Linea Directa


UNA VOZ DE ALTURA

 

 

EN QUIÉN PODEMOS CONFIAR...

Por Alejandro Díaz Camacho (LD 09-10-17)

E-mail:  adiazcam@gmail.com

  

Implementar la ayuda humanitaria y financiera a la población afectada en 86 de los 122 municipios chiapanecos, otros tantos de Oaxaca, Puebla, Veracruz, Morelos y Delegaciones de Ciudad de México, no es nada fácil y se requiere tener confianza en alguien o en algo tangible, no bastan las tantas visitas del presidente Peña Nieto, de los gobernadores de las entidades afectadas, del Jefe de Gobierno, de funcionarios menores  y de políticos oportunistas que prometen la ayuda y la esperanza de recuperar lo perdido, pero después de la foto de rigor, no explican ni cuando, ni como, ni dónde. 

Los primeros en desconfiar son los mismos damnificados, saben que a pesar de que la Secretaria de Gobernación, a través de la Coordinación Nacional de Protección Civil, activó los recursos del Fondo de Desastres Naturales (Fonden)  que cuenta con los recursos necesarios para atender la emergencia e iniciar la fase de reconstrucción sin alguna presión para las finanzas públicas pero también saben que la Secretaría de Hacienda aclaró que una vez cuantificados los daños (no se sabe cuándo) se dará paso a la reconstrucción de las zonas afectadas por el terremoto y, en Veracruz por el paso del huracán Katia, para que las comunidades y sus habitantes vuelvan a la normalidad en el menor tiempo posible. ¿A quién creerle? 

En Chiapas, Oaxaca, Puebla, Morelos, Veracruz y en la ciudad de México, no se tiene certeza ni claridad en cómo ni cuándo se aplicarán los recursos del Fonden por los daños ocasionados por los sismos y ciclones. En Ciudad de México, autoridades de las distintas delegaciones políticas que resultaron afectadas por el sismo del 19 de septiembre realizaron y entregaron a marchas forzadas el registro de viviendas e inmuebles dañados desconocen los procedimientos. A simple vista da la impresión de que se genera un engaño inducido e irreparable. 

Las autoridades delegacionales explicaron que el registro de las viviendas con afectaciones forma parte de las Acciones Prioritarias Inmediatas (Apis), que incluyen otras necesidades como demolición y retiro de cascajo, que pareciera una cuestión menor pero en el caso de edificios puede significar la erogación de millones de pesos. Después de la entrega de las Apis, que en este caso se presentaron a la Secretaría de Gobierno, se abre un periodo de 30 días para llevar a cabo las acciones para la restauración, pero en esta etapa aún no hay claridad. 

Irresponsablemente, las demarcaciones contaron con sólo siete días para integrar domicilios con sus respectivas coordenadas geo posicionadas y que deberán ser validados por la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), tiempo record para entregar el apoyo para la reconstrucción en caso de resultar procedente. ‘‘Habían dicho que sólo en zonas marginadas, según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, pero tampoco nos han explicado cómo va funcionar’’. 

En Iztapalapa, donde se reportaron 12 mil 500 viviendas dañadas, se presentó una brigada de la dependencia que certificó dos casos en un día, pero ya no regresó, mientras que en el resto aún se está a la espera de información. Autoridades de la delegación Tláhuac, presentaron un registro de mil 115 viviendas que requieren de atención prioritaria, detallaron que de acuerdo con las reglas de operación del Fonden, el afectado debe acreditar la propiedad, lo que en esta demarcación implicaría un problema, porque muchos no tienen escrituras. Entonces, ¿en quién podemos confiar?

La delegación Xochimilco, a su vez, precisó que tiene un registro de 3 mil 700 domicilios distribuidos en 48 colonias, de los cuales 35 por ciento son del pueblo de San Gregorio Atlapulco, que se clasificaron con daños leves, de mediano y de alto riesgo, según los criterios técnicos del Fonden, pero aún tendrán que ser validados. Por si fuera poco, al menos 3 millones de pesos de ayuda para renta han sido cobrados por personas que no son damnificados del sismo del pasado 19 de septiembre, según cifras de la contraloría general del gobierno capitalino.

En quien podemos confiar si de los 18 mil 315 cheques por 3 mil pesos entregados hasta ayer a quienes perdieron su vivienda y no tienen dónde vivir, la dependencia ha verificado 4 mil 909 y ha encontrado irregularidades en mil nueve. El Instituto de Vivienda capitalino (Invi) es la instancia encargada de registrar el folio del formato llenado, para luego expedir el cheque por 3 mil pesos por vivienda afectada, por lo que la contraloría supervisará en todo momento el proceso de verificación y entrega de dicho apoyo.

Las anomalías más recurrentes tienen que ver con que en 761 casos los solicitantes registraron domicilios que no tienen daños, mientras que otros 199 reportaron inmuebles cuyas direcciones no existen. En menor grado se han dado casos en los que se duplicó la ayuda a 25 domicilios, mientras 12 cheques se entregaron a personas que registraron inmuebles que en realidad son utilizados como bodegas, mientras el mismo número reportó predios en construcción.

Esta situación, generó molestia entre los realmente afectados por lo que el gobierno capitalino decidió cambiar el esquema de entrega de cheques, por lo que ahora personal de la Secretaría de Gobierno es la encargada de buscar a los damnificados en albergues, campamentos o edificios reportados a Locatel, el 911 u otro medio. Para tal efecto se conformaron brigadas que realizan las visitas de lunes a viernes, y previa constancia que acredite la inhabitabilidad de la vivienda, se procede al llenado del formato que expide la Secretaría de Gobierno, instancia que valida los datos y los autoriza.

Al respecto, el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera Espinosa, reconoció que la inconformidad se debió a la falta de comunicación de las áreas encargadas de la entrega de esta ayuda, las cuales no informaron a las personas del cambio de procedimiento. Señaló que para el programa de créditos para la reconstrucción o reparación de vivienda, a través de la Sociedad Hipotecaria Federal, su administración aportará 800 millones de pesos, mientras que la Federación deberá aportar 266 millones para este rubro.

En cuanto al programa para la recuperación de pequeños negocios, informó que se han otorgado hasta el momento 157 microcréditos, que en total representan un millón 365 mil pesos, mientras que con el apoyo de Nacional Financiera se han otorgado 35 préstamos de hasta 3 millones, que en total representan 23 millones 595 mil pesos. Después de contabilizar tantos millones, la pregunta obligada es: ¿Dónde están y podemos confiar en usted Sr. Mancera? O solamente es una postura electoral.

 


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com