Linea Directa


UNA VOZ DE ALTURA

 

 

ABARCA, UN DELINCUENTE ANDA SUELTO

Por Alejandro Díaz Camacho (LD 13-10-14)

E-mail:  adiazcam@gmail.com

  

No cabe la menor duda, en su naturaleza animal, los gobernantes se transforman al igual que los camaleones, unas veces son gobernantes y otras son delincuentes, salvo algunas excepciones, por cómo actúan, son esto último, usted bien lo sabe. 

La noche en que ocurría en Iguala una de las peores tragedias de los últimos años en México, el alcalde de la ciudad, José Luis Abarca Velázquez, bailaba con su esposa en una fiesta que organizaron para festejar el inicio de su campaña política ya que ella se preparaba para sucederlo en él cargo. De lo que ocurría en la ciudad, el alcalde extrañamente no se enteró, o al menos eso dijo: después de bailar con su esposa, María de los Ángeles Pineda Villa, la pareja imperial se fue a dormir.  

María de los Ángeles (hermana de uno de los líderes de la banda Guerreros Unidos) como presidenta del DIF en Iguala, ese mismo día 26 de septiembre rendía su informe de actividades y dejaba muy en claro que además de ser la esposa del presidente municipal, era una de las principales aspirantes a la alcaldía para 2015, y una figura de enorme influencia política. 

Cuando en el país creció el escándalo por la agresión a los estudiantes, Abarca Velázquez solicitó una licencia para dejar el cargo… Y luego desapareció junto con su esposa y el jefe de la policía. Ahora el exfuncionario es acusado de homicidio y la Procuraduría (Fiscalía) General de la República (PGR), busca a la pareja por la responsabilidad de las agresiones y la desaparición de los estudiantes. La PGR dice que no han abandonado el país, pero seguramente con camuflaje de camaleón se encuentran fuera de Guerrero.  

José Luís Abarca Velázquez pasó de ser un humilde vendedor de sombreros de palma y huaraches en mercados sobre ruedas, pero en poco tiempo se convirtió en distribuidor de joyas, dueño de la plaza comercial Galería Tamarindos (la más grande de la ciudad) y un acaudalado comerciante. Su fortuna le permitió sufragar en 2011 una costosa campaña electoral en favor del hoy gobernador Ángel Aguirre Rivero y, un año después, financiar la suya propia, repartiendo generosamente despensas a sus simpatizantes.  

Algunos medios como MVS señalan que en el Registro Público de la Propiedad de Guerrero aparecen 17 inmuebles a nombre de Abarca Velázquez. El súbito crecimiento de la fortuna del ex alcalde causó suspicacias, aunque algunos la relacionan con la familia de su esposa, hermana de Marco Alberto y Marco Antonio Pineda Villa, asesinados en 2009 y quienes de acuerdo con la PGR formaron parte del cartel de los hermanos Beltrán Leyva. 

Abarca conquistó la candidatura de la alcaldía a golpes de chequera. Después de un efímero jaloneo interno, el Partido de la Revolución Democrática no tuvo empacho alguno en incorporarlo a sus listas, a pesar de su reputación como amigo de algunos de los más importantes malosos de la región. De inmediato se sumó a las filas de Nueva Izquierda. 

Desde su llegada al ayuntamiento, José Luís Abarca ha sido acusado de corrupción, nepotismo y autoritarismo. El 30 de mayo de 2013, ocho miembros de Unidad Popular de Iguala, organización social opositora al presidente municipal, exigían la entrega de fertilizantes para sus cultivos, fueron levantados por un comando. Tres fueron ejecutados. Nicolás Mendoza Villa, uno de los secuestrados, que alcanzó a escapar, acusó directamente al alcalde de los hechos y de haber dado muerte personalmente al dirigente perredista Arturo Hernández Cardona disparándole un escopetazo en la cara y otro en el pecho, tras de espetarle: Qué tanto estás chingando con el abono. Me voy a dar el gusto de matarte. José Luís Abarca negó varias veces las acusaciones y siguió en su cargo, al igual que su esposa. 

