Linea Directa


UNA VOZ DE ALTURA

 

 

COSAS VERGONZOSAS Y DESAGRADABLES...

Por Alejandro Díaz Camacho (LD  07-03-16)

E-mail:  adiazcam@gmail.com

  

Mientras en Estados Unidos, la engañada esposa Hillary Clinton y el insoportable y nefasto Donald Trump avanzan en el proceso de sus respectivas postulaciones presidenciales, este último con el desagrado del voto latino, en México, nos siguen ocurriendo con frecuencia cosas vergonzosas y desagradables que pintan de cuerpo entero lo que sucede en este infierno disfrazado de país y que dan al traste con los sucesos mundiales que acontecen. Muchas de estas tantas cosas que ocurren y a las cuales el malogrado gobierno y los medios nos acostumbran cotidianamente a soportarlas, se expresan a continuación: 

PRIMERA: En días pasados, el mexiquense que habita Los Pinos, aprovechó la visita del vicepresidente de Estados Unidos Joseph Biden, para criticar rezagado, en segunda voz y en postura totalmente fuera de tiempo, al estrambótico y farsante pero viable precandidato republicano Donald Trump. En su momento, el mexiquense nunca le reclamó a Trump su postura, pero en esta ocasión, quizá alentado por el visitante de ojos claros, le dedicó en su indirecta relatoría genéricas palabras de censura al referirse a todos aquellos que eventualmente tienen la visión de cerrarse y construir muros, pues eso sólo los llevará al aislamiento y a quedarse en las tinieblas de la soledad.

En su corta y desagradable intervención, Peña Nieto cruzó la línea de extraña contención impuesta por él mismo ya que en septiembre del año pasado (en entrevista para SDP Noticias, Federico Arreola) había dicho: “no quiero prestarme a un juego, ni a ser parte del juego, de quien pretende o aspira a una posición de jefe de Estado… prestarme a ser parte de una disputa político-electoral que se está teniendo en los Estados Unidos, y de alguien, en concreto, que ni siquiera todavía es candidato de un partido político”.

La predisposición de Biden de escucharlo amablemente, se dio en el contexto del diálogo económico de alto nivel (DEAN), que la cancillería mexicana realizó dentro de una vergonzante opacidad de propósitos y compromisos grises, así como de otras negociaciones que sin mayor detalle fueron envueltas en bonita papelería pletórica de buenos propósitos y nobles intenciones que muy pronto se reflejarán en múltiples negocios relacionados con los energéticos (petróleo, energía eléctrica, gas, venta y distribución de combustibles, etc.) que son impulsados alegremente por la vergonzante clase política nacional en un proceso descarado de regresión histórica.

En ese desagradable e inmisericorde contexto, Biden con vergüenza fingida hubiera querido disculparse con México por lo dicho en el reiterativo discurso ruin, mezquino y mentalmente descompuesto de Trump, pero rectificó su postura y no dejó de certificar la oportunidad de comprar energía barata debido al recorte presupuestal de la hacienda mexicana por más de 100 mil millones de pesos a Pemex que nos impactan severamente (menos empleos y mayor inflación). Biden, frotándose las manos como Pilatos, se dio el lujo de regalarnos como en otras épocas, espejitos y condescendencias circunstanciales y propició además el asomo crítico del mexiquense contra el multimillonario estadounidense que para vergüenza del mundo entero, va ganando la postulación republicana de los Estados Unidos de Norteamérica.

SEGUNDA: En el inmenso historial de barbaridades que diariamente se cometen en México ha destacado la de Tierra Blanca, Veracruz, contra cinco jóvenes fuertes y sanos, tal vez insensatamente contentos con la vida, que un fin de semana habían ido a festejar un cumpleaños al puerto de Veracruz. Estos cinco jóvenes, el pasado 11 de enero, a su regreso a Playa Vicente, fueron secuestrados por policías estatales porque parecían sospechosos como lo somos todos en México; luego, fueron interrogados, golpeados, privados de la vida y desaparecidos. Fueron sospechosos para el verdadero gobierno de la República, es decir, para los que portan insignias de poder civil que en contubernio con el dominante crimen políticamente organizado (policías-capos-políticos-empresarios-gobernantes) deciden la suerte de los mexicanos en cada localidad y en la nación entera, resuelven sin juicio alguno, vida o muerte, libertad o cárcel, normalidad o dolor extremo, paz u horror.

Para vergüenza de esta línea directa y de los mexicanos todos, Roberto Campa Cifrián el Subsecretario de Derechos Humanos de Gobernación (vaya broma), en su relatoría fundamentada en las declaraciones hechas por un octavo policía veracruzano detenido, da como virtual verdad oficial, que no solo fueron asesinados, sino quemados, molidos y sus restos tirados al río. El caso de Tierra Blanca, no deja de hacer un guiño hacia el caso de Iguala, se confirmaría así el método extendido de incineración de cuerpos y dispersión de los restos en ríos, ya que de ellos ninguna evidencia quedará.

La cruda confesión de inviabilidad institucional hizo reflexionar al subsecretario Campa, respecto de la importancia de que los criminales (es decir, los otros) desechen la suposición de que desaparecer a sus víctimas significa desaparecer el delito. Esta convicción, añadió el filosofal burócrata, deriva precisamente de la situación de impunidad, porque en otras ocasiones desaparecen las personas y no ha ocurrido nada. ¿Se refería quizá a Jesús Murillo Karam, la verdad histórica y Ayotzinapa? O tal vez a que el Estado mexicano está quemado, molido y sus restos plenamente masacrados e identificados son dispersados sin importar el río de destino.

