Linea Directa


UNA VOZ DE ALTURA

 

 

FARSA PROLONGADA

Por Alejandro Díaz Camacho (LD 20-01-14)

E-mail:  adiazcam@gmail.com

 

Ante la crisis que lamentablemente se vive en Michoacán, particularmente en municipios de la región de Tierra Caliente, la inútil presencia del gobierno de Fausto Vallejo y las acciones del gobierno federal comandadas por Miguel Ángel Osorio Chong, lejos de aportar un factor de estabilidad y certeza a la entidad y al país, han generado mayor incertidumbre en la opinión pública y volatilidad a la circunstancia por la que atraviesa ese hermoso estado.

La movilización federal hacia la zona socialmente en llamas apenas alcanzó para una aparatosa y ostentosa concentración de fuerzas militares y para la recelosa ocupación de la presidencia municipal de Apatzingán capital ejecutiva del imperio templario, cercana al puerto de Lázaro Cárdenas, desde donde su líder Servando Gómez, alias “La Tuta” controla redondos y fructíferos negocios con China (desde luego, sin que nadie se diera cuenta), al enviar hierro que se extrae ilegalmente en minas de la sierra cercana al Puerto. El metal es moneda de cambio por químicos para elaborar metanfetaminas y desencadenar otros negocios como punto de partida que le permite al cartel dominar la economía Michoacana.

Hasta ahora, el despliegue del Ejército y de la Policía Federal en las zonas con presencia o controladas por los grupos de autodefensa, ha sido recibido con escepticismo; el llamado a los mismos a que entreguen las armas fue rechazado por sus dirigentes y, para colmo, un operativo militar de desarme realizado en la localidad de Antúnez derivó en la muerte lamentable de al menos cuatro personas a causa de disparos directos hechos por militares.

Este suceso obliga a recordar los numerosos episodios de violencia y atropellos contra la población, cuando despliegues militares llegan en funciones de policía a regiones afectadas por el auge de la criminalidad organizada. Tal parece que los civiles gobernantes, han olvidado que los militares están entrenados para liquidar al enemigo, no para perseguir delincuentes ni para prevenir delitos.

Lo inútil de la respuesta gubernamental ha quedado exhibida, la inseguridad prevalece y a su vez ha conformado el caldo de cultivo para la formación de los grupos de autodefensa que se hacen cargo de la seguridad pública en las zonas donde la Federación y la justicia estatal, han realizado despliegues espectaculares de fuerza pública para después, dejarlas abandonadas a su suerte.

Los hechos referidos indican al Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas, (Peña Nieto) la necesidad de formular con prontitud una estrategia gubernamental coherente e integral para hacer frente a fenómenos de inseguridad pública que empiezan a convertirse en confrontaciones de gran escala entre grupos armados. De no hacerlo inmediatamente, el país corre el riesgo de vivir otro sexenio de violencia descontrolada, descomposición institucional y barbarie multiplicada. Esperemos que no sea el caso. Michoacán ha sido lugar privilegiado para algunas cuantas de tan esforzadas aventuras burocráticas, cuyos resultados hasta hoy son:

Discurso demagógico y con contradicciones de Miguel Ángel Osorio Chong en Morelia, donde habló de acciones implacables contra todos aquellos que se movieran fuera de los parámetros legales y ofertó la seguridad de las comunidades a cargo de las instituciones. 

Los templarios no han sido tocados, aunque su territorio ha sido hollado por los contingentes federales e incluso por la tragicómica aparición del gobernador Fausto Vallejo, que según él “no es pelele de nadie” al ceder algunas funciones al Comisionado enviado por Peña Nieto.

Tampoco se desarmó a los grupos de autodefensa ni hubo aprehensiones de quienes irregularmente portaran armas; la autodefensa no entrega sus armas y se convierte en el objetivo central de las fuerzas militares, se niegan a marcharse a sus casas para dejar que los gobiernos siempre incompetentes y cómplices se hicieran cargo del desastre persistente. Los roles se mantienen sin cambios:

Los soldados se retiran a sus cuarteles y la Policía Federal toma posesión de la zona con los templarios en fuga cantada, “La Tuta” sigue negociando con China; las autodefensas continúan en posesión de armas, se desconoce el paradero de sus líderes; se rechaza el apoyo ofrecido por Estados Unidos; Peña Nieto nombra a Alfredo Castillo Cervantes como Comisionado para la Seguridad y el Desarrollo Integral de Michoacán (se asegura que con su nombramiento no hay desaparición de poderes); mientras, el gobernador sigue sentado en Apatzingán, los secretarios de la Defensa y Marina no aparecen en la película y Miguel Ángel Osorio Chong, como comandante en jefe de una farsa popular prolongada, llamó a los miembros del Gabinete Social a trabajar de forma articulada con el nuevo comisionado.

Para tranquilidad nuestra y de los Michoacanos, todos los secretarios del gabinete aplaudieron esta medida, aunque todos sabemos muy bien y ellos mejor que nadie, que de no hacerse una limpia a fondo (romper las redes de complicidad de los grupos delictivos con integrantes de la clase política), no se podrá reconstruir el tejido social dañado tan profundamente en sólo 15 años debido a la desconfianza que tienen los ciudadanos hacia las autoridades.

Saben también que si todo va a ser como siempre, un garbanzo de a libra y quedará en una operación relámpago y temporalera, el estado continuará postrado por falta de empleos, pues no hay incentivos para producir, pero sobre todo saben que sin recuperar la paz y la seguridad, sus programas no podrán entrar a los lugares conflictivos del estado. La fórmula esperada es: Producción, Empleo, Seguridad y Menos Burocracia y Corrupción. ¿Será difícil?.

 

 


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com