Linea Directa


UNA VOZ DE ALTURA

 

 

POLÍTICOS PAQUIDÉRMICOS

Por Alejandro Díaz Camacho (LD  20-06-16)

E-mail:  adiazcam@gmail.com

   

Mientras en la Ciudad de México millones de capitalinos sufren los reacomodos de su vida cotidiana con el doble Hoy no circula y demuestran la ineficiencia de los de por sí cargados sistemas de transportación colectiva, Miguel Ángel Mancera dedica su tiempo al futurismo electoral, específicamente colgado de la viabilidad de una candidatura presidencial independiente como la que anhela el propio jefe del gobierno chilango.

Haciendo grilla, se le ha visto con “El Bronco” Jaime Rodríguez Calderón, gobernador de Nuevo León que ha incumplido casi todas sus promesas sustanciales de campaña pero que ofende a las niñas gordas que nadie las quiere; con el mandatario de Oaxaca, Gabino Cué, quien ha dado un ejemplo aplastante de cómo frustrar en seis años cualquier esperanza regional de cambio positivo, y con el presidente municipal de Guadalajara y virtual candidato, cuando menos, a gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, de claroscuros inocultables. Es muy probable que con el capital político de estos personajes, sus cálculos para la próxima elección presidencial resultaran claramente deficitarios.

A pesar del descrédito compartido, Mancera es un ejemplo extremo, con una alta reprobación ciudadana, sobre todo ahora, con la contaminación ambiental ante la que no propone más que medidas prohibicionistas e incluso, al final, recaudatorias y propicias para corruptelas, las historias negativas de ciertos políticos están siendo transmutadas en esperanza de cambio mediante la treta de moda del mismo sistema de complicidades e intereses, las candidaturas falsamente independientes que, salvo contadísimas excepciones, no están abriendo el paso al poder a ciudadanos sin ataduras partidistas, surgidos genuinamente de la sociedad civil, sino a farsantes con vestimenta bronca o a gobernantes incumplidos en busca de indumentaria de recambio.

Esperamos que Mancera y los constituyentes electos, cambien de parecer, ante el complejo problema de contaminación ambiental una posible solución sería que la ciudad podría tener, en todas sus entradas, en lugar de Bienvenido a la Ciudad de México, una más ajustada a la realidad, por ejemplo: “Allá usted si corre el riesgo: está llegando a un infierno de obras perpetuas; al mayor estacionamiento del mundo; a marchas de protesta interminables; a las mayores pérdidas de tiempo que haya tenido en su vida; a la imposibilidad de recurrir a alguien para arreglar algo ya personal, ya de su comunidad inmediata; a encharcamientos, topes y al mal humor agudo en calles y medios de transporte; a una insuficiencia radical del mismo; a un espacio de miles de millones de toneladas de concreto con una infame vialidad y una peor señalización que lo oriente”. Esto sería algo verdadero. Lo de Bienvenido es la peor mentira y la peor hipocresía.

Usted puede tener una prisa terrible por llegar a un hospital, o por atender una cita que nunca deseó en el Servicio de Administración Tributaria (SAT) y que perderá si no llega usted a tiempo; o a una reunión de trabajo sumamente importante para usted, o porque su trabajo consiste en ir de un lugar a otro, y debe usted llegar a horas precisas. A usted le pueden vender un automóvil que puede rodar a una velocidad hasta de 240 kilómetros por hora. Cada motor, según sus características, alcanza su eficiencia óptima de funcionamiento a determinado número de revoluciones por segundo. Por encima o por debajo de esa velocidad, cuanto más se aleje del óptimo, el motor empeorará su eficiencia y contaminará más el ambiente.

Así que aquí, todos contribuimos más de la cuenta a la contaminación, porque no podemos rodar arriba de la velocidad decretada por Mancera que es directamente proporcional a la velocidad con que piensa: lento, lento, lento. En verdad es una medida muy inteligente.

Cuando Mancera llegó al gobierno de la CDMX se le veía con una actitud de aspecto entre retraído, tímido y apocado. Pero el espacio de la política le cambió con cierta rapidez y fue adquiriendo un talante de displicencia, calmo, calmo, ligeramente de perdonavidas, de soy el jefe y me llevo de codazo con Peña Nieto. Todo un político mexicano paquidérmico. Lo que me digan me hace lo que el viento a Juárez. Lo que opine la ciudadanía me tiene sin cuidado. Tengo mis ideas y a ellas me atengo.

En CDMX gobernar es hacer muchas, muchísimas obras de construcción al mismo tiempo. Así se contribuye con la contaminación, pero en grande, porque paraliza el tránsito en mil puntos de la ciudad simultáneamente. Perfecto. Muy inteligente. Pero, ¿quién no lo sabe?: en las obras está la plata, los premios y los estímulos. Advertencia, si todos continuamos pensando a la velocidad de Mancera, un día nos quedaremos en la calle, dormidos para siempre.

En la misma ciudad, Aurelio Nuño ejerce con gusto el papel de villano favorito que le han asignado en esta administración federal tan llena de villanos. Ha anunciado despidos de maestros con aire de capataz implacable, y ahora, pretende dar clases de urbanidad política a estudiantes politécnicos en protesta, de quienes, en su arrogancia y cerrado al dialogo, espera seriedad en sus demandas. Ha de entenderse que si no se portan con esa seriedad esperada por Nuño, pues a ver quién los atiende.…

Mientras tanto, centenares de personalidades y organizaciones académicas, eclesiales, populares, de la sociedad civil, estudiantiles, de derechos humanos y sociales de distintos países expresaron su rechazo a la campaña de desprestigio y a “la brutal represión que desde el gobierno federal se están aplicando en contra de los maestros y maestras de México”.

Miles de ciudadanos consideran que las autoridades correspondientes deben apostar al diálogo, "reconociendo las justas demandas del movimiento magisterial, y no a la fuerza para solucionar éste y cualquier otro conflicto, sobre todo en un país marcado por la violencia y la impunidad”. Se pronuncian por la libertad inmediata e incondicional de todos los presos políticos, así como la cancelación de las órdenes de aprehensión resultado de este conflicto. Pugnan por la instalación de un diálogo nacional resolutivo entre el gobierno federal y los representantes de la CNTE, a quien consideraron "interlocutor legítimo del movimiento magisterial que rechaza con dignidad la llamada reforma educativa del gobierno federal”.

Exigieron el cese a la represión y la persecución en contra del movimiento magisterial y “de las miles de personas que han salido a manifestarse en contra de la llamada reforma educativa. Dicen que cancelar el derecho a la protesta social es, sin duda, característica principal de un Estado autoritario”.

Al igual que Mancera, sólo que más arrogante y soberbio, Nuño es reflejo del político mexicano paquidérmico. Lo que me digan me hace lo que el viento a Juárez. Lo que opine la ciudadanía me tiene sin cuidado. Tengo mis ideas y a ellas me atengo. No habrá dialogo si no aceptan la reforma educativa y háganle como quieran.


 


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com