Linea Directa


ENTRE DIPLOMÁTICOS Y ESPÍAS
Por Gerardo Reyes Gómez. (LD 26-03-01)

Expulsar, como está pasando ahora, a cincuenta diplomáticos rusos tiene solamente un significado: mostrar el nuevo rostro del gobierno norteamericano. Se ha dado un cambio en el endurecimiento de las posiciones.

Claro que la guerra de la diplomacia estadounidense, directamente conectada con la guerra de los espías, no es solo una cuestión de orgullo. Desde luego que les duele en lo profundo haber descubierto que uno de sus funcionarios del FBI, el mismo que ocupaba una posición privilegiada en la estructura de seguridad del Departamento de Estado, era un topo o agente doble que, entre otras cosas, se atrevió a colocar un micrófono oculto en la sala de conferencias privada de Madelaine Albrigth, la robusta ex secretaria de Estado de Clinton. Pero, insisto, ese no es el meollo del asunto para expulsar de EE.UU. a medio centenar de diplomáticos.

Sí, sin lugar a dudas el episodio del señor del FBI Robert Philip Hanssen es vergonzante para el gobierno estadounidense y hacía muchos años que no se daba a la publicidad un caso semejante, pero ha habido más, muchos más. Como aquella primera gran pifia de la CIA, cuando recién se había creado ese organismo de seguridad, al verse sin gran experiencia, a pesar de que algunos de sus miembros fundadores habían participado en los servicios de inteligencia militares durante la guerra, se les ocurrió enviar a la crema y nata de sus agentes para recibir capacitación en el extranjero y escogieron al Reino Unido para que les enseñara el "abc" del espionaje. Ahí dio principio la primera gran frustración de la Agencia Central de Inteligencia porque, en un episodio digno de los anales de Ripley, esas jóvenes promesas del espionaje norteamericano fueron asignadas al británico Kim Philby, a quien luego se conocería como el más famoso de los topos rusos de la primera mitad del siglo pasado. Pero, cosa curiosa, al descubrirse las actividades de Philby era otro el código de ética al que se ceñían los servicios de inteligencia internacionales y nadie expulsó en aquel entonces, no digamos a docenas de diplomáticos, pero ni siquiera a uno.

Hoy evidentemente las cosas han cambiado. El presidente George Bush Jr., y sobre todo su padre, quien informalmente lo asesora en asuntos de seguridad, es mucho más beligerante que la gran mayoría de quienes han ocupado la Casa Blanca y eso apunta a que el mundo viva de nuevo graves escenarios de tensión y de violencia.

La economía de guerra estadounidense está lista para volver a ocupar los espacios que se creían abandonados para siempre, cuando el derrumbe del comunismo cedió su lugar a la incipiente mundialización y al predominio de las finanzas internacionales. Ahora, con base en viejas formas de dominio y de la producción, el capitalismo salvaje, apoyándose en las industrias tradicionales, buscará consolidar una hegemonía que siente en peligro. Quieren evitar, o al menos retrasar, que el eje formado por China, Rusia y la India sirva como un dique de contención al imperio que se ha propuesto una vigencia de al menos mil años.


volver al homepage
HOMEPAGE


LINEA DIRECTA GERARDOREYES.COM DERECHOS RESERVADOS.   regg@hotmail.com

Otros limks:  http://mexico.mexico-tenoch.com