Linea Directa


UNA VOZ DE ALTURA

 

 

ARGUMENTOS PARA UN METRO EN APUROS

Por Alejandro Díaz Camacho (LD 24-03-14)

E-mail:  adiazcam@gmail.com

 

Las fallas en la Línea 12 del Metro de la Cd. De México han generado diversas versiones de los actores involucrados, las causas que obligaron a cerrar 11 de los 25.1 kilómetros en su tramo elevado apuntan a tres factores: la incompatibilidad de los trenes con el sistema de vías, la cuestionada calidad de los materiales y la dificultad del terreno de la zona oriente de la ciudad.

Las empresas constructoras ICA, Carso y Alstom, el Gobierno capitalino y la administración del Metro han dado sus explicaciones sobre los problemas que originaron el cierre de una parte de la obra emblema de la administración de Marcelo Ebrard, pero parece que nadie es responsable de nada. Estos son cuatro de los argumentos principales.

Primer argumento: En un desplegado en la prensa los constructores, señalaron que el Sistema de Transporte Colectivo Metro (STC) a cargo de Joel Ortega, no permitió el acceso del consorcio al sistema de vías e impidió por cuatro meses que se diera mantenimiento a la vía conforme a lo previsto en el manual, lo que generó un alto grado de deterioro en dicho sistema. Acusaron que la vía de la Línea 12 se construyó tomando como modelo a la Línea A, porque así lo pidió el Gobierno capitalino en las bases de licitación; sin embargo, los trenes de la Línea Dorada son muy diferentes a los que corren por la Línea A (increíble verdad).

"Los cambios más importantes (entre los trenes que finalmente se adquirieron) se refieren a dimensiones, peso y número de carros, distancias entre ejes, perfil y características de las ruedas. Cabe señalar que después de 22 años, la Línea A no ha presentado los daños que manifiesta hoy la Línea 12", apuntaron.

Las empresas señalaron también que se realizaron diversas modificaciones al proyecto que incluyeron: ruta; cantidad y nombre de estaciones; inicio y terminación de la obra civil; y tipo de construcción y no tuvieron conocimiento de los criterios aplicados para la selección de los trenes y que obtuvieron algunos datos técnicos hasta marzo de 2012, tres meses antes de que llegaran al país y con la vía en proceso de terminación. Aseguraron que no era necesario suspender el servicio para reparar las fallas, por lo que se trató de una decisión para mandar un mensaje que calificaron de político (échese ese trompo a la uña Sr. Mancera).

Segundo argumento: La dependencia dirigida por Joel Ortega rechazó las argumentaciones del consorcio, al asegurar que justamente por el mantenimiento constante y el apego a los protocolos técnicos fue que se detectaron las anomalías en la vía, por ello, la suspensión parcial obedeció a deficiencias que ponían en riesgo la seguridad de los usuarios.

"Afirmar que la suspensión del servicio era innecesaria o que las reparaciones a los problemas de fondo se pueden dar en unos días o semanas no es serio", dijo el Metro, al señalar que esos señalamientos contradicen los dictámenes de expertos internacionales con los que cuenta.

Sin explicar lo que pasó durante la administración de Marcelo Ebrard quien se deslinda de su responsabilidad, enfatizó que desde el principio de la administración de Miguel Ángel Mancera todas las instalaciones estuvieron sujetas a una estricta supervisión y mantenimiento.

Tercer argumento: Enrique Horcasitas, quien renunció a su cargo de director del organismo descentralizado creado para la supervisión de la obra, dijo en su comparecencia ante legisladores locales que nada tuvo que ver en la licitación o la asignación del proyecto, el ex-funcionario señaló además que la instancia que él encabezaba carece de facultades para realizar trabajos de supervisión en líneas en operación, porque esa es una obligación del STC.

Horcasitas Manjarrez afirmó que el 30 de octubre del 2012 (día de la inauguración de la obra) el consorcio certificador dictaminó que en materia de seguridad los sistemas de operación funcionaban correctamente y que podía iniciarse el servicio con pasajeros. Agregó que por ello se formalizó ese día la entrega de la Línea al Metro, a fin de ponerla en funcionamiento de manera inmediata. Poco después, el Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, señaló que removió a Horcasitas para garantizar una investigación transparente sobre las fallas.

Cuarto argumento: La empresa española rechaza que el origen de los problemas sean sus trenes, pues fueron construidos bajo las especificaciones técnicas del STC, entidad que certificó el cumplimiento íntegro de los parámetros de operación. La compañía aseguró que la construcción de los trenes fue hecha en estrecha colaboración con el Metro y bajo su supervisión. La armadora española Construcciones y Auxiliar de Ferrocarriles CAF dijo que durante su operación diaria, los trenes de la línea han obtenido los más altos niveles de fiabilidad de toda la flota del Metro.

Sean los argumentos que sean, lo único que se alcanza a ver son patéticos intentos por salir del pantano con la cara menos sucia. O bien, tratando de que otro salga con la cara más enlodada. Al final de la línea 12, los ciudadanos, somos los verdaderos afectados de los múltiples fraudes que se cometen con cargo a la obra pública, las fallas detectadas pudieron provocar un grave accidente y como siempre los responsables se deslindan de lo sucedido. En todo este enredo apestoso se pueden dar todos los argumentos que quieran pero sólo habrá una sola respuesta: CORRUPCION.

Mientras tanto, el usuario tendrá que hacer buches de ajo y agua ya que la línea será sometida a correcciones y mantenimiento mayor y se prevé que el servicio permanezca suspendido hasta por seis meses, con el descaro de siempre, se recomienda paciencia y comprensión.

 

 


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com