Linea Directa


UNA VOZ DE ALTURA

 

 

PROCURACIÓN DE JUSTICIA Y AMENAZA

Por Alejandro Díaz Camacho (LD  07-11-16)

E-mail:  adiazcam@gmail.com

    

En México, la procuración de justicia continua irremediablemente con ruta sinuosa hacia la penumbra y total oscuridad; Arely Gómez González definitivamente no pudo con el paquete, no cumplió las expectativas de trampería que sus jefes esperaban (por ineptitud o por imposibilidad de controlar el inmundo aparato de la Procuraduría General de la República (PGR) o porque de manera auténtica no quiso sumarse plenamente a tantas maniobras inhumanas). Sin embargo, inexplicablemente la mantienen en el gabinete, aunque en una posición notablemente disminuida: la Secretaría de la Función Pública, tan desacreditada a golpe de farsa y fantasía por el impresentable timorato Virgilio Andrade.

La señora Gómez al igual que como lo hizo en la PGR, no podrá hacer nada trascendente en un cargo condenado al olvido, cuya esencia institucional va justamente en contra de la vocación corrupta de sus demás compañeros de élite que no han sido ni serán capaces de tirar la primera piedra. En su relevo, llega el Senador Raúl Cervantes Andrade (RCA) un dócil servidor del peñismo, quien solicitó licencia al Senado para que esa misma cámara apruebe con aplausos y sin miramientos su designación como titular de la dependencia donde no se encuentra la justicia y se editan tantas verdades históricas.

La familia Cervantes creció, Raúl es primo de Humberto Castillejos Cervantes, consejero jurídico de la Presidencia de la República y de Alfredo Castillo Cervantes, el bombero político y judicial (fue comisionado de Peña para gobernar de facto Michoacán) que ahora despacha de mala manera en la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) para infortunio del deporte mexicano que anda por la calle de la amargura.

Como presidente de la mesa directiva del Senado, Cervantes Andrade y sus luces jurídicas, fueron puestas al servicio del Pacto por México, para afinar propuestas y cuidar votaciones; luego le convino el interés académico y se fue al ITAM, para que transcurriera un año sin sello legislativo y partidista y lo pudieran hacer ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación lo cual no logró por la imposición de Eduardo Medina Mora, otro amigazo de Peña Nieto. Frustrado por ese movimiento de piezas, a RCA no le quedó más remedio que regresar al Senado y esperar pacientemente el llamado del señor de Los Pinos.

Con la magia del “dedazo”, será procurador de justicia el mismo personaje que antes se pretendía que fuera ministro de la Corte, esta burla es una clara confesión de que lo que se busca de acuerdo al dictado de Los Pinos, es el sometimiento de una y otra función. De un plumazo la PGR queda expresamente convertida en un instrumento faccioso que tendrá larga vida transexenal cuando se convierta en fiscalía, y servirá en el corto plazo para operar servilmente las modificaciones que convengan a Peña Nieto con la finalidad de actualizar la verdad histórica de Ayotzinapa a partir de las revelaciones macabras que le harán decir y firmar al ex jefe policiaco de Iguala, Felipe Flores, detenido oportunamente para justificar las apariencias de nuestra justicia macabra.

El cambio de administración ayudará además a fingir enredos, pérdidas de documentos y posposición de diligencias en casos graves y relevantes como la extradición del “Chapo” Guzmán, la fuga del veracruzano Duarte de Ochoa y del sonorense Elías Padrés, los desaparecidos de Ayotzinapa y las matanzas de Tlatlaya y Tanhuato, entre otros asuntillos que parecen no significar nada para el régimen de Peña Nieto. Por ello, siguiendo su pronunciamiento televisivo de que las cosas buenas también se cuentan y cuentan mucho, aquí lo saludamos con una buena, dos malas y una terrible amenaza:

La buena noticia es que en septiembre pasado la tasa oficial de desocupación de la población económicamente activa fue de 3.9 por ciento, una proporción apenas mayor a la registrada un mes antes (cuando fue de 3.7 por ciento), de tal suerte que en su comparación anual tal indicador se redujo de 4.2 al 3.9 por ciento referido, de acuerdo con la estadística del INEGI. La mala es, que el grueso de los empleos generados o reconvertidos en el sector formal de la economía apenas pagan entre uno y dos salarios mínimos, lo que cancela la posibilidad de reducir el número de mexicanos en situación de pobreza. Tienen empleo, sí, pero el ingreso que les genera simple y sencillamente no les alcanza para mejorar sus niveles de bienestar.

En efecto, a lo largo del presente sexenio el número de plazas laborales registrado en el IMSS se incrementó en alrededor de 2.2 millones, pero la mayoría de ellas ofrece las condiciones descritas, incluyendo las existentes pero ahora formalizadas. De todas formas, los indicadores aunque no impactan, se presumen en Los Pinos.

La otra mala, mientras el PRI escenificaba con gran solemnidad la comedia procesal de la expulsión del huidizo veracruzano Duarte de Ochoa, los panistas retardan la decisión de expulsar a Guillermo Padrés, ex gobernador de Sonora, otro pillo que anda suelto pero este vestido con botas, caballo y de blanco y azul. Ambos se escondieron quien sabe dónde y esperan con disciplina partidista ser escénicamente más útiles en otro momento por venir cercano al 2018.

 

La terrible amenaza surge en Estados Unidos, su nombre, Donald Trump, emergió también de las cloacas imperiales y ha puesto en entredicho la normalidad y tranquilidad de las elecciones presidenciales el próximo 8 de noviembre. El candidato republicano, amenazó con desconocer el resultado del proceso en caso de no alzarse con la victoria: "Los dejaré en suspenso", aseguró cuando se le preguntó si seguirá insistiendo en la idea de que las elecciones están amañadas.

 

La amenaza estalló en las redes sociales donde un nutrido grupo de analistas consideraron que, con esta respuesta, el candidato republicano "se ha descalificado a sí mismo" como parte de un sistema democrático, pero para otros, ha quedado en tela de juicio no solo el buen manejo de información clasificada, sino también dejó entrever una maraña de intereses ocultos entre el Departamento de Estado y la Fundación Clinton.

 

Lo único cierto es que Trump y Clinton no mostraron nada serio, el uno es más malo que el otro (a) y ambos entre síntomas de agonía y victoria anticipada, enfrentaron una carrera maratónica que marcará el próximo martes 8 de noviembre un dramático final para cualquiera de los dos.

 

Parece que Peña Nieto irresponsablemente le apostó a Trump con su engañoso encuentro en Los Pinos, pero usted amigo lector no deje de hacer sus apuestas y por si las dudas “Changuitos” no sea que finalmente tengamos que pagar el muro anunciado que por lo pronto a todos nos ha dejado un terrible sentimiento de humillación.

 

 


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com