Linea Directa


UNA VOZ DE ALTURA

 

 

EN EL MES DE LA PATRIA

Por Alejandro Díaz Camacho (LD 09-09-13)

E-mail:  adiazcam@gmail.com

 

Por la mañana en el Hemiciclo a Juárez, expulsado del zócalo por el plantón de maestros de la CNTE, Andrés Manuel López Obrador mostró señales claras de vida con una convocatoria nada despreciable de por lo menos 50 mil personas, que dieron pruebas del poder de convocatoria que puede tener un movimiento de oposición (MORENA) a las reformas peñistas que, según anunció el presidente en su reciente informe, no se detendrán y tienen como plazo los 120 días que le restan al presente año. 

Por la tarde desde la residencia de Los Pinos, Peña Nieto habló de la iniciativa de reforma hacendaria que ayer mismo entregó Luís Videgaray su Secretario de Hacienda junto con el paquete económico para 2014. Esta iniciativa hacendaria entre otras cosas le dio madruguete al impuesto a medicinas y alimentos, y junto con la iniciativa de reforma energética que no tardará en ser aprobada (igual que la reforma educativa), marcará el margen de maniobra de Peña Nieto más por el impacto político y simbólico del debate, que por la energía y los recursos fiscales que se requieren para que durante su mandato pueda detonar el desarrollo del país. 

El verdadero reto es que muy pronto tendrá que cargar con el costo de unas reformas que afectarán su relación con el PRD, limitándose la posibilidad de consenso con parte de la izquierda dentro del Pacto por México y tendrá por consecuencia que preservar el entendimiento político con el PAN y el PRD como base de la estabilidad en los próximos años. 

Gustavo Madero, el presidente del PAN, por ejemplo, tras señalar que la iniciativa energética de Peña Nieto se quedó corta respecto de la suya, advirtió que la argumentación ideológica hace difícil la discusión, mientras la propuesta del PRD teniendo como vocero a Cuauhtémoc Cárdenas, es un rotundo no a la reforma de EPN y rechaza categóricamente que le expropien la figura de su padre Lázaro Cárdenas como lo ha hecho la retórica presidencial. 

Los vicios del debate que han suscitado las diferentes propuestas, reflejan viejas disputas ideológicas por el rumbo de la nación pero no resuelven el declive de la producción petrolera ni la corrupción en Pemex y CFE, ni la inseguridad e impunidad en el país. El debate genera confusión y deja poco espacio para conocer los alcances de las propuestas y lo que pueden ofrecer para transformar a un sector clave de la economía o desaprovechar la oportunidad de ampliar la base tributaria y dejar atrás viejos sistemas de captación fiscal, así como, modelos energéticos cada vez más rezagados y en desuso ante la discusión de fuentes alternativas.

Ahora que Enrique Peña Nieto cumplió nueve meses de gobierno, el discurso es, una palabra más o una palabra menos, casi idéntico al de la administración anterior en cuanto a los beneficios que se esperan para el pueblo mexicano y en cuanto a incidencia delictiva que presuntamente registra “una disminución”: situación muy lejos de la realidad. A pesar del discurso triunfalista, tanto homicidios dolosos como secuestros no han disminuido: las estadísticas del mismo Sistema Nacional de Información contradicen las suposiciones federales. 

Lo único cierto es que el mandatario sigue en campaña, sus mensajes siguen prometiendo lo que va a hacer. Es triste y lamentable, nadie le ha dicho que ya ganó la presidencia y que es hora de cumplir lo prometido, que debe reconocer que el país no tiene en el horizonte temprano un crecimiento como necesita para generar empleo, para revertir la pobreza acompañada por el hambre y la injusticia que no ve cercano el fin de la violencia. Viva México.

 

 


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg48@hotmail.com