Linea Directa


UNA VOZ DE ALTURA

 

 

A PESAR DE...

Por Alejandro Díaz Camacho (LD 24-02-14)

E-mail:  adiazcam@gmail.com

 

Expresión indicativa que nos dice que a pesar de lo que ha pasado, hay que seguir adelante. En el caso que hoy nos ocupa, a pesar de las múltiples reuniones cumbres que se realizan por todo el orbe, como Davos en Suiza, La Habana en Cuba y Toluca en México, tal parece que las apariencias globales no cambiaran nunca, como ejemplo tenemos las manifestaciones en Venezuela y la brutal masacre de Ucrania donde más de 200 muertes inútiles han sido testimonio de los gobiernos nefastos que encabezan en la actualidad aquellas latitudes.

No obstante lo costoso y los resultados magros de dichas reuniones, su experiencia fallida nos hace pensar que en el corto plazo será difícil concebir un mundo en paz y una mejor calidad de vida a pesar de los gobernantes que tenemos. No hay margen para donde hacerse; ninguno de los estadistas se podrá poner de acuerdo debido a que los intereses del capital que los respalda son mayormente representativos. A pesar de ello, tendrán que reconocer finalmente que el futuro del capital será la jugada en la ruleta mundial, considerando que el capitalismo no es una ideología de libre mercado y responsabilidad individual, sino un sistema económico donde el capitalismo es considerado el factor más importante en la producción, sin embargo, expertos como Klaus M. Schwab, el presidente del Foro en Davos, haciendo referencia a nuevas tecnologías y a la creatividad y la habilidad para innovar, dijo que el “capitalismo” debía ser reemplazado por “talentismo” convirtiendo al talento humano en el factor más importante de la producción”.

En su opinión, Geoff Mulgan, ex asesor del británico Tony Blair, dice que el capitalismo tiene dos caras y que no solo favorece a los “creadores, colaboradores y proveedores”, sino también a los “predadores”. “El sistema capitalista actual es más creativo de lo que ha sido nunca, pero también, jamás había sido tan predador. Para avanzar, debemos diseñar reglas para premiar a los creadores y desalentar a los predadores”, señaló.

Al respecto, en la cumbre Toluqueña, interpretando muy bien su papel de creadores y predadores, los presidentes Barack Obama y Enrique Peña Nieto, junto con el primer ministro canadiense Stephen Harper, se plantearon fortalecer la relación para avanzar en las negociaciones del llamado Acuerdo de Asociación Transpacífica (TPP, por sus siglas en inglés), buscar un mayor acercamiento a otras regiones como Asia y el Pacifico y permitir que Norteamérica pueda continuar como una de las regiones más competitivas dentro del comercio mundial. Datos del gobierno mexicano señalan que los tres países de Norteamérica generan cerca de 30% del Producto Interno Bruto mundial (20 billones de dólares) y que el comercio trilateral se ha incrementado 265.4% en las últimas dos décadas, muy a pesar nuestro, ese capital difícilmente se ha visto reflejado en beneficios para nuestro país.

"Nosotros lo aprobaremos si es un buen acuerdo", dijo Obama, mientras Harper aseguraba que está dedicado a que esas negociaciones lleguen a una "conclusión exitosa", mientras tanto, Peña Nieto (queriendo vender espejitos), reviró con desarrollar un plan de trabajo enfocado en la competitividad que incluirá la creación de un programa de transporte de Norteamérica que permita incrementar el comercio, además de simplificar los requisitos aduaneros y facilitar el tránsito de personas. Se le olvido al mandatario que tras cumplirse 20 años de la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, no se cumplieron algunas expectativas, como la reducción de la brecha salarial con Estados Unidos y Canada o la reducción de los niveles de pobreza.

El mandatario mexicano, recibió a sus colegas gozando del reconocimiento internacional por haber impulsado diversas reformas en su primer año de gobierno, incluida la energética que permite la inversión extranjera en la exploración y producción petrolera, un tema de mucho interés para Estados Unidos y Canadá y desde luego, para otros países del mundo. Nos da la impresión que la intención de Barack Obama y del gobierno canadiense al acudir a la reunión en Toluca fue aprovechar el momento que tienen los tres países en materia energética para relanzar la economía del bloque regional, asegurando su acceso a la producción, explotación y distribución de los hidrocarburos mexicanos.

La mala impresión se nos confirma ya que en su breve estancia dejaron de lado temas ineludibles como son: Facilitar los cruces fronterizos, con lo cual se pretende acelerar el intercambio de mercancías en las fronteras y de personas, y la movilidad laboral en la región, que no se ha discutido abiertamente en años anteriores, la seguridad y el empleo.

Establecer acuerdos y estrategias conjuntas para hacer movimientos de Inversión Extranjera Directa (IED), con el objetivo de dinamizar, ampliar e integrar las cadenas productivas entre estas naciones, de tal manera que los movimientos que hacen las empresas en uno de los países del bloque geográfico puede terminar impulsando proveeduría en los otros dos.

En materia de comunicaciones faltaron acuerdos para la integración de la conectividad aérea, así como para integrar la infraestructura y logística, puesto que se puede llegar a un nivel de interconexión mayor del que ahora se tiene. Quedó fuera del tintero la discusión de la homologación de normas y estándares en algunos sectores productivos, como en el rubro de alimentos, que son necesarias para un mejor intercambio comercial.

A pesar de que la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados aprobó un punto de acuerdo para solicitar al presidente Enrique Peña Nieto llevar los temas de migración, mexicanos condenados a muerte y visa canadiense, estos temas ni siquiera fueron de mucho interés para nuestros visitantes.

Lo que si acordaron los líderes fue trabajar en la protección de las mariposas monarca, símbolo de Norteamérica y cuya población ha caído a sus niveles más bajos (43.7%) desde que son registrados en 1993, e incluso podría desaparecer, entre otras razones por el daño que los cultivos genéticamente modificados han provocado a las plantas de algodoncillo con las que se alimenta en Estados Unidos, climas extremos y una reducción de su hábitat en los bosques mexicanos por la tala ilegal que practican comuneros y madereros del sitio, mientras las autoridades ambientales para variar se hacen de la vista gorda.

A pesar de todo, Ildefonso Guajardo, titular de la Secretaría de Economía, indicó que la relación con los países del norte es básica para el gobierno del presidente Peña Nieto, y abunda en que con estos esfuerzos se pretende llegar a acuerdos que permitan abaratar los costos empresariales e inversión entre los tres países ya que la estrategia de América del Norte es fundamental por la importancia que tiene el esquema exportador en la economía mexicana,

Finalmente a pesar de lo que ha pasado y lo que tendrá que pasar, el pueblo mexicano tendrá que seguir adelante, arrastrando sus desigualdades ante los poderosos del norte.

 


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com