Linea Directa


UNA VOZ DE ALTURA

 

 

UNA CRÓNICA BEISBOLERA

Por Alejandro Díaz Camacho (LD  01-08-16)

E-mail:  adiazcam@gmail.com

   

Para los amantes del rey de los deportes he aquí esta narrativa:

Se dice que el veterano jugador de mil batallas, Manlio Fabio Beltrones, vio truncada su carrera política debido a que no tuvo respaldo ni de la directiva ni de los coequiperos del Partido Revolucionario Institucional (PRI). Termina su actuación en  el montículo y pierde el mejor juego de la temporada electoral en el mes de junio, debido a los muchos errores cometidos por sus compañeros de equipo, Videgaray, Duarte, Osorio, etc. y desde luego, a una mala conducción desde la residencia oficial de los Pinos. Enrique Ochoa Reza, su relevo en la lomita de responsabilidades, no acaba de sorprendernos, es un pitcher totalmente desconocido sin juegos ganados ni perdidos pero que llega muy bien recomendado por el verdadero timonel del PRI, que duerme plácidamente, a pesar de las críticas de la afición mexicana por tantas torpezas cometidas. Tal parece que las broncas de inseguridad, corrupción e impunidad que persisten en el terreno de juego no le causan insomnio.

El campo de juego tiene un nombre precioso, se llama “México, Demagogia Extrema”. A él llegan muchos equipos rivales, entre otros, un equipo denominado Partido de la Revolución Democrática (PRD), que con su inconfundible uniforme negro y amarillo, se encuentra muy confundido, desgranado en sus filas, muy por debajo en el marcador de las encuestas, sin timonel y jugadores de renombre. Este equipo presentó en la fatídica séptima entrada con rumbo al 2018, a Alejandra Barrales Magdaleno (ABM) como el relevo del fracasado lanzador Agustín Basave. Con este relevo, de poca experiencia en ligas mayores, los de amarillo nos hacen suponer que nombraron al perfecto lanzador de izquierda para terminar de enterrar su legado histórico en los diferentes diamantes de la política mexicana, donde ella poco ha participado.

Alejandra, inmortalizada por un vals mexicano, sabe que como secretaria de Educación de la Ciudad de México e incondicional de Miguel Ángel Mancera, no tuvo tiempo de calentar bien el brazo y no cuenta con el respaldo de todo su equipo, sabe que en ligas menores lo más que llegó a hacer en la temporada regular fue perseguir a los maestros disidentes en el territorio chilango a quienes jamás les dio apoyo, fungió como una perfecta mancuerna del pésimo jugador de segunda base, Aurelio Nuño Mayer, al que ni siquiera cuestionó la mal llamada reforma educativa promulgada por otro maleta Enrique Peña Nieto, ambos jugadores del PRI.

Por cierto, en lo que va de la temporada 2012-2018 y de acuerdo con el anotador oficial, Peña Nieto que además de timonel del PRI, juega la esquina caliente (tercera base) conocida como Presidencia de la República o antesala del infierno, está confirmado ya como el jugador con más errores cometidos de cara a los problemas de México y además, su porcentaje de bateo es tan pobre que entre abucheos hay quienes afirman que se debe ir a las ligas menores o mejor a su casa, la del perdón o cualquier otra, porque ya no se le tiene confianza.

Como relevo del PRD (se le conoce también como el sol azteca), los aficionados dicen que Alejandra será la perfecta pareja para Enrique Ochoa Reza, pitcher incondicional del maleta Peña Nieto: Llegan así a la lomita de responsabilidades dos caras nuevas que se suman al aguerrido jugador de Morena, López Obrador y al lanzador diestro del PAN, Ricardo Anaya, los cuatro podrán seguir en la jugarreta del viejo negocio partidista: buscar el hueso, robar, engañar, menospreciar al electorado, armar el desmadre, vociferar y reprimir a la nación.

Para la tribuna, el verdadero ganador en el relevo perredista es Miguel Ángel Mancera Espinosa, un pseudomanager capitalino que en el argot beisbolero dicen que es un cabrón bien hecho que acostumbra robarse las señales del receptor, así, en lo obscurito pudo negociar con la mayoría de las corrientes del sol azteca la instalación de una pieza inequívocamente propia (ABM). Mandó un robo de base que nadie esperaba y que evidentemente potencia y facilita (pero no garantiza) sus aspiraciones de ser candidato presidencial externo o ciudadano por el Partido de la Revolución Democrática.  

Por lo pronto, Alejandra en la presidencia del comité nacional perredista, lo coloca en posición de anotar y pone en sus manos las monedas de cambio (condicionadas, a su vez, a arreglos internos) para los siguientes juegos de la temporada 2017, en alianza con el PAN en el estado de México, Coahuila y Nayarit, tres plazas donde gusta el béisbol y donde Acción Nacional buscará encabezar las fórmulas bajo el argumento de que tiene más trabajo, cargos y base que el sol azteca. 

Mancera, sabe bien que si las circunstancias no le son favorables para sostener su aspiración a la candidatura presidencial en 2018, entonces tendrá el control formal del PRD para llegar a convenios con el PAN que le darían continuidad personal en el eventual caso de un triunfo presidencial panista (por ejemplo, una secretaría de Estado en el gabinete de un tal y posible Ricardo Anaya). En el círculo de espera por parte del PRI no hay un solo bateador de poder. Videgaray, Meade, Osorio y Nuño los más visibles, no están preparados para ganar el juego ya que en sus posiciones actuales cometen muchos errores.

