE ALTURA

 

 

EL TAPADO INCOMODO.

Por Alejandro Díaz Camacho (LD 27-11-17)

E-mail:  adiazcam@gmail.com

  

Nada es verdad ni es mentira, todo es según el cristal con que se mira. Lo único cierto es que el proceso del tapadísimo siempre ha sido propicio para historietas de engaños, falsedades y retorcimientos. El historiador Óscar G. Chávez, por ejemplo, escribió en 2015 en La Jornada San Luis un texto sobre el alto refinamiento de Adolfo Ruiz Cortines en el proceso de designación del candidato priísta a la sucesión: Con una genialidad magistral supo provocar enfrentamientos entre los miembros de su gabinete; amante de las metáforas y los retruécanos del lenguaje, logró que las atenciones masivas se centraran en aquellos a los que hizo creer que eran, pero que nunca llegarían a serlo. A fin de cuentas, en aquel episodio el designado fue Adolfo López Mateos, por razones que sólo supo el dedo elector.

Los riesgos del destape por medio de los dedos electores traen graves consecuencias: recordados son los pasajes de aquellos que de inmediato se sintieron traicionados por los elegidos que se mostraron distintos a cómo eran o parecían ser mientras eran subordinados y esperaban la designación superior. Gustavo Díaz Ordaz estuvo tentado a retirar la candidatura al locuaz y extrovertido Luis Echeverría Álvarez que antes había sido introvertido y silencioso.

José López Portillo, ya como presidente, envió grotescamente a su amigo, el propio Echeverría a una embajada a las islas Fidji para mostrar a éste que ya no era quien mandaba. Luis Donaldo Colosio murió en circunstancias aún no esclarecidas, mientras trataba de zafarse de las redes de control que le imponía un Carlos Salinas de Gortari exploratorio de reelecciones no inmediatas. Ernesto Zedillo botó a Salinas a un virtual exilio, con el hermano incómodo y comisionista, Raúl, en la cárcel. De los presidentes panistas Fox y Calderón poco se sabe pero han de tener su historia.

Así que, ¿con quién se sentirá en menos riesgo Peña Nieto? ¿El poderío de la dupla Videgaray - Meade le acomoda para garantizar continuidad del equipo que le incluye o, por el contrario, le sería más funcional optar por una carta relegada (Osorio - Nuño), que pudiera sentirse agradecida al deberle todo al ex gobernador del estado de México? Según el cristal con el que miramos y sin despistes, el bueno será Meade como siempre se ha programado, todo lo demás ha sido un juego de apariencias ya que la respuesta se llevará todavía su tiempo, por las condiciones siguientes.

En la semana que transcurre, el presidente de la comisión nacional de procesos internos del PRI, Rubén Escajeda Jiménez y miembros de esa instancia dieron a conocer a los medios que el Comité Ejecutivo Nacional del PRI emitió la convocatoria a militantes y simpatizantes para la elección de su candidato a la Presidencia de la República. El proceso culminará el 18 de febrero, cuando la Convención Nacional de Delegados (desde ahora plenamente controlada por Peña) elija al candidato que participará por el tricolor en los comicios de 2018.

Un requisito no será fácil de librar: los interesados tendrán diez días para conseguir apoyos de la militancia, si ellos son militantes (Osorio, Nuño y Narro, por ejemplo) o simplemente presentar su solicitud si no son militantes (como Meade). Deberán presentar apoyos o firmas de 25 por ciento de consejeros políticos, tres firmas de los sectores y organizaciones del tricolor, o 10 por ciento del registro partidario, aproximadamente 650 mil firmas. O sea: la tienen tan difícil como los independientes. El tres de diciembre se dirá si hubo aspirantes que llenaron los requisitos y, de ser más de uno, iniciarán una inútil y maquillada precampaña interna. 

Para confundir más el escenario, el Presidente Peña Nieto señaló: “Yo creo que son muchos los servidores públicos, que tienen trayectoria, que tienen reconocimiento, que tienen méritos, y creo que dentro de ellos, el PRI, como lo ha hecho siempre, con un gran compromiso con México, habrá de seleccionar a quien tenga las mejores condiciones para la competencia que habrá de enfrentar”. Afirmó que quien sea el candidato priísta se elegirá como ocurre en el resto de los institutos políticos, de acuerdo con los tiempos establecidos por el Instituto Nacional Electoral.

Mientras tanto, Luis Videgaray aseguró que no destapó a Meade y en un tuit sostuvo: No hay que confundir eso con otra cosa. Las decisiones políticas se tomarán dónde deben tomarse. Entonces, ¿no es destape? ¿Qué trato habría dado, por ejemplo, al Secretario de Gobernación, su enemigo sexenal, de quien sólo habla pestes, entre ellas, el profundo rechazo y desagrado que, según él, Osorio Chong provoca en el círculo íntimo de Trump, el salvaje de la Casa Blanca en Washington.

Con el tapado incómodo, Videgaray, midió mal los tiempos, exageró la lectura de la carta de navegación de su buen amigo José Antonio Meade Kuribreña y obligó a Peña Nieto a tirar lastre para evitar el inevitable hundimiento de su barcaza el próximo año electoral.

 


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com