Linea Directa


LA PALABRA INVITADA

 

 

LA FILOSOFÍA, LA EDUCACIÓN Y EL RESCATE DE LOS VALORES.

12a Parte (Última)

Por Víctor Manuel Barceló R. (LD 09-10-17)  

La distancia en tiempo, existente entre los filósofos de las culturas antiguas que hemos recordado en estas notas, no marca diferencias entre el fondo de su pensamiento y sus rutas propuestas o ejercidas para la educación. Con enfoques entendibles por su trabajo en los contextos en que vivieron, en todos se dibujan criterios y acciones que tienden a impulsar, para la humanidad, la conformación de formas de vida dentro de los ámbitos de la libertad, la fraternidad y la felicidad colectivas. La educación es la vía para crear al ser humano libre que pregonaron e intentaron crear en su tiempo. 

Para nuestra Región las preocupaciones son las mismas: encontrar caminos a la felicidad de todos, en igualdad de circunstancias. Acá el empeño filosófico y educativo se concentra a mediados del siglo XX, en las teorías de la liberación y de la dependencia. Esta última emerge y se constituye en la década de los 60. Es un intento analítico y con propuestas, para esclarecer rasgos del desarrollo socioeconómico de la Región, que sienta plaza entre 1930-45 en casi todos los países que la integran. Es así porque desde el inicio de la década de los 30, las economías latinoamericanas, bajo el impacto de la crisis económica mundial iniciada en 1929, se encaminan a la industrialización -sustitución de productos industriales importados por producción nacional- resultado del extenso ciclo depresivo -dos guerras mundiales, crisis global de 1929 y tirantez por el proteccionismo y nacionalismo exacerbado-.  

El proceso industrializador se repone tras la 2ª Guerra Mundial, pero reconducido por la dominación estadounidense y el inicio de la integración de la economía mundial. E.U. utiliza el capital que llenó sus arcas para esparcirse en el Planeta, aprovechando o creando oportunidades de inversión en el ámbito industrial. Para ello impulsa el Fordismo como norma de producción y circulación, provocando una revolución científico-tecnológica en la década de los 40. Un nuevo ciclo “expansivo” de la economía, requería la propagación de tales particularidades económicas en el ámbito planetario. El capital transnacional asumió dicha tarea, partiendo de la vasta economía estadounidense, con apoyo de su poderoso Estado-nacional, que impulsó la creación de un sistema de instituciones internacionales y multilaterales, establecido en Bretton Woods (1944) con el aval de la O:N:U. Ver: https://es.wikipedia.org/wiki/Acuerdos_de_Bretton_Woods

La industrialización –a ritmo y condiciones específicas para cada país y subregión- se instala entre 1930-40 en nuestras naciones. Se trata de países dependientes o coloniales, que confiaron en mantener en la post guerra las mismas condiciones que permitieron su expansión industrial, pero que, bajo presiones financieras de los organismos creados en Breton Woods, terminaron concertando con la expansión del capital transnacional, actuando por mediación de las empresas trans y multinacionales establecidas entre 1940-60.  

Tal circunstancia lleva al cambio de paradigmas económicos. Los científicos sociales latinoamericanos y caribeños, apuntalados por otros, nacidos y educados en los imperios, entendieron al desarrollo y subdesarrollo como derivación histórica del desarrollo capitalista mundial, que tenía consecuencias a dos puntas y al mismo tiempo: desarrollo para los países dueños del capital y subdesarrollo para quienes serían meros receptores de ese capital y sus empresas. 

 

Tales condiciones, a la luz de los analistas regionales, llevaron a completar la teoría del desarrollo y subdesarrollo como resultado de la victoria sobre la dominación colonial, que lleva al “surgimiento” de burguesías locales, afanosas por definir su ruta de concurrencia en la expansión del capitalismo mundial. Así es como surge la Teoría de la Dependencia, en la 2ª mitad de la década de 1960 –en los claustros universitarios y en los organismos regionales como la CEPAL, con desarrollos teóricos de científicos sociales, según vimos. Ver: http://www.flacsoandes.edu.ec/sites/default/files/agora/files/1264090815.desarrollo_y

_dep_0.pdf   

 

