Linea Directa


UNA VOZ DE ALTURA

 

 

RENOVACIÓN GENERACIONAL

Por Alejandro Díaz Camacho (LD 23-02-15)

E-mail:  adiazcam@gmail.com

  

Como si fuera un cuento, no de hadas sino de principitos, este cuento se desarrolla en Chiapas, un contradictorio paraíso lleno de historia, selva, y exóticas bellezas naturales, pero también lleno de marginación, hambre, intereses no muy legítimos y pobreza extrema. En Tuxtla Gutiérrez, capital de ese contradictorio paraíso, nació el 7 de abril de 1980, un principito “Manuelito” producto de la unión del amor de Leticia Coello Garrido y José Manuel Velasco Siles, hijo del distinguido médico neurocirujano y exgobernador de ese estado Manuel Velasco Suárez.

En el año de 2001, el principito fue presentado por su abuelo al entonces jefe de la corte política chiapaneca Pablo Salazar Mendiguchea, para que éste desde su trono, pudiera impulsar la carrera política de su nieto, en el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), que se ha valido incesantemente del diseño electoral mexicano que permite a partidos minoritarios hacer alianzas con los grandes a cambio de mantener el nivel básico para su registro y compartir prerrogativas y privilegios, su símbolo es el Tucán (especie en peligro de extinción) y tiene como líder al llamado Niño Verde, el cuarentón Jorge Emilio González Martínez, también especie de renovación generacional con tendencias próximas al mismo estatus de extinción.

Desde que su padre, Jorge González Torres fundó el partido, éste, como negocio familiar, no ha dejado de ser un auténtico festín de pandillas consumidoras de las partidas presupuestales, siendo su principal característica, ser un catálogo de despotismo y área natural protegida donde abundan parásitos demagogos dedicados al tráfico de influencias y la confección de negocios relacionados con el medio ambiente y los recursos naturales.

Olvidaba señalar en nuestra narrativa, que Pablo Salazar, el impulsor político del principito, resultó ser un gobernador corrupto (como tantos que deambulan dentro del incierto país de las maravillas y otros tantos fuera de él) y al término de su mandato, fue puesto tras las rejas, acusado de los delitos de peculado, ejercicio indebido del servicio público, abuso de funciones públicas, abuso de autoridad y asociación delictuosa, pero tras 15 meses de encierro, gracias a su influyente gestión, la justicia a la mexicana le perdonó la vida y quedó libre para seguir su proceso penal en “reclusión domiciliaria”.

Manuelito, como aún le llaman en privado sus familiares, ha sido un político precoz, que generalmente se acompaña del título de más joven en los cargos que ha ocupado, vea usted si no:

Con escasos 21 años de edad, logró en 2001 convertirse en el diputado local más joven en la historia de Chiapas, formó parte de la Junta de Coordinación Política y desempeñó los cargos de secretario de la Mesa Directiva, presidente de la Comisión de Ecología e integrante de las comisiones de Gobernación y Justicia. Dos años más tarde, fue electo diputado federal plurinominal, convirtiéndose así en el legislador más joven en aquella LIX Legislatura.

Durante esta encomienda, se desempeñó como vicecoordinador y coordinador del grupo parlamentario del Partido Verde Ecologista de México, secretario de la Comisión de Vigilancia y, presidente de la Comisión de Concordia y Pacificación, presentó 47 iniciativas de reforma, entre las que destaca su iniciativa aprobada por senadores y diputados para que las niñas y los niños de familias pobres que no tienen acceso a la salud, puedan hacerlo de forma gratuita en los servicios públicos. En 2006, compitió y ganó una senaduría de mayoría con cerca de 500 mil votos bajo las siglas de la Alianza por México integrada por el PRI- Partido Verde.

En septiembre de ese mismo año toma protesta en el senado, convirtiéndose así en el senador más joven en la historia del país. En la Cámara alta fue presidente de la Comisión de la Medalla Belisario Domínguez e integrante de las comisiones de Equidad y Género, Desarrollo Rural y Estudios Legislativos. Presentó 115 iniciativas de Ley y 36 puntos de acuerdo y tuvo más de 200 participaciones en Tribuna.

