Linea Directa


UNA VOZ DE ALTURA

 

 

A LOS MAESTROS, HACE TIEMPO....

Por Alejandro Díaz Camacho (LD 23-09-13)

E-mail:  adiazcam@gmail.com

 

 

Enero de 1863, tengo entre mis manos un documento breve que a manera de cátedra, enaltece en la palabra de quien fue un gran presidente (por supuesto no mexicano), la grandeza y la libertad del hombre y, de acuerdo con mi interpretación personal y adecuándolo con todo respeto a los tiempos actuales, entiendo más o menos lo siguiente: Conciudadanos, no podemos huir de la historia, los de este congreso y esta administración, decimos que estamos en favor de la Unión (Pacto por México), tenemos el poder y llevamos la responsabilidad (Congreso de la Unión), tenemos que salvar con nobleza, o perder como miserables, la última y mejor esperanza de la tierra (la dignidad del ser humano, su progreso, la educación y su bienestar), otros medios pueden triunfar, pero este no puede fallar, el camino es sencillo, pacifico, generoso, justo; es un camino que si lo seguimos, el mundo nos aplaudirá para siempre, y Dios nos bendecirá también para siempre.

Un siglo después, otro gran hombre pero este de color (premio Nobel por cierto) decía: muchos de nuestros hermanos comprenden equivocadamente el movimiento, porque muchos de ellos no saben interpretar correctamente la naturaleza del mismo (maestros no sabemos qué quieren). Algunos creen que es violento porque es obra de hábiles agitadores que tienen en sus manos el poder de abrir o cerrar a su antojo las compuertas de la revolución. El movimiento (del magisterio) es y debe ser genuino porque nació de la misma matriz que siempre engendra los grandes trastornos sociales: la matriz de las condiciones intolerables y de las injusticias insoportables. En tal momento y circunstancia, ningún líder o grupo de líderes pueden hacer de domadores, tratando de que toda una razón abandone su ronroneo satisfecho para actuar con la fiereza del león (se traduce como vandalismo).

Continúa diciendo, el movimiento de la violencia que vivimos hoy en día, ha encontrado el suelo propicio, porque, aquí (interprétese Ciudad de México), la negativa a cooperar con la justicia es una generosa herencia y tradición que viene de antiguo y que lamentablemente se traduce en corrupción, soborno e impunidad, y porque aquí (en nuestro País), el significado Patria, Nación, Libertad y Respeto, son valores que estaban inscritos en las mentes y corazones de todos los hombres buenos, pero que hoy, todo hace suponer que los hemos perdido (supuesto de quien escribe).

En contraparte, la acción directa y no-violenta es un arma poderosa y justa que ha demostrado ganar victorias sin perder guerras, es un arma sin comparación en la Historia, que corta sin herir y ennoblece a quien la esgrime, es la espada que sana, es además de respuesta moral, es la más práctica para la petición de justicia. Tarde o temprano, los pueblos de todo el mundo, sin que para nada importen los sistemas políticos en que vivan, tendrán que descubrir una forma de convivir en paz. La no-violencia, puede convertirse en la solución del más vital de todos los problemas de toda la Humanidad (libertad y dignidad). Muchos pueblos han descubierto en la acción directa-no violenta una fuerza irresistible que propulsa lo que hasta la fecha ha sido objeto inamovible (alcanzar justicia, seguridad y desarrollo); ésta acción sin educación y sin docentes, sería ineficaz porque demora el progreso no solo de algunos sectores del pueblo mexicano sino de toda la nación. Se les deja de tarea, investigar quien fue el político liberal señalado en el último párrafo y a que personajes nos referimos anteriormente, y de ser posible, poner en práctica estos principios y enseñanzas para conjuntamente alcanzar con niños y jóvenes mejor preparados, una Nación .Justa y Próspera, seguramente ustedes maestros, se verán fortalecidos si aplican en su cátedra y en calles y espacios públicos por donde deambulan, la frase célebre que nos legara un político liberal mexicano, enunciada el 15 de julio de 1867, “Entre los individuos, como entre las Naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz”.

 

 


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com