Linea Directa


UNA VOZ DE ALTURA

 

 

LA TELENOVELA

Por Alejandro Díaz Camacho (LD 24-11-14)

E-mail:  adiazcam@gmail.com

  

No queda la menor duda, México ha retornado con creces a la bella época del cine mexicano, películas como Ustedes los Ricos y Nosotros los Pobres son de llamar la atención en éstos días, y que decir de las buenas novelas como lágrimas y risas y el Memin Pinguin de la señora Yolanda Vargas, entre otras. En aquel entonces México ofrecía sus bellos paisajes y escenarios naturales que fueron aprovechados por famosos directores de cine de aquella época, hoy por todo lo que nos sucede parece que retomamos el paso, mire Usted amable lector.

Angélica Rivera Hurtado, regresó a los canales televisivos, para explicarnos a los mexicanos, el drama que se suscitó a raíz de la compra a plazos de una casita de más de 80 millones de pesos en las Lomas de Chapultepec, que primero fue cuestionada por algunos medios de comunicación pero después repudiada por el ofendido pueblo mexicano.

Habló no como la primera dama que esperábamos en función de su investidura, sino en representación de la “Gaviota”, que no ha dejado de ser actriz y como tal, le pasaron el libreto de lo que tenía que decir.

Francamente esperábamos otro discurso, habló con ojos llorosos y el rostro desencajado para manifestar su opulencia y millones que por más de 25 años le ha permitido generar su propio patrimonio y su propia independencia económica, nos dijo claramente que no tiene nada que esconder y haber elegido esta vía para explicar lo relativo al inmueble con el fin de “defender mi integridad, la de mis hijos y la de mi esposo” y subrayó en su intervención televisiva que ella no es servidora pública.

Lástima, pensábamos todo lo contrario porqué la primera dama, como un servidor público es una persona que brinda un servicio de utilidad social. Esto quiere decir que aquello que realiza beneficia a otras personas y no genera ganancias privadas (más allá del salario o prestaciones que pueda percibir el sujeto por este trabajo).

El hecho de manejar recursos públicos confiere una responsabilidad particular a la labor de los servidores públicos que están muy cerca de la comunidad y son percibidos como parte de ella, cuidado Doña Angélica, sus declaraciones patrimoniales, no interesan por la turbiedad del asunto y no son gratas porque en momentos de crisis la pueden alejar del populacho. Su comportamiento debería ser intachable, ya que la sociedad confía en su honestidad, lealtad y transparencia, con todo respeto, búsquese otros consejeros.

Desesperado ejercicio de control de daños, lástima que su esposo, el Presidente de la República, se empecine en invocar transparencia, rendición de cuentas y un largo etc., y sea el primero en valerle todo eso, el mismo régimen de siempre corregido y aumentado y en su máxima expresión, sería bueno que en un acto de congruencia saliera a dar la cara o cuando menos que una de tantas propiedades de su declaración patrimonial, las done al teletón.

Esperábamos otro mensaje ya sea de usted o de su esposo, ya que ambos desde su casita en “Los Pinos” saben que el país atraviesa por una grave situación. El Estado mexicano muestra debilidades evidentes y el gobierno de la República está en el centro de señalamientos severos por el desbordamiento de la violencia que no ha podido frenar y la impunidad que no ha querido perseguir.

El daño de imagen esta hecho, la ciudadanía queda con dudas. Basta de mentiras. Hablan en sus discursos de modestia y viven en la opulencia grotesca que contrasta con la pobreza de gente que vive casi a la intemperie en las sierras mexicanas y comen tortilla con sal.

No convencen, como dicen en mi pueblo, mejor cuéntame una de Pepito.

 

 


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com