Después de las elecciones de julio de 2012, Manuelito con 32 años encima, en un proceso electoral empañado por las irregularidades –compra y coacción del voto, muertos y heridos, acarreo de votantes y un desmedido gasto electoral que podría haber superado el tope de campaña–se convirtió en el gobernador más joven del país. Los Partidos de oposición sostienen y reclaman que las elecciones estuvieron plagadas de irregularidades y gastos excesivos.

A pesar de los reclamos, el 8 de diciembre de 2012, nuestro principito, asume la titularidad del Poder Ejecutivo del Estado de Chiapas para el periodo 2012-2018, y dicen las malas lenguas que desde allí, pretende completar en 2018 su colección juvenil con la estampita que le falta en su álbum, la Presidencia de la República, pensando tal vez que desde el balcón presidencial y con el zócalo lleno de servidumbre (si el voto le es favorable), podría garantizar a la plebe una soberbia aplicación de bofetadas no sólo faciales sino también en lo económico, lo político y lo social.

Lo hecho, hecho está, el joven Manuelito llegó al poder chiapaneco, y desde su llegada, como claro ejemplo virreinal de las relaciones de clase, además de acicatear facialmente a los integrantes de su servidumbre sumisa, aquel paraíso chiapaneco de nuestro cuento, con enormes inyecciones del erario en campañas de publicidad por todo el país, se ha convertido en centro de negocios privilegiados para muchos amigos empresarios, entre los que destaca Ricardo Salinas Pliego, presidente del Grupo Salinas, que tiene como punta de lanza a Televisión Azteca y como gerente regional al senador (obviamente Verde) Luis Armando Melgar.

En andas electrónicas, la televisora del Ajusco, y la definitoria Televisa, impulsan al joven Velasco, que en pocos meses habrá de casarse con la actriz y cantante Anahí Giovanna Puente Portilla, en un episodio de construcción de candidaturas presidenciales que se puso en práctica hace unos años en el estado de México con una pareja por demás interesante: Enrique Peña Nieto y Angélica Rivera, la famosa Gaviota de la casa blanca.

Al final del cuento, diversos medios han hecho hincapié en la inexperiencia de Manuelito, se dice que disfrazado de lacandón, presta poca atención a los problemas sociales en su estado, y quienes se oponen a su mandato, afirman que seguirá repartiendo cachetadas muy al estilo de las que sigue suministrando el partido verde que lo postuló y llevó al poder.

Cachetadas no sólo por los abusivos anuncios de promoción electoral que inserta en pantallas, autobuses, puestos fijos y espectaculares gracias a una campaña de madruguete en medios electrónicos y al apoyo de figuras de Televisa que se declaran verdes y reproducen desvergonzadamente la propaganda engañosa de que el partido del tucán sí cumple y a la vez, pregona como promesa cumplida sus logros legislativos.

Vales de medicinas a la orden del día, no más cuotas escolares obligatorias, cadena perpetua y violadores tras las rejas, circos sin animales, son puras mentiras y patrañas que ellos mismos inventaron y que ellos solamente se las creen. No cabe duda, nuestro cuento de principitos se transformó rápidamente ya que simulaciones como esta, confirman la nefasta capacidad de manipulación que tienen los anuncios políticos en medios electrónicos al influir mediáticamente entre clientelas poco informadas.

Mientras tanto, el Instituto Nacional Electoral, con Lorenzo Córdova al frente, tras la salida de los representantes de 7 partidos de la sesión del Consejo General, ha tenido que encender luces de alerta y cancelar otras dos importantes reuniones, dando muestras de que el barco hace agua con todo y la renovación generacional de sus cuadros, y ante la embestida de las propagandas políticas, sus consejeros como el chinito, nomás se quedan milando.

  

 


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com