Linea Directa


UNA VOZ DE ALTURA

 

 

NOS LLEVÓ EL TREN...

Por Alejandro Díaz Camacho (LD 22-12-14)

E-mail:  adiazcam@gmail.com

  

En el mes de noviembre, a pesar de los actos violentos, las corruptelas y la impunidad imperante, todo era alegría y felicidad, el jefe de las finanzas nacionales y hoy “Ministro de Malinalco” Luís Videgaray, sin ser sorprendido todavía por la casita adquirida en ese histórico y legendario lugar, daba a conocer la estrategia gubernamental para el 2015, se basaba principalmente en las coberturas petroleras que garantizaban al 100% el ingreso proveniente del oro negro para hacer frente a su predecible desplome y así blindar las finanzas públicas.

Tenebrosamente y de la noche a la mañana, acercándose el día de los inocentes y con la euforia de las compras navideñas y el re etiquetado de precios, aún en los productos básicos (con Profeco Ausente), tal estrategia resultó de mentiritas, ya que de acuerdo con los Criterios Generales de Política Económica fijados por el gobierno de Peña Nieto, para 2015, la plataforma de producción de crudo se estimó en 2 millones 400 barriles diarios, y la plataforma de exportación, un millón 90 barriles por día, como promedio. Anualizados, la producción, suma 876 millones de barriles y la exportación, 398 millones, en números cerrados.

Originalmente, sin tener los pelos de la burra en la mano, Peña Nieto, su gabinete económico, así como sus paleros Diputados y Senadores, estimaron un precio de 82 dólares por barril de exportación, para poco después reducirlo a 81 dólares y finalmente llegar a 79 billetes verdes. De entrada, ese recorte (de 82 a 79 dólares por barril) implicó dejar de captar 11 mil 308 millones de pesos, pero si varió el precio, no lo hizo el volumen de producción ni el de exportación. Hoy cuando la nota aparezca dejaron de ingresar más de 30 mil millones de dólares, con un precio de 50 dólares barril.

La cacareada fórmula mágica de Videgaray falló, su fórmula fue notoriamente insuficiente, pues sólo cubre 26 por ciento de la producción nacional de oro negro y 57 por ciento de las exportaciones estimadas para el próximo año, de acuerdo con lo propuesto por el Ejecutivo y aprobado por el Congreso.

Para proteger un precio de 76.4 dólares por barril, las coberturas petroleras del ministro de Malinalco sólo consideraron (mediante 43 operaciones que pagaron 10 mil 467 millones de pesos) en los mercados de derivados internacionales) 228 millones de barriles que es lo que corresponde al riesgo neto para todo 2015, la exposición equivalente del gobierno federal, es decir el equivalente a 95 días de producción (poco más de tres meses) y 209 días de exportación (alrededor de siete meses). ¿De dónde saldrá el ingreso faltante, que no es poco?

Agustín Carstens, Videgaray y sus genios financieros, se mantienen en su dicho: no hay problema, estamos cubiertos y las finanzas públicas no corren riesgo alguno. Sin embargo, al desplome de los precios de exportación se suman dos factores: la caída interna de la producción y el decrecimiento de las importaciones de crudo por parte de Estados Unidos, el primer cliente, y por mucho, del oro negro mexicano.

Como bien publicó La Jornada, “con la caída registrada en el precio del petróleo mexicano, que se ha reducido a prácticamente la mitad en seis meses, la cobertura contratada por el gobierno federal para garantizar los ingresos petroleros del próximo año –con los que se financia un tercio del presupuesto– será insuficiente, por lo que el gobierno tendrá que reducir su gasto público, aumentar impuestos o incrementar el endeudamiento, alertaron especialistas”.

Fernando Ramones, integrante del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria, estimó que con los precios actuales y el tipo de cobertura contratada por el gobierno, sólo se recaudaría 37 por ciento de los ingresos petroleros estimados en la Ley de Ingresos de la Federación 2015. De esta manera, queda la duda de dónde provendrá el 63 por ciento restante que pretende recaudar la Ley de Ingresos de 2015.

De acuerdo con lo anterior, el boquete que a las finanzas públicas causaría la caída del ingreso petrolero se aproximaría a 756 mil millones de pesos, de tal suerte que los 33 mil 641 millones de pesos del Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios (hasta 2014 conocido como el Fondo de Estabilización de Ingresos Petroleros) reportados hasta noviembre (la cifra es de Videgaray) no alcanzarían ni para el arranque. Entonces, ¿de dónde saldría la diferencia? Quién sabe, aunque para la casa de Malinalco y tal vez sin comprobarlo, en una contraparte sin servidores públicos, para la casa blanca de las Lomas, sí alcanzó.

Pero si de fórmulas mágicas se trata, allí están los beneficios de la inversión directa entre una poderosa firma extranjera (BMW) y un débil gobierno estatal. El gobierno de San Luís Potosí, el 4 de julio del presente año, regaló incentivos y exenciones de impuestos por 3 mil 500 millones de pesos del erario estatal a la trasnacional automotriz BMW, por haber decidido instalar una planta en esa Entidad, algo que por lo demás también concretó el gobernador anterior, Marcelo de los Santos, con General Motors, otra trasnacional del ramo. La empresa armadora alemana, sólo se obligó a dos compromisos: crear hasta mil 500 empleos, en un plazo que se vence en 2024, e invertir mil millones de dólares en un plazo que fenece en 2029. BMW puede dar por cancelado el convenio a discreción por cualquier detalle que no le parezca, sin ninguna penalización.

Éste ilícito convenio transexenal firmado en Los Pinos con discursos de Enrique Peña Nieto; el presidente de la BMW y el gobernador Fernando Toranzo obliga no al gobernador (él deja el cargo en 2015) sino al pueblo potosino a erogaciones, incentivos, apoyos y concesiones transexenales que contravienen el marco jurídico potosino.

Arreglos como este, constituyen un retrato fiel de la forma en que las trasnacionales abusan de ciertas administraciones públicas locales. Es sumamente ilustrativo el vasallaje del débil y grisáceo gobierno de Toranzo, quien, violentando la Constitución local, deja a las siguientes administraciones potosinas una carga de apoyos para que se puedan crear mil 500 empleos (2.3 millones de pesos cada una de esas plazas). ¿Y el beneficio? de aquí a 2024, es decir, 150 plazas por año, si la trasnacional cumple y si no fallan los potosinos.

Sinceramente y sin licitación pública de por medio, nos llevó el tren. Mientras tanto, el señor de Malinalco, seguirá consolidando la textura fallida de un gabinete peñista enredado en declaraciones amenazantes, licitaciones canceladas, estudios de impacto ambiental al vapor e ineficacias comprobadas, corruptelas (con financiamiento de Higa o de otros proveedores y aliados) y descomposición sin merecerlo, de un país noble y justo pero que desgraciadamente está plenamente a la vista.

Mucha Salud y Feliz Año Nuevo,

 

 


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com