Linea Directa


UNA VOZ DE ALTURA

 

 

DESPUÉS DE DAVOS

Por Alejandro Díaz Camacho (LD 03-02-14)

E-mail:  adiazcam@gmail.com

 

Después de largas jornadas, la cumbre económica de Davos llegó a su fin, lo realmente digno de resaltar de esa cumbre es ver como líderes políticos, empresariales y sociales de todo el mundo se enfrascan en discusiones estériles sobre crisis mundiales (nunca llegan a nada) y es ver a activistas que pasan horas en el mismo salón que Presidentes o ex Presidentes reclamándoles la aplicación de políticas que afectan de manera muy directa a la población, al final del camino, lo relevante es el tipo de conclusiones a las que se llegaron.

Por ejemplo, en la última sesión varios economistas afirmaron que los BRIC (BrasilRusiaIndia y China) están en una posición de privilegio, y que difícilmente podrán ser bajados de su pedestal. Aseguran que a éste selecto club, muy pronto se sumarán nuevos miembros como son Perú, Colombia y  Filipinas. El sustento para afirmar lo anterior es el crecimiento de su población y los recursos naturales que poseen y se aprovechan. Para esos economistas lo que funciona para unos, forzosamente debe funcionar para los demás.

Otros especialistas dicen que no hay nada más falso que eso; ya que si se supone que el tamaño de la población, las materias primas y la extensión territorial son condición única para industrializarse, caemos en un error, y para muestra ponen sobre la mesa el caso mexicano que cuenta con 120 millones de habitantes, gran extensión de costas y recursos naturales renovables y no renovables con una gran biodiversidad.  

La tesis de que grandes extensiones de tierra y mucha población ayudan al crecimiento económico, son usadas  desde muchos años atrás. Por ejemplo, otra vez  México era el caso a citar durante la década de los cincuenta por mantener altas tasas de crecimiento y urbanizar cada vez más zonas de la nación, esfuerzo que fue premiado por la comunidad internacional al otorgarle en 1968 unos Juegos Olímpicos y en 1970 un Campeonato Mundial de Fútbol, ya que esas justas siguen siendo exclusivas de un pequeño grupo de países.

La cruda realidad es que al paso de esos 46 años, México no alcanzó el nivel de vida ni de desarrollo de Estados Unidos, Francia o Canadá, cuando todo apuntaba a eso, la razón aseguran pudo deberse a las malas decisiones políticas tomadas por los agentes en el poder, a los gobiernos corruptos e impunes y a la dependencia excesiva de esas materias primas al basar toda la economía en ellas, como ha sido el caso del petróleo mexicano que año con año, carga un alto porcentaje del Producto Interno Bruto. Aunque las cifras ayudaron a que México ingresara en la OCDE, su realidad es muy diferente a la de Brasil, RusiaIndia  o China

Hoy China y Brasil son el centro de atención de teóricos de la economía y parecen atravesar el mismo proceso que el México del periodo 1950-1970; los dos países, ya están en el club de miembros organizadores de Olimpiadas y Mundiales y ambos crecen a tasas superiores a la media mundial, tal como le sucedía a México en la mitad del siglo pasado. En Rusia existen semejanzas con el México referido, ya que a pesar de existir elecciones para renovar cargos en el poder, la sombra de la farsa sobre dichos comicios es la constante (como ocurre hoy en día). En México la gente iba a votar, pero sabían que el ganador siempre tendría que ser el partido oficial. Hoy en Rusia pasa lo mismo. ¿Por qué no pensar que la mala toma de decisiones por parte de la élite rusa afecte su actual condición?

India sigue siendo un pueblo de muchos contrastes que se asemeja a la Inglaterra de la Revolución Industrial, pues a pesar de existir centros industriales que generan bienes y emplean personal, las condiciones de vida de los obreros hindús, es similar a la de sus pares ingleses de 1750. Nada vale tener tasas de crecimiento del 6% y contar con millones de habitantes sin educación, salud, ingreso seguro o vivienda.

Justo después de Davos, los teóricos de la economía se preguntan si los BRIC se mantendrán siempre a ese nivel, o serán capaces de alcanzar y superar a las potencias actuales. Es probable que los chinos con sus productos chatarra, sean quienes tienen mejores posibilidades de alcanzar dicho objetivo. El hecho de tener casi un continente completo como extensión territorial, una economía muy controlada por el Estado y ninguna libertad electoral, facilita el camino de la continuidad, tal parece que el excesivo yugo del gobierno chino sobre el país, ha sido clave para el desarrollo y tal parece que el modelito se está aplicando en nuestro país o por lo menos así lo sentimos.

En Davos, los economistas se dejaron llevar mucho por los números y la estadística, y casi nunca tomaron en cuenta la comparación de hechos históricos, actuaron como si tuvieran una bola  mágica para ver el futuro. Un futuro incierto que los líderes dejaron de lado con indiferencia y que fue dado a conocer en el reporte de "Riesgos Globales 2014", riesgos que afectan en el largo plazo y que fueran reclamados para su atención por el presidente del Foro, Laus Schwab, señalando que de no atenderlos, solo tendremos crisis año tras año que culminará en una crisis generacional de dimensiones tremendas. Después de Davos nos queda sólo un mensaje: "Cuando pocas personas controlan la riqueza, también controlan el poder y la democracia, y cambian las reglas para favorecerse", luego entonces, la desigualdad en el mundo no es ni será tema de su interés.

 


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com