Linea Directa


 

LA CORRUPCIÓN DESBORDADA

Por Gerardo Reyes Gómez (LD  19-06-2017)  

        

Odio comenzar un escrito con la frase en primera persona del singular pero, "se los dije". En éste mismo espacio hace ya algunas semanas, mencioné que "en estas últimas elecciones, ganaría por enésima vez, el PRI". 

También escribí porqué; que habría demasiados intereses en juego, ya que para el PRI era indispensable ganar en los comicios, y perder las elecciones significaría necesariamente, un cambio de modelo político, lo que no estaban dispuestos a permitir, los señores dirigentes del partido tricolor, dado que cambiar el modelo de país conllevaba la pérdida del ejercicio del poder, además de poner en riesgo las relaciones de los grupos que lo detentan. Mencioné que el actual régimen estaría dispuesto a todo, sin permitir el libre juego de la voluntad popular. 

De pronto se prendieron las luces rojas en las altas esferas del poder priísta porque había nacido un miedo descontrolado a que pudiera llegar a ejercer el poder político Andrés Manuel López Obrador, quien encabeza el nuevo partido "Morena". 

Apenas se dieron cuenta del crecimiento político, del que consideraron un monstruo, que amenazaba con arrebatarles la dirigencia política del país y que contaba con posibilidades reales, se dedicaron a diseñar el modelo para contrarrestar los peligrosos efectos que tanto temen.  

En primer lugar se dedicaron a nombrar a sus incondicionales en todas las instancias legales que deberían calificar y validar el desarrollo de los comicios, como el Tribunal Federal Electoral, lo que les permitió, reconocer solo a quienes ellos quisieron que ganaran. Esto es, eran jueces y parte del proceso. Esa era la principal garantía que les daría el poder. Fuera de ello no habría discusión alguna. Nadie, que ellos no quisieran, tendría la mínima posibilidad de ser reconocido como ganador. Con esa ventaja realmente no hubo sorpresas. Por ello, aunque la maestra Delfina Gómez Álvarez, en buena ley ganó las elecciones, nunca le fue reconocido su triunfo, debido a las marrullería y media en el conteo de los votos y, sobre todo en el gasto electoral de los recursos partidarios. 

Lo demás fue pan comido. Los tribunales electorales se hicieron como el Tío Lolo, y cualquier argumento que solicitaba equidad y justicia fue ignorado. La compra de votos se dio en la forma más descarada, así como las ingentes cantidades, de dinero para la campaña proselitista del tricolor rebasaron, con mucho, los límites permitidos hasta parecer ríos de dinero canalizado a ganar la elecciones para el priísmo, a como diera lugar. 

Lo más impresionante fue la postura de la Presidencia de la República que, ateniéndose a su dependencia, como es natural, se la jugó con el PRI, siguiendo las instrucciones del señor de Los Pinos, y así ya no había ni la mínima esperanza de equidad en el proceso electoral. 

Desde ahora se han sentado las bases de la próxima contienda. Les funcionó el modelito y están dispuestos a repetirlo en el 2018. 

Cuando un régimen, como el de Peña Nieto, no pudo, y ni siquiera lo intentó, resolver el caso insignia del malsano sexenio, nos referimos al crimen de estado de Ayotzinapa y, antes bien, intentó ocultarlo, lo que en realidad pasó, es que el régimen político mexicano encontró más útil y redituable hacerse socio del crimen organizado y así nació la nueva modalidad del poder. Ello conllevó a la creación del nuevo deporte nacional: matar periodistas, aunque con todas las intenciones de no encontrar nunca a los asesinos culpables. 

Así es que no le busquemos más. Por las buenas, nunca entregarán los regímenes priístas, al pueblo la democracia; habrá que buscar alternativas novedosas y efectivas, el horizonte está abierto. Tiene razón el historiador Dr. Lorenzo Meyer en sus prolegómenos de la "Distopía mexicana".  

El argumento más contundente de lo que acabamos de mencionar está en la conducta del ex presidente Vicente Fox Quezada, quien fue el primer agente al servicio del imperio estadounidense en llegar a la presidencia, porque nunca olvidaremos que él llegó de la empresa Coca Cola, directamente a Los Pinos, para convertirse en el representante de Washington en el sistema político mexicano. Por fortuna es el ex presidente más inútil que ahora, públicamente, ha retado a López Obrador y que se comprometió a acabar con él.

 


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com