La Teoría de la Dependencia significa un aliento crítico para interpretar y descifrar los inconvenientes y limitaciones de un desarrollo surgido en un momento histórico, poco propicio, ante una economía planetaria organizada bajo dominación de imponentes conjuntos económicos y potentes fuerzas imperialistas, si bien una porción de ellas vivían en crisis, que alentaba la esperanza de recorrer caminos propios de desarrollo a los países pobres y estimuló a los coloniales aún, a participar activamente en el encausamiento hacia su descolonización, propiciado y activado por la O.N.U. Ver: http://www.un.org/es/decolonization/questions_answers.shtml  

Los economistas suecos Magnus Blomströn y Bjorn Hettne se interesaron en el tema erigiéndose  en obligados historiadores de la teoría de la dependencia, a quienes conviene acudir para su profundización. Su libro más completo sobre el tema (Blomströn y Hettne, 1990, p. 15) afirma que hay un "conflicto de paradigmas" entre el modernizante y el enfoque de la dependencia. Identifican dos antecedentes inmediatos para el enfoque de la dependencia: a) Creación de tradición crítica al eurocentrismo sobrentendido en la teoría del desarrollo. Ver: https://es.scribd.com/document/233844540/La-Teoria-de-La-Dependencia  

Se deben adjuntar en este tema, las críticas nacionalistas al imperialismo euro estadounidense y a la economía neoclásica de Raúl Prebisch y de la CEPAL.

b) El debate latinoamericano acerca del subdesarrollo, cuyo 1er antecedente se da en la rivalidad entre marxismo clásico y neo marxismo, en que resaltan las figuras de Paul Baran y Paul Sweezy. Estos resumen en cuatro puntos las ideas centrales de la Teoría de la dependencia:

a) El subdesarrollo está conectado estrechamente al florecimiento de los países industrializados;

b) Desarrollo y subdesarrollo son aspectos diferentes del mismo proceso universal;

c) El subdesarrollo no puede ser considerado 1ª condición para un proceso evolucionista;

d) la dependencia no es sólo fenómeno externo, se manifiesta también bajo diferentes formas en la estructura interna (social, ideológica, educativa y política).

Blomströn y Hettne distinguen tres o cuatro corrientes en la escuela de la dependencia:

a) La crítica o autocrítica estructuralista, de los científicos sociales ligados a la CEPAL, que

descubren los límites de un proyecto de desarrollo nacional autónomo. En este grupo se colocan: Oswaldo Sunkel, los trabajos maduros de Celso Furtado, la obra final de Raúl Prebisch reunida en su libro El Capitalismo Periférico. Fernando Henrique Cardoso aparece esporádicamente como miembro de esta corriente y se identifica con la siguiente (tesis que miembros de esta corriente rechazan y con justa razón).

b) La corriente neomarxista, se basa fundamentalmente en los trabajos de Theotonio Dos Santos, Ruy Mauro Marini y Vania Bambirra, y otros investigadores del Centro de Estudios Socioeconómicos de la Universidad de Chile (CESO). André Gunder Frank aparece a veces como miembro del grupo, más su clara posición de negar vínculo teórico estrecho con el marxismo y su proposición de un esquema de expropiación internacional, más o menos estático, lo separan del enfoque dialéctico de los otros neo marxistas.

c) Cardoso y Faletto se colocarían en una corriente marxista, más ortodoxa por su admisión del papel positivo del desarrollo capitalista y la imposibilidad o inutilidad del socialismo para alcanzar el desarrollo.

d) G. Frank representaría la cristalización de la teoría de la dependencia, fuera de tradiciones marxistas ortodoxas o neo marxistas. Ver: file:///Users/victor/Downloads/133-442-1-PB.pdf  

La perspicacia y fidelidad del diseño histórico de Blomströn y Hettne es discutido en lo referente a su presentación del debate entre el pensamiento ortodoxo marxista y los neo marxistas. Esta última corriente muestra tonalidades que ellos no parecen reconocer. Pero eso es tema para otro momento.  