TERCERA: En el duro esfuerzo por aparentar que algo importante se hace contra lo que a fin de cuentas no se combate ni se extermina porque forma parte sustancial de la conformación actual de los poderes en México, el presidente de esta vapuleada república, Enrique Peña Nieto, al acudir a la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) había exhortado al poder legislativo para que se apruebe el mando único policiaco en cada una de las entidades del país. El exhorto, a fin de cuentas y para vergüenza nuestra, no es más que un juego más de apariencias del Ejecutivo Federal, (Peña Nieto, Osorio Chong y Arely Gómez), con el que se simulan atención y soluciones al cáncer institucional que mezcla financiamientos electorales, corrupción extrema desde los poderes públicos, salvajismo de los cárteles impunes y una guerra por el control del mercado del crimen desde filas policíacas, militares y políticas.

CUARTA: Otra vez Veracruz: Javier Duarte de Ochoa, desde su virreinato veracruzano ha sido pionero en el empuje de medidas audaces para beneficio de las élites a las que ha servido apasionada e interesadamente. Merecedor de permanente memoria histórica, ha sido el embate contra los periodistas que a su juicio se portan mal, conjuntando así una estadística funeraria de fama mundial respecto a comunicadores sociales caídos en dicho territorio salvaje. A la lista de agravios contra los veracruzanos, el muy mentado Duarte ha añadido la pretensión de ser nuevamente vanguardia respecto a intenciones hasta ahora no abiertamente expresadas en otros ámbitos gubernamentales, incluyendo el federal.

El gobernante veracruzano, por medio de un bonito ejercicio de prestidigitación (reformas legales), intenta desaparecer el Instituto de Pensiones del estado y dejar a decenas de miles de empleados sin las adecuadas pensiones y jubilaciones que han sido cubiertas a lo largo de años y ahora quedarían en una imprecisión jurídica absolutamente dañina a los intereses de esas mayorías trabajadoras.

Las malas lenguas dicen que el Instituto de Pensiones ha sido saqueado por el gobernador Duarte, con el beneplácito del consejo de vigilancia, integrado por ‘líderes sindicales’ charros comprados por el gobernante y que el proyecto de ley pretende deslindar las obligaciones del gobierno con los pensionados y futuros pensionados en Veracruz, obviamente la causa de esta modificación pretende hacer de lado los millonarios adeudos que mantiene con la Universidad Veracruzana, pero la ley propuesta incluye también a los Organismos Públicos Descentralizados, que por su estructura jurídica, tendrían que pagar las pensiones correspondientes aun cuando no cuenten con solvencia ni para la gasolina ni la torta diaria. En resumen, esta ley le quita la base a los trabajadores, que dejarían de ser empleados del gobierno, para ser sólo de la institución en donde prestan sus servicios.

QUINTA: En Michoacán se anuncia que habrá una muy fuerte sanción contra el responsable de que un helicóptero del gobierno estatal hubiera sido utilizado para transportar a la televisiva Belinda durante la visita del papa Francisco. ¿Acaso, se castigará a Silvano Aureoles (gobernador enamoradizo, según su compañero de partido, el senador Barbosa), quien se fotografió con gusto con la mencionada Belinda? No. El presunto responsable de tomar esas decisiones es un agente secundario de la Secretaría de Seguridad Pública del estado, o en su caso, el piloto de la aeronave, ni duda cabe, la cuerda se rompe por lo más delgadito…

SEXTA: Mientras en Estados Unidos a pesar de las agresiones de Trump, se leen los entretelones de las mesas de trabajo privadas entre cónsules y embajadores mexicanos para integrar un documento confidencial que ofrece una radiografía de los problemas de ese ámbito según los miembros de la élite diplomática, en la rectoría de la UNAM se aprovecha el caso del joven no inscrito en esa casa de estudios que fue detenido (sin miramientos a la autonomía universitaria) por policías bajo acusación de narcomenudeo para intentar la recuperación oficial del auditorio que oficialmente se llama Justo Sierra aunque sus actuales ocupantes sin ápice de vergüenza le llaman Che Guevara! Lo desagradable de esta sexta, es que también tomó posesión al frente de la Profeco el mexiquense Ernesto Nemer, quien ganó fama en semanas anteriores al tomarse, siendo subsecretario de Sedesol, una foto con el niño bolero que siempre le lustra el calzado cuando va a San Cristóbal de Las Casas…

LA SEPTIMA Y NOS VAMOS: Las desgracias, vergüenzas y cosas desagradables no vienen solas. Al declive nacional se ha sumado la infamante caída de Carlos Slim Helú, quien en esta ocasión ha dejado los lugares preponderantes de la riqueza mundial (pasó del segundo al cuarto lugar, según Forbes), dando un seco golpe al orgullo de esta patria poblada por lo menos de 52 millones de personas (Sedesol) en situación de pobreza en diversos grados pero bendecida con la aparición, de entre sus desigualdades e injusticias, de un multimillonario de primerísimos niveles que para infortunio nuestro cayó al cuarto lugar de los hombres más ricos del mundo.

Sin duda alguna, en este vapuleado País, nos ocurren cosas vergonzosas, contradictorias y desagradables que nos llevan al inevitable vómito, pero ni modo, aquí nos tocó vivir, como dice Cristina Pacheco una prestigiosa conductora de televisión.

 


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com