Pero la viuda del activista, Sofía Lorena Mendoza Martínez, quien es regidora del Ayuntamiento, denunció el crimen, e incluso la Fiscalía General del Estado inició una investigación por el caso. Nada pasó, hasta ahora, que la PGR asumió el caso de la desaparición de los 43 estudiantes. 

Infamia sobre infamia, José Luís Abarca declaró que la matanza de normalistas fue provocada porque “al parecer alguien contrató a los Ayotzinapos para hacer desmadres”. ¿Quién es ese alguien que, según el alcalde, les pagó para crearle problemas? En una región infestada por el narcotráfico, la acusación es temeraria y provocadora. ¿Acaso por eso le arrancaron la piel de la cara a uno de los estudiantes? 

A José Luís Abarca lo protegen personajes muy poderosos en el gobierno y en el Congreso del estado. Cuando la regidora de Desarrollo Rural, Sofía Lorena Mendoza, promovió la revocación del mandato del alcalde, acusándolo de ser responsable del asesinato de los tres dirigentes de la Unión Popular, el presidente de la Comisión de Gobierno del Congreso local, Bernardo Ortega Jiménez, lo apoyó. Al igual que Abarca, Ortega es parte de Nueva Izquierda. ¿Seguirá el Partido de la Revolución Democrática protegiendo a José Luís Abarca y también a su esposa?  

O dará marcha atrás y Carlos Navarrete su presidente seguirá disculpando a su partido ya que en la polémica por el asesinato y desaparición de los estudiantes, reconoció que se equivocaron con apoyar al ex alcalde. "Los perredistas asumimos nuestro error y ofrecemos al pueblo de Guerrero nuestras disculpas, y pedimos su perdón", dijo. Pero algunos compañeros de su partido, como la senadora Dolores Padierna, creen que no es suficiente con las disculpas y reclamó ir a fondo y castigar no sólo al alcalde de Iguala sino a la esposa y a todo el núcleo de delincuentes, mafioso, que operaba en ese gobierno". 

Para Murillo Karam, la captura del alcalde de Iguala, José Luis Abarca, y su esposa, son fundamentales para el esclarecimiento del secuestro y presunta ejecución de 43 estudiantes normalistas ocurridos en días pasados en ese municipio guerrerense, ya que una de las líneas de investigación sugiere que ambos podrían ser los autores intelectuales de esos delitos, revelaron mandos de la Procuraduría General de la República (PGR). 

El munícipe con licencia y su cónyuge fueron involucrados en la desaparición y presunto asesinato de 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, según la información que aportó a la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (Seido) Salomón Pineda Villa (cuñado de Abarca), quien fue detenido por elementos de la Secretaría de Marina el pasado miércoles en la ciudad de Cuernavaca, Morelos, en inmediaciones del Congreso local.

Salomón Pineda Villa ya había sido detenido en 2009 y presuntamente tenía ocho meses de haber salido de una prisión de máxima seguridad, porque el Ministerio Público no pudo sostener las acusaciones que se le formularon en el sentido de que pertenecía a una banda de secuestradores encabezada por sus hermanos Mario y Alberto, conocidos como El MP y El Borrado, respectivamente.

Demasiado tarde, dice René Bejarano, esposo de Dolores Padierna y líder de Izquierda Democrática Nacional (IDN), una corriente política del PRD. Si hace un año las autoridades hubieran atendido la denuncia, la tragedia no hubiera ocurrido. En eso parece coincidir el procurador General, Jesús Murillo Karam. "¿Se podía haber evitado?", comentó a Noticias MVS. "La verdad digo, con toda franqueza: nunca me imaginé que pudiera hacerse una barbaridad del tamaño de lo que se hizo". 

Mientras son peras o manzanas, cuídese porque un desgraciado delincuente y su mujer, andan impunemente sueltos y disfrazados de camaleón para pasar desapercibidos en algún lugar de México.  

  

 


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com