Podemos señalar que la teoría de la dependencia impacta en la educación, principalmente en los claustros universitarios y en la formación de los estudiantes a ese nivel, donde se discuten los diversos enfoques de esta teoría. En los 60s del S: XX una gran cantidad de jóvenes formados con esfuerzos latinoamericanos y caribeños, salen hacia los países llamados centrales, debido a la seducción que sobre ellos se ejerce en el movimiento “brain-drain”, de los años 60, aduciendo que en los países de desarrollo medio, su estructura educacional superior se vuelve inútil, ante el atraso de un desarrollo dependiente, subordinado, concentrador y excluyente.. De allí que los cuadros formados por estas Universidades van  a ser reclutados en los países ricos. Ver:http://www.investopedia.com/terms/b/brain_drain.asp  

Al lado de esas tendencias prosigue la penetración del capitalismo en las zonas rurales, expulsando más y más población hacia centros urbanos. La urbanización se vuelve metropolización y “favelización” esto es, marginalidad y exclusión social, que asume carácter étnico, lo que explica la fuerza de las reivindicaciones étnicas en los centros urbanos de la región, que difícilmente pueden ser atendidas por falta de recursos y una educación que considera teóricamente la reivindicación de los grupos originarios, pero en la práctica no ofrece la infraestructura correspondiente, ni los cuadros magisteriales formados para esos menesteres..

El abandono de una educación que forme a la niñez y juventud de modo integral, para que en libertad pueda cooperar al esfuerzo científico y tecnológico regional, tampoco se da en la Región -salvo casos excepcionales- llevando a la orfandad al sector de bienes de capital nacionalista, donde se agrupa la esencia del proceso de la revolución científico-técnica y la posibilidad de un desarrollo auto-sustentado. La diversidad en desarrollos que representa la industria de base y de su evolución con la robotización, no avanza y en ocasiones se rezaga, en países que ya habían logrado importante desarrollo.

El Estado, prisionero del capital financiero, asfixiado por una deuda pública en incremento exponencial, cuyo servicio no deja sitio para la inversión local, junto a la caída en las políticas sociales o su privatización -como ocurre con la salud y la educación- está cada vez más dominado por gobiernos extraños y empresas transnacionales quienes, al final, dictan las políticas que más convienen al fortalecimiento de sus intereses, en la vida toda de las naciones que sufren tales condiciones de existencia.

Por ello no es extraño que el conflicto con el profesorado en todos sus niveles, que provoca el gobierno en turno, sea una constante regional. Por otra parte, las políticas de bienestar dirigidas hacia los niveles de población marginada y a la prevención social, se vuelven insuficientes y solo se manejan como elementos para el logro de votantes, que seguirán apoyando a quienes se quedan con las porciones más grandes de los recursos, de toda índole, encausados a la población mayoritaria de las naciones que sufren de condiciones de vida desesperantes, por debajo de la línea de sobrevivencia. La ola neo-liberal solo viene sirviendo para crear multimillonarios en cada gobierno que toma el poder, incrementando los índices de corrupción, el entreguismo al extranjero y, por lo mismo, la desnacionalización de los países en que aún hay grupos que se esfuerzan por fortalecer su identidad nacional.

Vimos a los filósofos latinoamericanos que impulsan una educación de excelencia en que el educando adquiera las fortalezas para avanzar en busca de condiciones de vida independiente y conformadora de un proceso vital suficiente para la supervivencia en la paz y la concordia. Para ello, la teoría de la dependencia continúa siendo de gran actualidad. Más que nunca la problemática del subdesarrollo y del desarrollo, debiera analizarse como las dos puntas del proceso de evolución del sistema económico mundial. En él persiste la división entre un centro económico, tecnológico y cultural, junto a una periferia subordinada y dependiente. 

Todo indica que estamos listos para retomar el crecimiento económico, con nuevos bríos, en tanto el proceso educativo retome sus luces para alumbrar un futuro prometedor para los estudiantes, que ahora parecen caminar entre sombras de pobreza, desconfianza, inseguridad y desesperanza. Recuperémosles su posibilidad de mejor futuro. Ellos están preparados, lo muestran en múltiples situaciones –los sismos en México lo hicieron patente y en las luchas estudiantiles reivindicatorias de la Región se confirma- Nos toca avanzar hacia mejores condiciones de vida para nuestros pueblos y comunidades con una mayor participación social informada y creciente.

 

Correo electrónico: v_barcelo@hotmail.com  Puebla, Pue.

    


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com