Linea Directa


MENSAJES POLÍTICOS SUBLIMINALES
Por Gerardo Reyes Gómez. (LD 07-05-01)

A alguno de esos duendes de las tinieblas que rodean al señor Fox, para asesorarlo en materia de mercadotecnia, se le ocurrió una idea genial: festejar el Día Primero de Mayo en el Museo Nacional de Antropología e Historia. Esto es, la celebración del día del trabajo, consagrada tradición dedicada a la clase trabajadora del mundo, fue enviada a un museo: el lugar donde se exhiben las cosas viejas, históricas u obsoletas. El mensaje subliminal debió leerse más o menos así: "las luchas obreras forman parte del pasado; debe preservárselas sólo en los museos". Gracias Mr. Fox, usted se portó decente, pudo celebrarlo en el Museo del Chopo, por aquello de los restos de los dinosaurios.

Otro mensaje, como una doble perla engarzada en la fina joyería del señor de Los Pinos, fue el hacerse acompañar del "Blue Baby", Felipillo Calderón, el líder de la bancada panista en la Cámara baja del Congreso, hasta el mismísimo Salón Oval de la Casa Blanca. Y Mr. Bush, todo sonrisas, repartiendo saludos de bienvenida y diciendo algo así como: "Hallo George, is nice to see you again" (refiriéndose, por supuesto, a Jorge G. Castañeda) quien se encontraba feliz, como una minina de angora, regodeándose en sus espacios naturales.

¿Qué pretendía Mr. Fox? ¿Acaso amarrar navajas entre "el Jefe Diego" y el pequeño Felipillo? ¿Tomar venganza de la jugarreta orquestada entre Manuel Bartlett y Diego Fernández, la que hizo quedar en ridículo al presidente mexicano cuando, pasándose por debajo de las tumbas etruscas los planteamientos de del subcomandante Marcos, aprobaron una ley indígena que no le sirvió a nadie o, simplemente, ganarse un incondicional adepto en la Cámara de Diputados? De lo que no hay duda el contenido de ese mensaje es subliminal.

Otra joya de ese tipo de mensajes lo constituyó el "regalito" que Mr. Fox le hizo a la opinión pública estadounidense, por interpósita persona de Mr. Bush, me refiero a la segunda detención del tercero de los conocidos narcotraficantes , los hermanos Amezcua. Qué oportuno ¿no? Justo cuando el presidente mexicano estaba por entrar a la Casa Blanca, le fue comunicado que habían aprehendido al narcotraficante reclamado por la justicia norteamericana. A otro perro con ese hueso, porque no creemos en las coincidencias políticas de ese tipo. Sin embargo, de que fue un mensaje subliminal, tampoco hay duda; el presidente panista, por más que lo niegue, está hecho a imagen y semejanza de sus antecesores priístas.

El último de los mensajes que hoy trataremos se refiere a la intempestiva visita de Mr. Fox a Washington. Precisamente cuando se exacerbaron en nuestro país las críticas al mandatario mexicano, utilizando como pretexto su repudiada reforma fiscal, en un viaje relámpago el mexicano se presenta en el dintel del despacho de Mr. Bush, quien lo apapacha y hasta lo califica de "inteligente". El mensaje se lee como un espaldarazo a su homólogo del sur. ¡Vaya descaro!

Podríamos continuar enumerando una larga lista de los mensajes que tienen pleno significado solo para aquellos a quienes está dirigido, pero alguien podría interpretarlos como el manejo de un doble lenguaje de Mr. Fox, el aprendiz de brujo, que no de político.


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg@hotmail.com