Linea Directa


UNA VOZ DE ALTURA

 

 

MUJERES EN AUTODEFENSA

Por Alejandro Díaz Camacho (LD 18-08-14)

E-mail:  adiazcam@gmail.com

  

Hablando de mujeres, nuestra historia de nación sabe, sin reconocer en lo que vale, de la presencia de la mujer mexicana en las grandes gestas heroicas. Hoy como ayer, ellas vuelven a estar presente en la lucha. Ellas, que de muchas y diferentes maneras han sido injustamente víctimas, saben en carne propia lo que es la pérdida de un ser querido.

En Michoacán, les han matado a sus padres, esposo e hijos y las han vejado, violado y prostituido, finalmente, algunas han entregado su propia vida por causa de las mismas mafias que tanto daño hacen al país ante la incomprensión y valemadrismo del gobierno federal de Peña Nieto y su comisionado Alfredo Castillo Cervantes (a quien el propio Peña Nieto, su paisano, le ha dado potestades múltiples aún sobre la soberanía del Estado), dejando como a otros gobernadores, en la penumbra y el anonimato a Salvador Jara gobernador en turno por la renuncia de fausto Vallejo.

En Caleta de Campos, pueblo michoacano de pescadores quedan pocos hombres, como en otros tantos pueblos de la Entidad; la mayoría de ellos son amenazados de muerte o fueron privados de su libertad por su pertenencia al movimiento de autodefensas cuyo líder el doctor José Manuel Mireles, por el delito de haber desafiado al gobierno, se encuentra tras las rejas en el penal de Hermosillo, Sonora, muy lejos de su terruño michoacano.

Un tanto desde el anonimato, con sus chapas coloradas, su tez morena cubierta por el rebozo y vestidas con camisetas blancas con el lema Autodefensas de la Costa de Michoacán, ahora son las mujeres, esposas y madres de los encarcelados en diversas prisiones del país, las que han tomado el mando de vigilancia para defenderse de los persistentes ataques de Los caballeros templarios, cuyo líder Servando Gómez Martínez, La Tuta, sigue prófugo y hasta se da el lujo de exhibirse en videos junto al mentiroso hijo del gris ex gobernador Fausto Vallejo y la pregunta sigue en el aire ¿Por qué no lo han podido atrapar?, será que alguien muy poderoso esta coludido con este mafioso.

En pequeños grupos, las mujeres llegan poco a poco con sus niños, desde otros poblados vecinos del próspero puerto de Lázaro Cárdenas, (objeto de deseo del crimen organizado) desde donde se transporta droga y sobre todo hierro (extraído ilegalmente de la sierra) a China, uno de los tantos negocios en expansión de La Tuta, que según dicen los conocedores, le deja por lo menos una ganancia de 72 millones de dólares anuales.

Cansadas de tanta agresión y de ver cómo desaparecen a su gente, sabiendo que el gobierno puede encarcelarlas, disciplinadamente empiezan a organizarse en el quiosco de la plaza para protestar y exigir ante los oídos sordos gubernamentales una ley de amnistía. Una ley que otorgue la extinción de responsabilidad penal de 320 autodefensas michoacanos que se levantaron en armas para combatir al crimen organizado, y que al sembrarles armas y drogas (práctica muy común de las autoridades policiacas) fueron detenidos por fuerzas federales y estatales, acusándolos de portar armas prohibidas y de uso exclusivo del ejército.

Hoy, los detenidos son considerados presos políticos pero afirman sus mujeres que ante los ataques cotidianos y la ineptitud de los desgobiernos michoacanos en turno: Godoy, Vallejo, Reyna y ahora Jara. Ellos le entraron por deber y sólo cuidaban al pueblo, defendían a sus familias, sus tierras, bosques y comunidades. Las mujeres de la comunidad indígena de Aquila siguen esperando que el gobierno cumpla su promesa de liberación: Quieren la libertad de sus presos; y en particular la libertad del doctor José Manuel Mireles. Quieren que salgan absueltos de cargos y aseguran que ninguno de ellos es delincuente, son gente que quiere la paz para su pueblo.

Gente que ya no está con su pueblo después de la intervención malévola e injusta del gobierno contra el movimiento de autodefensas y su líder el doctor Mireles, ahora el problema es más grande y serio; los malandrines templarios regresan gustosos porque ya no hay hombres que defiendan a los pueblos y dicen que se van a vengar de las familias de los presos, familias que viven intranquilas y angustiadas sin la seguridad prometida en el discurso político.

Los pocos hombres que quedan no aceptan ni están dispuestos a pertenecer a la policía rural del Comisionado Federal, siguen salvaguardando la seguridad de sus comunidades, tal es el caso de Semeí Verdía uno de los líderes de autodefensas más respetados por su comunidad nahua de Santa María Ostula. Tiene a más de 350 hombres armados, y sólo 100 han entregado sus armas aceptando la regularización. El resto quedará como policía comunitaria con credencial para portar sus armas dentro de su jurisdicción y así salvaguardar sus bienes.

Los pobladores se preguntan ¿y después de las mujeres quien defenderá a Michoacán? Sabiendo que ante la sordera gubernamental han perdido su seguridad y sus bienes en manos de la delincuencia, nadie mejor que ellas para hacerlo, conocen muy bien de la corrupción, la impunidad y la injusticia de encarcelar a sus hombres quienes para defenderse tomaron las armas como recurso desesperado, pero que hoy son acusados de lo mismo de lo que son víctimas.

No creen señores gobernantes que es una gran vergüenza que las mujeres sean, la última línea de defensa michoacana contra asesinos y sicarios de la peor clase. El desgobierno en sus tres niveles, federal, estatal y municipal, antes de escucharlas es capaz de encarcelarlas, no tiene escrúpulos.

Por todo ello, en este breve espacio, con admiración y gran respeto a ustedes que reclaman valientemente la libertad de sus hombres y luchan por la justicia y la razón de sus pueblos, solamente podemos decirles al igual que la canción, mujeres, oh mujeres tan divinas, no queda otro camino que adorarlas.

 


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com