Linea Directa


UNA VOZ DE ALTURA

 

 

UN FONDO SIN BARRIL

Por Alejandro Díaz Camacho (LD 30-09-13)

E-mail:  adiazcam@gmail.com

 

Poco después de la media noche, cuando el país celebraba el tradicional grito de su Independencia, con multicolores fuegos artificiales, pozole y algunos tequilas, “Manuel e Ingrid”, una tormentosa y nefasta pareja llegó a nuestro territorio sin haber recibido invitación a la celebración, a su paso, dejaron solamente desolación, angustia, más pobreza, desastre, impotencia, tristeza, coraje y hasta la muerte de muchas familias mexicanas. En poco más de 48 horas, los efectos de las torrenciales lluvias que provocaron estos dos fenómenos, se tradujeron en la movilización urgente del gabinete presidencial encabezados por su jefe; en programas mediáticos de ayuda; en etiquetas de empresas y partidos políticos promocionándose, en alza de precios de productos básicos y finalmente en declaratorias de emergencia emitidas por la Secretaría de Gobernación para 24 municipios en el estado de Guerrero, 33 en Tamaulipas, 31 en Puebla, 21 en San Luís Potosí, 9 en Michoacán y Oaxaca, 8 en Nuevo León, Veracruz y Zacatecas, 5 en Sinaloa y 4 en Morelos. 

Ante el caos, las compuertas del Fondo Nacional de Desastres Naturales (Fonden) fueron abiertas, con la esperanza de que esos recursos se ejerzan respetando el principio de rendición de cuentas y transparencia y se utilicen para reparar los daños causados por los fenómenos citados y no para fines distintos a la reconstrucción (como lo hizo Grannier en Tabasco), esas son las recomendaciones, pero su historia en desastres anteriores, ha sido muy diferente. 

Desde 2001, el gobierno mexicano ha destacado engañosamente la prevención de desastres como una parte importante de sus políticas públicas, sin embargo, año con año por más de una década los recursos del fondo de prevención (FOPREDEN) han aumentado 30%, pasaron de 100 millones de pesos en ese año, a 322 en 2013, mientras que los utilizados para la atención y la reconstrucción (FONDEN) crecieron al 95% en el mismo periodo, desde 2004, la administración federal sigue destinando más recursos y esfuerzos a la reconstrucción causada por desastres naturales que a la prevención, en conjunto, los costos de reconstrucción tras desastres naturales ocurridos de 1999 al 2011 totalizaron 1,460 millones de dólares por año (unos 18,980 millones de pesos) y para ayudar a la recuperación de la infraestructura dañada por Ingrid y Manuel, el Gobierno Federal destinará al menos 39,000 millones de pesos, de este monto, 12,000 millones provendrán del Fondo Nacional de Desastres (Fonden) y el resto del Programa para la Aceleración del Crecimiento Económico. 

Al respecto, la Secretaría de Hacienda, dice que los recursos del FOPREDEN tienen como objetivo “evitar o disminuir los efectos del impacto destructivo originados por fenómenos naturales sobre la vida y bienes de la población, los servicios públicos y el medio ambiente”, mientras que los del FONDEN se utilizan para la atención y reconstrucción luego de un desastre natural, por su parte, la Secretaría de Gobernación, reconoce la importancia de establecer estrategias y programas de largo alcance enfocados a prevenir y reducir sus efectos y no solo focalizar recursos para la atención de emergencias y la reconstrucción. 

Según el Informe sobre las Políticas de Gestión de Riesgos: México 2013, publicado por la OCDE, “México debe hacer más para reducir desastres futuros así como para colocar a la prevención al mismo nivel que la respuesta ante emergencias (...) reduciendo las pérdidas por desastre en un futuro”, es decir, vale más prevenir que lamentar. 

En su informe la OCDE señala que algunos de los factores que incrementan la vulnerabilidad de México ante fenómenos naturales son el uso de suelo y una planeación urbana y territorial inapropiados. De acuerdo con un diagnóstico hecho en 2008 por la Comisión de Asuntos Hidráulicos del Senado, las principales causas de las inundaciones son: la presencia de asentamientos humanos en zonas de alto riesgo -lo que disminuye la capacidad de los cauces-, la falta de infraestructura hidráulica para el control de ríos, obras hidráulicas inconclusas y la falta de un plan de manejo de crecientes y de programas de prevención, a mi juicio se les olvidó señalar la corrupción, el enriquecimiento ilícito, la impunidad y la desvergüenza de funcionarios en turno.

Las inundaciones de Tabasco en 2007, el desbordamiento del rio de la Compañía sobre el Valle de Chalco (que vivió Peña Nieto como Gobernador), la inundación de Irapuato y los múltiples encharcamientos y colonias inundadas de la Ciudad de México, son un ejemplo.

En los estados y municipios afectados, hay que destacar la mala planeación urbana y la corrupción de los ayuntamientos al dar su autorización para deforestar, erosionar y fraccionar terrenos que eran zonas inundables y de riesgo”. En Acapulco, el aeropuerto y la zona diamante, una de las más exclusivas del puerto, se encuentran en un humedal, lo increíble es que la Coordinación General de Protección Civil caiga de nuevo en el error e informe que se revisan unas 7,000 casas de esta zona para determinar si es seguro y factible que sus habitantes regresen a vivir en ellas, le recordamos a su titular Luís Felipe Puente, que un humedal es una zona en donde el agua es el principal factor que controla el ambiente, así como la vegetación y fauna asociada (ecosistema), y que existen donde la capa freática se encuentra en o cerca de la superficie del terreno o donde el terreno está cubierto por agua Y NO SE PERMITEN ASENTAMIENTOS HUMANOS, 

Le recordamos también que visite Tixtla, en la montaña de Guerrero donde se encuentran los más pobres de los pobres y donde Usted respetuosamente debe "ofrecer prevención, auxilio y recuperación ante los desastres a toda la población, sus bienes y el entorno, a través de programas y acciones" y, en su caso, promover no a través del sistema educativo (por aquello de los maestros disidentes) sino en el Sistema Nacional de Protección Civil. una campaña para educar a los ciudadanos y difundir masivamente las medidas de seguridad, así como la realización de planes parciales adecuados a las necesidades del desarrollo urbano y planes hidráulicos preventivos, aprovechando un poquito la oferta del Fondo sin Barril. 

En otro asunto, a los maestros y miembros del SME, que siguen alterando el orden citadino con sus bloqueos y marchas, se les comunica que los personajes referidos en la tarea pasada son: Abraham Lincoln, Martín Luther King y Benito Juárez respectivamente, dejándoles de tarea para la próxima semana que describan brevemente si les vale madre lo que ocurre en sus entidades y el dolor de sus comunidades escolares que reclaman su presencia.

 


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com