Las relaciones personales y políticas de Barrales Magdaleno con el manager Mancera, actual jefe del Gobierno capitalino tienen sus asegunes, transfieren sin atenuantes al relevo perredista los puntos positivos y los negativos de las acciones y políticas capitalinas totalmente impugnadas por la afición chilanga. Los errores cometidos por Mancera y su desempeño incierto en juegos críticos, sus torpezas, las encuestas de opinión contrarias, los recientes resultados electorales, el bajo porcentaje de bateo y el ánimo chilango por los suelos, así lo muestran y pueden ser determinantes.

Los aficionados no se equivocan fácilmente, toman en cuenta que (ABM) como relevo corto y máxima pieza del tablero perredista no tiene un valor absoluto por sí misma. Incluso, hay quien dice que a las corrientes internas del propio partido que no dan paso sin huarache ni brinco sin ganancia, les ha salido alto el precio pagado por ella. Se habla de posiciones por cubrir en el gabinete Mancerista, entre otras, la presidencia del comité capitalino y, la prolongación de la estancia de Beatriz Mojica (cuota de Nueva Izquierda, los chuchos) en la secretaría general, considerada en la alineación como la primera base del juego próximo por su cercanía con el malogrado jugador Peña Nieto del PRI.

Como podemos ver, en el contexto de este escenario tan fraccionado y decadente, en la fatídica séptima entrada del 2018, el marcador estará sujeto únicamente a los vaivenes interesados de los principales grupos y jugadores. Cierto es que los chuchos (Zambrano/Ortega) han ido perdiendo fuerza interna entre los lanzadores de relevo, pero siguen siendo un factor básico para la toma de decisiones, en un constante juego por ver quien batea primero con Alternativa Democrática Nacional y la agrupación de origen mexiquense dirigida por Héctor Bautista.

Barrales tiene enfrente varios retos: solventar la crisis financiera de su equipo (deben uniformes, guantes y pelotas) y conducir adecuadamente el debate en la política de alianzas con la izquierda del país y por supuesto, en casos excepcionales ampliar dicho mecanismo. Como rivales tiene a dos fenómenos del montículo: Uno es Morena y su crecimiento centrado en especial en la Ciudad de México. El otro, Andrés Manuel López Obrador, jugador que perteneció al PRI y PRD, persistente y astuto, muy bueno por cierto, cuya popularidad y fuerza en las paradas cortas y su bateo oportuno a escala nacional está por encima de los resultados estatales concretos de su nuevo partido Morena.

López Obrador se pronuncia en favor de un diálogo entre las izquierdas con propósitos electorales unitarios, Mancera espera en la novena entrada, un cierre cardiaco a la propuesta muy endeble y meramente discursiva del astuto jugador. Ambas partes jugarán con la posibilidad de tal reunificación, tratando de asignar el uno al otro la carga del fracaso, lo cierto es que en el campo de juego, el jugador tabasqueño busca ir solo en la alineación del 2018 e incluso prefiere hacer guiños al equipo de Peña Nieto, al que no busca derrotar por completo, sino solo ridiculizarlo para inclinar la balanza a su favor.

Detrás de home y en la misma línea de estos jugadores, la senadora Dolores Padierna, sostiene ante los integrantes del Movimiento Nacional por la Esperanza y de Izquierda Democrática Nacional (IDN), que se necesita la unidad con los partidos de izquierda y las alianzas necesarias, así, el Partido de la Revolución Democrática (PRD) iniciará el retorno a la sociedad, sobre todo con los jóvenes, para dar un giro a la política nacional, transformar al país y enmendar el error de haber firmado el Pacto por México. Si hace bien las cosas Barrales Magdaleno buscará alianzas con el PAN y si aprende a revirar a segunda base sin que la vea el ampáyer Padierna, logrará obstruir por estrategia de supervivencia el crecimiento del temible equipo de Morena.

Antes de cantar el bola en juego (playball), el ampáyer convocó a los militantes y aficionados de esa revolución democrática, a reflexionar e iniciar la reconciliación con quienes han mantenido posturas divergentes, así como hacer un examen de conciencia para transitar pacíficamente dentro del sendero de la izquierda, hacia un nuevo régimen político y tal vez ganar el importante juego en él 2018. Los jugadores perredistas y ella misma saben que una hipotética alianza con el PAN en las elecciones del próximo año en diversos estadios, así como en 2018, cuando se disputará la Presidencia de la República, definirá a los integrantes del Congreso. Ellos dudan si pueden o no acompañar y menos encumbrar a los responsables de los más de 100 mil muertos que produjo una estrategia miope de combate al crimen organizado, seguramente se refieren a los lanzadores que fracasaron totalmente en la temporada anterior, Calderón y Fox, por cierto éste último no se cansa de decir pendejadas, ahora afirma que se vomita a cada rato de su relevo en la esquina caliente.

Algunos jugadores ven con optimismo la apertura y la posibilidad de una alianza con el parador en corto Andrés Manuel López Obrador, presidente de Morena. Saben que si unifican esfuerzos rumbo a 2018 sacarían de la jugada al PRI, su acérrimo enemigo. Se convencen de que este es el momento de unificar a los lanzadores y bateadores de izquierda; después se verá quien esté mejor posicionado tanto en juegos ganados, carreras limpias y mejor porcentaje de bateo para cerrar filas en torno a ese jugador.

En fin, si el juego no se suspende por lluvia, si el campo está en condiciones de juego y si no hay dopaje al estilo ruso ni cachirules a la mexicana, nosotros lo único que queremos es disfrutarlo, México se lo merece, que gane el mejor.

 


 


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com