Linea Directa


UNA VOZ DE ALTURA

 

 

AGOTADOS Y TRASNOCHADOS

Por Alejandro Díaz Camacho (LD 18-11-13)

E-mail:  adiazcam@gmail.com

 

 

 

Agotado el discurso en el Senado de la Republica, el día de ayer ante un abarrotado Zócalo capitalino que lució lleno por el traslado de miles de personas de las delegaciones, bajo la consigna “Unidad Nacional en Defensa del Petróleo. Si Pemex es de todos… ¡Que nos consulten a todos!” el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano acompañado de algunos paleros (que respaldaron los lineamientos del líder moral del PRD) definió que la reforma propuesta por el gobierno de Enrique Peña Nieto al permitir los contratos de utilidad compartida en extracción y generación de hidrocarburos es “ilegítima políticamente”.

 

Sostuvo el ex candidato presidencial que no hay ninguna cifra que “sustente los cuentos” del gobierno federal, y llamó a los diputados del PRD a convencer a los de otros partidos “para que no queden marcados de por vida por un voto de la ignominia”, y resaltó que la iniciativa presidencial se enmarca en una negación de lo revolucionario, postura que se confirma con la cancelación del desfile anual del 20 de noviembre.

 

Cárdenas Solórzano afirmó que “los trasnochados” son quienes pretenden privatizar Pemex con el argumento de que es una empresa que ya no tiene capacidad de inversión y a la que se le presenta quebrada contablemente. Alertó que los cambios pretendidos al artículo 28, tendrán mayores consecuencias negativas para el país, porque se quitará al petróleo y a la electricidad la condición de sectores estratégicos, permitiendo que cualquier persona física o moral, nacional o extranjera, pueda adquirir los bienes de ambas paraestatales.

 

Lo que no explicó con claridad y lo sabe muy bien el señor Cárdenas, es que su lucha ya está perdida ya que la verdadera lucha por la reforma en cuestión, se da en el Senado de la Republica cuerpo a cuerpo y voto por voto entre dos bandos partidistas, el priista y sus aliados con 62 votos amarrados para sacarla adelante y los perredistas también con sus aliados con 30 para evitar cambios a la Constitución.

 

La cuota necesaria son 86 votos, el PRI solo necesita 24, que están negociando en lo oscurito con el PAN (36 senadores), la diferencia que existe entre ambos es que la iniciativa presidencial propone reformas para permitir la participación del sector privado por la vía de contratos de utilidad compartida (toda la producción va al Estado) y de producción compartida (la producción se reparte entre el Estado y la empresa privada), el PAN propone reformas a los artículos 25, 27 y 28, pero no propone contratos, sino propone concesiones al sector privado.  

 

Acción Nacional pide una reforma que permita a la inversión privada participar en toda la cadena productiva de los energéticos, así como fortalecer los órganos reguladores de energía y un nuevo régimen fiscal a Pemex, recordó el senador Roberto Gil Zuarth, ex secretario particular de Felipe Calderón.


Los legisladores del PRI “trasnochados” pero hábiles con la muleta y mejor preparados para la negociación, ven factibles los argumentos de Acción Nacional, para que la reforma energética tenga un mayor alcance y calado, pero también coinciden en la posición de la izquierda, de que Pemex tiene que tener un carácter público, autonomía de gestión y que las finanzas públicas dependan cada vez menos de los derechos por hidrocarburos”.
 

Al final de esta historia se concluye que agotado el discurso, el debate de la reforma energética ha tenido muchas ausencias en términos de la transparencia y hay dos posiciones que no han permitido construir una visión compartida de nación.


Como lo afirma el senador perredista Ríos Piter, “Hay quienes quieren una reforma energética en la lógica de más privatización y venden el tema de las oportunidades, y hay quienes estamos en contra y vemos amenazas”, en el buen fin (no el de las compras de pánico y alocadas), el PRD apela a la disciplina, el PRI negocia con el PAN y los calderonistas coquetean en lo oscurito con ambos bandos.

Mientras tanto, al pueblo pan y circo, locución latina peyorativa de uso actual que describe la práctica de un gobierno o poder que, para mantener tranquila a la población u ocultar hechos controvertidos, provee a las masas de alimento y entretenimiento con criterios asistencialistas, como ejemplo: la cruzada contra el hambre, la pensión universal para adultos mayores y el seguro de desempleo.

 

 


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com