Linea Directa


UNA VOZ DE ALTURA

 

 

EL DOBLE LENGUAJE DE LA PÚBLICA EDUCACIÓN

Por Alejandro Díaz Camacho (LD  12-09-16)

E-mail:  adiazcam@gmail.com

   

Al magisterio que no está en las aulas y no comparte el método, los contenidos y los procesos de evaluación que contiene la reforma educativa, se le ha querido presentar como un hatajo de holgazanes, corruptos, ineptos, vándalos, violentos, buenos para nada más que para crear congestionamientos de tránsito, culpables de la quiebra de miles de negocios, defensores de privilegios y prebendas, sediciosos a sueldo, rapadores de disidentes y, a últimas fechas, operadores con recursos de procedencia ilícita.  

Sin ser escuchados, todo indica que la idea de calumniarlos es crear un clima de linchamiento social para archivar en la burocracia del olvido la decena de asesinatos perpetrados por el régimen de Peña Nieto y Gabino Cué en Nochixtlán y permita justificar nuevas acciones represivas, sin importar cuán violentas sean, cobijadas por el odio anti magisterial que el gobierno quiere inducir en la población. Ante el conflicto, el magisterio disidente reitera que el gobierno federal mantiene doble lenguaje ya que a pesar de que se han dejado de manifiesto los puntos esenciales para modificar o derogar la reforma educativa, la Secretaría de Educación Pública de Aurelio Nuño Mayer le ha ido metiendo ingredientes de más que no permiten la construcción rápida de acuerdos. 

Ese doble lenguaje al que se refieren los disidentes, se expresa claramente en un acto denominado “Respuesta Pronta Para Todos Los Maestros De México” cuando  salen a escena los señores Nuño Mayer y Díaz De la Torre, secretario de Educación Pública y presidente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), respectivamente. Quizá para contrarrestar la presencia de la CNTE (Coordinadora Nacional de los Trabajadores de la Educación) la estrategia era crear un interlocutor meritorio, con reuniones programadas, en un ambiente de gran cordialidad, y el acto final: el reconocimiento otorgado a los que se portan bien, de que se revisaría el proceso de evaluación. Jamás acreditar el mérito de los movilizados.

Junto con Díaz De la Torre, Nuño Mayer, haciendo caso omiso al dialogo (palabra que no aparece en su agenda), dio a conocer el nuevo modelo educativo que incluye acciones de política educativa como: Fines de la educación y Propuesta curricular; el reforzamiento de la autonomía escolar, la flexibilización del calendario y la creación de un nuevo esquema de capacitación y formación de los docentes así como la propuesta de planes y programas de estudio para los niveles prescolar, primaria, secundaria y bachillerato, que consideró uno de los ejes centrales de las modificaciones a los artículos tercero y 73 constitucionales. Un documento que, en opinión de muchos, debió anteceder a la reforma educativa, o bien, cobijarla, justificarla, explicarla.  

La aprobación sin una verdadera discusión de las leyes secundarias de la reforma, que incluyeron las relativas al Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) y al Servicio Profesional Docente, la evidente carencia del conjunto de elementos que normalmente integran una reforma educativa en el sentido amplio de la palabra, llevó a bautizarla como la mal llamada reforma educativa, nombramiento que difícilmente se podrá quitar de encima. 

Dicen los conocedores que el modelo educativo que se presentó es, en resumidas cuentas, una contradicción total frente al modelo de la reforma, su sistema de evaluación y todas sus implicaciones. Su presentación tensó el diálogo entre la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y el gobierno federal. Los maestros advirtieron que si se concreta la estrategia de Aurelio Nuño Mayer se afectarán las conversaciones en Gobernación. Tal parece que las dependencias oficiales hablan dos lenguas diferentes.

La educación de calidad está lejana, hasta la fecha no se ha dado a conocer la propuesta de fortalecimiento de las instituciones formadoras de maestros, medida que también forma parte de los ejes centrales de la reforma educativa. Siguiendo el doble lenguaje, en uno si dan (Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación), y en el otro sólo buscan administrar el conflicto (Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación). La demanda fundamental es la abrogación de la reforma educativa y la exigencia de diálogo nacional. Dicen los maestros que la construcción del proyecto sólo podrá realizarse si en lo inmediato se suspende la aplicación de todas las acciones inherentes a la reforma y particularmente de la evaluación impuesta, lo que implica eliminar los obstáculos y resarcir los daños (hostigamiento administrativo y mediático, sanciones laborales, ceses, restricciones pedagógicas y la criminalización de la protesta social) que han constituido un retroceso en las características esenciales de una educación pública, gratuita y laica.

Las declaraciones de la doctora Sylvia Schmelkes, presidenta del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), desnudan y descalifican lo que ha sido el corazón discursivo de la mal llamada reforma educativa. La doctora teme que en una nueva reforma se repita la hechura en las rodillas de la actual, su confesión nos habla de una terrible improvisación que debiera estar ajena a cualquier proceso de reforma constitucional y sin duda a uno que pretendía cambiar el sistema educativo. Afirma que el rechazo magisterial y social se explica porque las autoridades educativas no entienden ni aplican correctamente la reforma, hasta la fecha lo que tenemos es evaluación, evaluación, y todo lo que debe derivarse de ella, sobre todo a nivel de formación y apoyo para la escuela, no está fluyendo, particularmente a partir del Servicio de Asistencia Técnica a la Escuela.  

Sin duda que su dicho es un duro golpe al secretario Nuño, pues diplomáticamente lo señala de inepto. En palabras llanas y sin doble lenguaje, lo que confiesa la directora del INEE es que, como no podían acceder a la única forma de saber cómo se desempeña un profesor en el aula y evaluar lo que se debía evaluar, decidieron inventarse instrumentos que no evalúan lo que pretendían evaluar. En todo este proceso, bien estaría que el gobierno cumpliera la ley y restableciera el estado de derecho que ha desmantelado. Siguen impunes crímenes sin cuento y las constantes violaciones de derechos y garantías, como de todas las normas, han sido reconocidas por las más diversas instancias nacionales e internacionales.  

Mientras los maestros de Chiapas y Oaxaca, anuncian cierres de carreteras y exigen reanudar el diálogo, en respuesta, el gobierno prepara la represión. Trump insulta y amenaza con cerrar la frontera de manera permanente con un muro que pagarán los mexicanos; el sector empresarial guarda respetuoso y el presidente para vergüenza nuestra lo invita cordialmente a dialogar en Los Pinos. Hillary Clintón democráticamente rechaza la invitación. Señor Peña Nieto, con su doble lenguaje, usted y su ingobierno dejan sin sustento político y ético la postura que adopta con los maestros, no dialogar y no llegar a acuerdos. No olvide que dar un trato digno al indigno y negarlo a quienes han asumido la tarea de ser los mentores de la nación es infligir un golpe aún más profundo a la vapuleada dignidad de nuestro México. La verdad es que ser maestro en nuestro país, es una tarea difícil y siempre mal pagada, pero digna como pocas.

 

 


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com