Linea Directa


EDÉN POLÍTICO

 

NUBES NEGRAS EN LA CASA BLANCA

Por Pedro Lara Hernández (LD  15-05-17) 

 

“No se le puede impedir a los hombres y

mujeres del FBI hacer lo correcto”

Andrew McCabe. Director temporal del FBI.

 

“Espero que ustedes continúen viviendo con nuestros

valores y con la misión de proteger a la gente estadounidense y

manteniendo en alto el nombre de la Constitución”

James Comey. Ex director del FBI en carta dirigida a los agentes.

 

Los primeros 100 días de gobierno del nuevo presidente de los EU han sido complicados por la falta de experiencia en el oficio de gobernar del empresario metido a político.

 

Pero hay una sombra presente desde que inició su mandato, misma que adquiere cada día mayor intensidad y es el presunto apoyo que recibió de los rusos para obtener el triunfo electoral en la pasada elección presidencial.

 

El martes 9 de mayo este delicado tema adquirió mayor intensidad por la forma en que Trump renunció al señor James Comey, que era el Director General del FBI, institución que se encuentra investigando  la presunta ingerencia rusa en las elecciones de EU y si existió coordinación con la campaña de Trump.

 

James Comey fue nombrado director del FBI en septiembre de 2013 por el presidente Barack Obama y su mandato debía durar 10 años. Pero el martes pasado  el presidente Trump lo despidió a través de una carta, argumentando falta de confianza ante su pobre gestión en la investigación sobre los correos electrónicos de la ex candidata presidencial demócrata Hillary Clinton. Ella lo ha señalado como uno delos factores de su derrota. El diario británico The Independient recordó que durante la campaña cuando el funcionario insistió en investigar los correos oficiales que Hillary tenía en su cuenta personal, Trump admiró las “agallas” del destituido jefe de la agencia.

 

En la historia administrativa de Estados Unidos solo hay un precedente en la que el presidente cesa a un oficial que encabezaba una investigación contra la Casa Blanca: Richard Nixon ordenó el cese de Archibald Cox, el Fiscal Especial que estaba a cargo del caso conocido como Watergate, en octubre de 1973, orden que el procurador y el subprocurador general de ese tiempo rehusaron acatar y renunciaron. Tiempo después Nixon presentó su renuncia al cargo.

 

El actual director interino del FBI, Andrew McCabe, compareció el jueves 11 de mayo ante el Comité de Inteligencia del Senado que investiga la presunta injerencia rusa en las elecciones de noviembre pasado. Frente al Comité McCabe se comprometió a no informar a la Casa Blanca del curso de la investigación rusa que realiza el FBI, discrepó de las tesis de la Casa Blanca sobre la salida de su ex jefe, y se comprometió a  informar a los congresistas en caso de que el gobierno busque interferir en el caso. Este funcionario ha declarado lealtad a su ex jefe y es incómodo para Trump.

 

El Fiscal General del gobierno de Trump, Jeff Sessions ha estado en una situación delicada por ocultar contactos con altos cargos rusos cuando trabajaba para la campaña del ahora presidente. Es el autor de los informes que citó la Casa Blanca en un inicio como motivo para la destitución de James Comey.

 

Rod Rosenstein fue confirmado Fiscal General Adjunto el pasado 25 de abril. Es el máximo responsable de la investigación sobre la supuesta injerencia de Rusia en las elecciones luego de que su jefe, Jeff Sessions fuera desvinculado del caso. El martes pasado la Casa Blanca lo señaló como el autor del informe que llevó al presidente Trump destituir al Director General del FBI, con el argumento de que tuvo un mal manejo del escándalo de los correos electrónicos de Hillary Clinton, esto de acuerdo a algunos medios molestó al funcionario y amenazó con dejar el cargo.

 

El diario estadounidense The New York Times pidió el 11 de mayo en una carta abierta a Rod Rosenstein seguir su conciencia y nombrar un consejero independiente para investigar los nexos de la campaña de Trump con Rusia. Este diario, arremetió duramente contra el fiscal adjunto, culpándolo de ser “testigo o participante” de encubrir la verdadera razón por la que fue despedido Comey del FBI. Los líderes congresistas, republicano y demócrata, anunciaron el jueves que habían invitado a Rosenstein a que en un futuro próximo fuera la cámara a informar a los legisladores lo que realmente sucedió durante el proceso de destitución de Comey.

 

Ante la ola de cuestionamientos, el jueves 11 de mayo, Trump ofreció en una entrevista con NBC, una nueva versión de los hechos, diciendo: la decisión de despedir a Comey estaba tomada desde hace tiempo y los días de éste estaban contados fuera cual fuera la recomendación del Departamento de Justicia. Lo que contradecía lo señalado en la carta de destitución firmada por el mismo, en la que explicaba que había tomado la decisión en función de la recomendación de su fiscal general y del fiscal general adjunto. Además de afirmar, como lo hizo en la carta de despido de Comey, que no está siendo investigado. El actual Director del FBI, Andrew McCabe dejó claro que el FBI nunca revela a una persona si está siendo investigada.

 

El procurador de California, Xavier Becerra, se sumó este viernes a la demanda de 20 procuradores generales que exigen en una carta al viceministro de Justicia de Estados Unidos, Rod Rosenstein, la designación de un abogado especial independiente para investigar la supuesta injerencia de Rusia en los pasados comicios presidenciales, tras el despido del director Comey.

 

El viernes 12 Trump le echa más leña al fuego y aumenta la tensión política en su país al advertir a James Comey, ex director de la FBI que no haga revelaciones a la prensa sobre su confuso e insólito despido. El mensaje presidencial en Twitter es un claro llamado a Comey para que guarde silencio y alude a la posibilidad de que la Casa Blanca posee grabaciones sobre las conversaciones con el ex funcionario, las cuales podrían ser usadas si fuera necesario para sostener su versión de los hechos.

 

Este fin de semana, la organización Wikileaks ofreció una recompensa de 100 mil dólares para quien le entregue las supuestas cintas sobre las conversaciones entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el ex director de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), James Comey, luego de que el mandatario advirtió que no quería que éstas se filtraran a la prensa.

 

Nubes negras parecen envolver la Casa blanca ante cada nueva declaración, no sabemos cuál será el destino político del señor Trump, pero de que algo huele mal en Dinamarca, no hay la menor duda. 

 

 


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com