Linea Directa


LAS VACAS LOCAS Y LA AFTOSA TOCAN LAS PUERTAS DE MÉXICO
Por Gerardo Reyes Gómez. (LD 29-03-01)

Anteayer, al revisar mi correo electrónico, encontré un mensaje firmado por la profesora Patricia Luna Arvizu, tutora de Publicidad II de la Universidad Virtual del Instituto de Estudios Superiores de Monterrey. El mensaje venía calificado como muy urgente y daba cuenta de la detección de algunos casos de fiebre aftosa en el fronterizo Estado de Nuevo León.

La información, de carácter informal, se basaba en el hecho de que el hermano de la maestra Arvizu, un académico veterinario, había sido llamado de urgencia para ser enviado al norte del Estado de nuevo León, donde los casos de fiebre aftosa habían sido detectados, provenientes de una infección cuyo origen se encontraba en la importación de carne y ganado de los EE.UU. pero asimismo no se descartaba la presencia de brotes, ya en el territorio mexicano, de animales infectados de la temible encefalopatía espongiforme o mal de las vacas locas.

Si la información ha sido confirmada o no, es lo de menos. El hecho comunicativo en un medio abierto como el Internet, es que el mensaje se difundió en forma exponencial y para este fin de semana al menos la mitad de las direcciones de correo electrónico en México contarán con la información a que me he referido. Y, como consecuencia directa, sin o con razón, dará comienzo una crisis, no carente de cierta histeria, donde bajará dramáticamente el consumo de carne proveniente de animales de pezuña hendida, como el ganado vacuno y el cerdo.

Para un país como México, que está enfrentando las secuelas de una muy incipiente transición política, en el ámbito económico esto de las vacas locas y la fiebre aftosa, vendría a ser una tragedia. Sin embargo, si la información esparcida no tuviera bases reales, de todas maneras la amenaza subsiste y será cuestión de tiempo el enfrentar las consecuencias de una epidemia que se salió de control.

Es cierto, como algunos afirman en Europa, que no es hora de buscar culpables, pero me pregunto: ¿acaso nadie le dirá a Mr. Tony Blair, el primer ministro inglés, que su criminal actitud para desestimar un mal nacido en Inglaterra, ha provocado y continuará llevando a la bancarrota a amplios sectores de la industria de los productos cárnicos en el mundo?

También es cierto que el Reino Unido ya comenzó a pagar las consecuencias de su irresponsabilidad, al verse obligado a sacrificar grandes cantidades de ganado, pero ¡qué pasa con la condena internacional? ¿Acaso quedará impune un crimen de lesa irresponsabilidad administrativa de la pérfida Albión? ¿Y qué pasa con las muertes y los daños a la especie humana?


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg@hotmail.com

Otros limks:  http://mexico.mexico-tenoch.com