Linea Directa


UNA VOZ DE ALTURA

 

 

REVELACIONES

Por Alejandro Díaz Camacho (LD  07-11-16)

E-mail:  adiazcam@gmail.com

    

 

En el contexto religioso y místico, el término revelación se utiliza frecuentemente para referirse al acceso a una verdad secreta u oculta. Lo revelado es, por tanto, lo dicho o dado a entender, sobre otra cosa de la cual no se tenía conocimiento previo y que se considera verdad. Ante explosivas revelaciones, el proceso de elección presidencial que viven en los Estados Unidos, se tornó por demás volátil y lo peor que pudiera suceder es que decenas de miles de electores se abstengan de acudir a las urnas y todo porque el proceso se ha definido más por filtraciones y escándalos de los candidatos en pugna, que por posiciones de contenido en el debate político sobre asuntos graves tanto internos como a escala mundial.

 

A tan sólo unos días de los comicios, Hillary Clinton y Donald Trump han visto terriblemente golpeadas sus aspiraciones políticas debido a que todos los días salen a relucir trapitos al sol. En el tendido de la ropa percudida y sucia cuelgan grabaciones de Trump que elogian sus agresiones sexuales contra mujeres; documentos que indican que el millonario no pagó impuestos federales y desde luego, su promesa de cerrar las fronteras con su famoso muro que pagaremos ya sea con ahorros de los mexicanos o quizá con corpomatico por lo caro del dólar. En el caso de la señora Clinton, sobresalen las aventuras amorosas de su marido y los correos electrónicos que revelan intrigas, manejos de crisis y posibles maniobras inapropiadas para generar fondos tanto para la fundación Clinton como para la fortuna de la familia.

Las inesperadas revelaciones de James Comey el director de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), en referencia a varios correos (emails) contenidos aparentemente en la computadora de Anthony Weiner y su ex esposa, Huma Abedin, una de las ayudantes de mayor confianza de Hillary Clinton, han enturbiado aún más la campaña por la presidencia y son motivo de especulaciones de toda índole. Lo inédito es que la FBI rompiera la tradición de abstenerse de emitir alguna información que influya en el resultado de la elección, ignorando las recomendaciones de Loretta Lynch, la titular del Departamento de Justicia, de esperar a que la elección se resolviera. Hacer caso omiso de tal recomendación fue una imprudencia, de acuerdo con varios juristas. 

Los nuevos correos fueron descubiertos en aparatos confiscados por la FBI a Weiner, un político demócrata caído en desgracia, excandidato a la alcaldía de Nueva York, que será recordado por sus escándalos sexuales cibernéticos. Según fuentes federales de seguridad pública, la FBI estaba indagando mensajes de texto con contenido sexual que Weiner envió a una joven de 15 años en Carolina del Norte. En el curso de esa pesquisa se descubrieron los nuevos correos electrónicos vinculados con el caso de Hillary Clinton.

Comey, informó al Congreso que su agencia estaba procediendo a evaluar y determinar si los correos electrónicos contienen información clasificada y si son pertinentes y relevantes para la indagatoria contra la candidata demócrata. El anuncio cayó como posible salvavidas para la moribunda campaña del republicano Donald Trump y, por supuesto, fue utilizado de inmediato en la contienda por el aspirante y los dirigentes del partido.

Varios ángulos pueden advertirse sobre tal evento, pero el que pudiera ser más trascendente se refiere a la delantera mínima de Clinton sobre Trump que ha preocupado al Partido Republicano, no porque consideren que su candidato pueda ganar la presidencia, sino porque en la medida que esa ventaja se amplíe, pudiera afectar negativamente a otros candidatos a puestos de elección popular, particularmente al Senado.

Diversas opiniones apuntan a la posibilidad de que, ante tal preocupación, los congresistas republicanos han presionado al director de la FBI para que encuentre nuevos elementos, válidos o no, que afecten negativamente la candidatura de Clinton. La forma poco clara con que informó al Congreso sobre dicha correspondencia confirma esa presión. No importa si los correos electrónicos tienen algo que ver directamente con Clinton o no, más aún porque no se sabe con exactitud el contenido de los mismos. El hecho es que la necesidad de sembrar la duda con un motivo estrictamente político prevaleció sobre cualquier mesura.

Se dice que el director de la FBI utilizó su posición para influir políticamente en el ánimo de los votantes, entre otras cosas por su conocida filiación con el Partido Republicano y vaya si le dio resultado. Tan pronto como se conoció la noticia, los sondeos de opinión reflejaron la duda de muchos electores sobre la orientación de su voto y creció la angustia de grandes sectores latinos, afroamericanos e indocumentados.

Por lo pronto, en Florida, donde había un empate virtual entre Clinton y Trump, hoy, después de las revelaciones de la FBI, el candidato republicano aventaja a la demócrata. Probablemente Clinton continúe aventajando mínimamente a Trump a escala nacional; estrechar esa ventaja es lo que pretende el Partido Republicano, independientemente de que su candidato no llegue a la presidencia.

En caso contrario, sí Clinton llega a la presidencia, tendrá que pasar una buena parte de su mandato tratando de defenderse de esta y otras acusaciones perpetradas por otros tantos legisladores republicanos que han prometido iniciar un juicio para revocar su cargo tan pronto llegue Hillary a la Casa Blanca. Por lo pronto, Clinton ha exigido al director de la FBI que aclare de inmediato el contenido de la correspondencia personal de su colaboradora Huma Abedin, exigencia que por diversos motivos también ha expresado Trump.

Hillary Clinton, confía en que cualquier cosa que se revele no cambiará la conclusión a la que llegó la FBI en julio, mes en que Comey recomendó no presentar cargos contra ella, al concluir que no hubo intención delictiva ni obstrucción de la justicia, aunque la criticó por su manejo descuidado de los correos. Aunque la noticia es explosiva y a los medios les encanta generar drama en el accidentado proceso, por el momento no se espera que esto tenga gran efecto en donde importa: el colegio electoral.

Analistas sugieren que, en el peor caso, se podría desalentar un poco la participación demócrata. Eso cambiaría si se divulga oportunamente que en el nuevo material hay algo que pudiera derivar en cargos criminales, pero todo indica que la FBI no logrará concluir su investigación antes de los comicios. Por lo tanto, Clinton y sus estrategas apuestan a que la mayoría de los votantes ya tomaron su decisión y que el asunto de los correos permanecerá en el pasado.

Por el momento lo que sigue salvando a Hillary Clinton es la percepción aún más desfavorable de Trump y que poco más de la mayoría que desaprueba a ambos candidatos lo ve como más deshonesto y poco confiable que ella. En fin, a pesar de las múltiples revelaciones, parece ser que sexo, mentiras y videos, serán los elementos que determinaran el curso de esta elección, dejando en la calle de la amargura a la democracia más antigua y al país más poderoso del planeta que por fortuna es vecino de México, país al que si pueden “joder” aprovechando su mal gobierno, su mano de obra barata, su deuda externa, su riqueza en hidrocarburos y sus bellezas naturales.

 


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com