Linea Directa


UNA VOZ DE ALTURA

 

 

PRESIDENTE EN LO OSCURITO

Por Alejandro Díaz Camacho (LD  21-11-16)

E-mail:  adiazcam@gmail.com

    

Como si fueran niños que ocultan sus travesuras realizadas contra la Patria, Enrique Peña Nieto y Felipe Calderón Hinojoza, se reunieron secretamente en las instalaciones del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM). En esa ocasión tenebrosa, los dos sellaron su pacto de impunidad y complicidad transexenal. El Presidente en turno, que además de moverse a ciegas ante la nación, también sabe moverse en lo oscurito para la sociedad mexicana, entregó de forma poco honorable el premio “Carrera al Universo” al nefasto personaje que durante su sexenio hundió a México en un baño de sangre.  

Ambos políticos, uno más tenebroso que el otro, prometieron entre los aplausos de sus amigos presentes, Miguel Ángel Mancera, Aurelio Nuño, Carlos Slim, Alberto Bailleres, Enrique Ochoa, Francisco Gil Díaz, Pedro Aspe y José Antonio Meade, cuidarse las espaldas mutuamente y asegurar una tersa alternancia entre los mismos de siempre en las elecciones presidenciales de 2018.  

Este encuentro en lo oscurito trajo por su similitud, el recuerdo de aquella ceremonia luctuosa que organizó Calderón el día después de la muerte del ex presidente Miguel de la Madrid en plena campaña presidencial de 2012. En un acto inédito, el presidente panista abrió las puertas de Palacio Nacional aquel 2 de abril para rendir un homenaje de Estado al ex presidente priista. Acudieron en aquella ocasión, el mismo Carlos Salinas de la mano de Peña Nieto, Luis Videgaray, Osorio Chong, Emilio Gamboa y Pedro Joaquín Coldwell, entre otros representantes de la nomenclatura del viejo partido de Estado.

Los líderes priistas y panistas, supuestamente aguerridos contrincantes en el proceso electoral en curso, se mezclaban tranquilamente con la certeza de que todos compartían el mismo proyecto de continuidad oligárquica. El periodista José Gil Olmos resumió bien el carácter de aquel encuentro al compararlo con las ceremonias que organizan los integrantes de la mafia italiana cuando fallece uno de sus líderes.

Hoy se repite el mismo escenario. Así lo documenta Álvaro Delgado en su libro El amasiato: el pacto secreto Peña-Calderón y otras traiciones panistas, Peña Nieto ya se apresta a devolver el favor a Calderón por haberlo apoyado con su victoria en 2012. Así como Calderón abandonó a la candidata de su partido, Josefina Vázquez Mota, para permitir la llegada a Los Pinos del representante del grupo Atlacomulco, hoy Peña Nieto aparentemente ha decidido también abandonar a los candidatos de su partido para respaldar a la esposa de Calderón, Margarita Zavala Gómez del Campo, como la candidata de la continuidad del circulo o pandilla.

Margarita antes de salir al ruedo, fue previamente apoyada en un ilegal y anticonstitucional acto de campaña que irrespetuosamente organizó en la sede senatorial la panista Mariana Gómez del Campo (su prima hermana) para Hillary Clinton,  la senadora sacó playeras azules con una franja de estrellas y barras de la bandera de Estados Unidos con la leyenda Hillary for President 2016, se la puso e invitó a sus compañeros a hacer lo mismo. Los perredistas Dolores Padierna y Zoé Robledo fueron los primeros en aceptar la invitación; con ellos se acercó la priista Hilda Flores Escalera y poco después el líder de los priistas, Emilio Gamboa, y los panistas Javier Lozano y Marcela Torres Peimbert también se pusieron la playera para tomarse una fotografía.

Evidentemente con su acto proselitista Mariana no consiguió un solo voto para la esposa de Bill. El propósito de ella fue otro. Buscó demostrar a Clinton y mandar el mensaje a Trump de que la esposa de Felipe es y será siempre fiel sirviente al imperio y así conseguir el apoyo político y económico de Washington para Zavala en 2018.

Esta utilización de un poder del Estado para un acto de proselitismo en favor de un candidato extranjero no es menos reprobable que la recepción de Estado que organizó Peña Nieto para Donald Trump a finales de agosto. Los dos eventos evidencian el mismo servilismo malinchista y falta de dignidad republicana que caracteriza a toda la clase política del país.

Afortunadamente, en México tenemos un sistema político más dinámico y una cultura política más sofisticada que en Estados Unidos. En 2018 Trump estará representado por la mancuerna (Peña Nieto-Salinas) y Clinton por el matrimonio (Calderón-Zavala), afortunadamente no serán las únicas opciones, sino habrá un abanico más amplio, incluyendo a alguien que dice tener impecables credenciales de dignidad republicana como López Obrador pero que en lo oscurito aun no las demuestra.

En esta terrible oscuridad, Peña Nieto seguirá siendo “Candil de la calle y oscuridad en su casa”, pero lo verdaderamente importante es saber si en México seremos capaces de romper simultáneamente con el pacto de impunidad mafiosa, sellado con sangre en el ITAM, así como con el servilismo imperial, evidenciado en el Senado, para colocar a una persona honesta y respetable en Los Pinos en 2018. ¿Será posible?

 


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com